Kia pone más Picanto a la gama baja del mercado.

Kia, la marca boom en el mundo por estos días, pues se precia de tener unos niveles de ventas que mantienen tranquilos su números, acaba de presentar el renovado modelo de entrada a sus huestes, el Picanto, que ahora tiene un segundo apellido en Colombia, Ion. Este modelo del segmento A (que consume 2.4 millones de unidades anuales en todo el mundo), presenta todas las nuevas tendencias de diseño de la casa coreana de la mano del afamado creativo Peter Schreyer y viene a sacudir el feroz mercado de los 25-32 millones de pesos con una propuesta visual llena de atractivos.

De reciente presentación mundial (Salón de Ginebra 2011), el Picanto Ion, fabricado exclusivamente en la planta de Seosan, Corea, presume ahora de un mayor tamaño (60 mm más largo), distancia entre ejes (15 mm más) y capacidad de carga (27% ) si lo comparamos con el modelo al que sustituye, que ya lleva 6 años en el mercado nacional con 19 mil unidades puestas en la calle.

El Picanto Ion, que se ofrece en 9 tonos de pintura,  muestra unas líneas más robustas, a juego con la identidad de sus hermanos mayores (Cerato, Soul, Sportage, Sorento), mostrando lo que en la marca denominan la “nariz de tigre” en la defensa delantera, tal y como sucede con la SUV pequeña Sportage Revolution. El cambio en el frente es radical, con nuevas luces, (traseras tipo LED) y una parrilla más baja.

En el interior el rediseño es total y en las versiones más equipadas se ofrecen accesorios opcionales como el aire acondicionado automático, espejos retrovisores exteriores abatibles eléctricamente, bandeja de almacenamiento en asientos de pasajeros, bumper, manijas y espejos bodycolor, exploradoras, portagafas, cobertor de carga, sunroof, timón y palanca de cambios en cuero y direccionales LED en los espejos. De norma en el motor 1.2 es la dirección asisitida eléctricamente; En el 1.0 y 1.2, el computador a bordo, elevavidrios eléctricos, radio con USB y entrada auxiliar, sillas traseras abatibles, apertura remota de la tapa de combustible, exploradoras y cubre equipajes entre otros aditamentos.

La suspensión delantera MacPherson presenta un ángulo de inclinación mejorado ( 4.1 grados) y resortes 12% más suaves con trayectorias de suspensión mayores y límites (topes) más cortos (20 mm). Todas las versiones que llegan a Colombia están equipadas con la suspensión High, que eleva el vehículo unos 10 mm más que en otros países y la deja en 152 mm. La altura total se incrementa en 10 mm llegando ahora a 1490 mm. En la parte trasera el eje de torsión acoplado es 60% más rígido, con resortes 29% más suaves y límites de suspensón de 15 mm.

El Ion ofrece dos motorizaciones tipo Kappa con doble árbol de levas y distribución variable de válvulas CVVT. 1.0, 3 cilindros con 68 caballos y 9.6 kg – m de torque (que anuncia 75 km / gal. según la ficha, dato que suele ser más anecdótico que real) y la 1.2 litros 4 cilindros de 86 caballos y 12.2 kg – m de torque con posibilidad de llevar una caja automática de 4 relaciones.  La relación final de caja de la transmisión manual se ha rebajado un 4.34% (De 4.600:1 a 4.800:1), y la relación de caja en cuarta velocidad bajó un 6.21% (De 0.853:1 a 0.906:1). Según los propulsores, calza rines de 14 o 15 pulgadas con copas o en aleación.

El sistema de frenado tiene discos ventilados delanteros de 241 mm y tambores traseros de 180 mm. La distancia mínima de frenado desde los 100 kph es de 41.0 metros, según la ficha técnica. Nungún Picanto Ion que se vende en Colombia equipa ABS ni en opción y terminando con el tema de seguridad, solo se ofrece el airbag del conductor para la versión de 1. 2 litros.

Los precios anunciados son:

1.0 sin aire: $24.9 millones

1.0 con aire: $26.5 millones

1.25 sin aire: $27.5 millones

1.25 con aire: $29.1 millones

1.25 automático: $31.7 millones

1.25 mecánico con sun roof y airbag $32.2 millones

Para el Picanto Ion Kia anuncia una garantía hasta de 5 años o 100 mil kms.

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

8 comments

  1. Daniel   •  

    No es un carro grande pero obviamente le hace falta el ABS. Por ley lo debieran tener todos los carros en Colombia.

    Una pregunta: qué pasará con los taxis picanto? sigue la versión vieja?

  2. Santiago M.   •  

    Muy interesante y el diseño es sobrado y ni hablar del interior. Pero con 30 millones en el mercado de segunda se consigue un carro mucho supeiror.

  3. Allegro   •  

    El carro esta muy bonito, pero si esta un poquito costoso, sobretodo para esa motorización que ofrece.
    Una pregunta al aire: No será que las marcas en Colombia se amangualaron con el “pricing” de los vehiculos?

    Chevrolet Spark GT mas o menos 30 mill (15.000 USD)
    Kia Picanto Ion mas o menos 30 mill (15.000 USD)
    Hyndai Getz mas o menos 30 mill (15.000 USD)

    Ya carros de alrededor de 20 mill (10.000 USD) no quedan sino los chinos y creo que el spark viejo y si esta de buenas un twingo en promocion.
    Pongo los precios en dolares (redondeado a 2.000 pesos) para que cualquiera busque en internet y se de cuenta de que pagamos demasiado por cualquier carrito.

  4. jhair lopez   •  

    las leyes deberian exigir el aribag para pasajero y conductor, asi como el sistema ABS.

    toca esperar para que traigan el completo automatico con sun roof, por ahora no entiendo como traen un carro full con sun roof pero mecanico y con un solo airbag, si al fabrica lo ofrece hasta con 7 air bag

  5. Violeta   •  

    mmm 32 millones con esa motorización? Está bonito pero por esa misma cantidad de dinero obtengo un carro nuevo con mejor motor.

  6. Oskar   •  

    Hoy en dia con la nueva tecnologia estos Motorsitos tiene doble cvvt con 87 caballos a la par de un motor 1.6 tradicional….osea que por esa plata ademas de novedad tiene un buen motor….y mucho menos consumo eso es lo que paga…

  7. juan   •  

    el ION esta pegando duro en ventas, lo digo por q se ven muchos en las calles.. Será q para continuar ganando cuota de mercado se deciden a lanzar el RIO 2012?

  8. fherlara   •  

    Salio Taxi, pufff

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>