Los 10 accidentes más caros: Los ricos también lloran

Vamos a terminar comenzar el año en Blogaraje con una de nuestras listas extravagantes. Esta vez,  se trata de averiguar morbosamente cuáles han sido los 10 siniestros más costosos en vehículos de cuatro ruedas, para hacer una especie de catársis asombrándonos con lo que cuestan las máquinas que cayeron en desgracia gracias a los malos manejos de sus descuidados propietarios.  Aquí si no aplica la frase aquella de “eso le sale con copao, monito”. Asombrémonos entonces.

10. Bugatti EB 110: 500 mil dólares


Este exótico representante de la casa de don Ettore era conducido por un mecánico de la marca como parte de su chequeo anual. Según la versión del asustado conductor, había aceite en la via lo cual causó que el vehículo derrapara sin control hasta encontrarse  con un poste que lo dejó en el estado que apreciamos. El dueño del bólido, un gurú de la auto ayuda, tal vez haya necesitado alguna terapia para reponerse de semejante depresión.

9. Pagani Zonda C12 S: 650 mil dólares

Sólo se hicieron 15 ejemplares y eso no impidió que el alocado conductor de esta exclusividad lo llevara como a un murcielago a plena luz del día. El accidente ocurrió en la madrugada, con unos tragos de más, en las calles de Hong Kong

8. Mercedes Benz 300 SL Gullwing: 750 mil dólares

Lo más preciado que ha hecho Mercedes, clásico donde lo pongan. Desafortunadamente ha habido más de un accidente donde se ven involucrados los entrañables “alas de gaviota”. Como este, sucedido en las calles de México en medio de la famosa “Carrera Panamericana”, reservada para automóviles clásicos fabricados antes de 1965.

7. Jaguar XJ 220: 1 millón de dólares

El primer accidente que tenemos de un millón de dólares y apenas vamos en el lugar número 7. Alguna vez este carro tuvo el record de velocidad para un auto de calle (347 km/h). Por eso, no es para que lo maneje cualquiera, se necesita de una peparación especial, algo que no tuvo el conductor de este ejemplar

6.  McLaren F1: 1 millón 250 mil dólares

Reemplazó al Jaguar XJ220 como el auto de producción más rápido, lo cual le ha ocasionado múltiples accidentes como éste, protagonizado por Rowan Atkinson, conocido como “Mr. Bean” y quien al parecer es tan torpe para manejar como el personaje que interpreta, pues no es la primera vez que acaba con uno de sus juguetes.


5. Ferrari Enzo: 1 millón 300 mil dólares

Este exótico ejemplar de Maranello también es proclive a los accidentes, pues domar su caballería requiere cierta destreza. Esta colisión sucedió cerca a la playas de Malibú, California, en 2005. El carro era llevado a 250 km/h cuando quedó en este estado.

4. Bugatti Veyron: 1.6 millones de dólares

Este es el automóvil de producción más caro de la historia y sólo hay 300 ejemplares en el mundo…bueno, poco menos de esa cifra si consideramos que ya hay varios accidentados como este, que con una semana de comprado se estrelló a 160 km/h.

3. Ferrari 250 GT Tour de France 1959: 1 millón 650 mil dólares

Los Ferrari de esta época simplemente son piezas para admirar yconservar celosamente en garajes, pero al dueño de esta belleza le dio por llevarlo a un circuito de Ferraris clásicos y “tome pa´que lleve” en una curva de alta velocidad. Sucedió en 2003.

2. Ferrari 250 GT Spyder: 10 millones de dólares

Aquí si debemos exonerar al dueño, pues este Ferrari de 1961 permanecía guardado y cuidado como se debe en un garaje al lado de otras lustrosas piezas marcadas con el Cavallino. Con lo que no contaba su feliz propietario era con la fuerza de la naturaleza encarnada en el huracan “Charly” que arrasó la playa donde se alojaba este raro ejemplar y lo dejó enterrado en la arena como vemos en la foto.

1. Ferrari 25o GTO: 28 millones 500 mil  dólares

La historia es así: En 2008 un anónimo comprador inglés obtuvo en una subasta uno de los más raros y buscados Ferarri, el 250 GTO, producido en limitadísimas cantidades entre 1962 y 1964. El hombre, feliz con su compra, alardeaba en circuitos para clásicos y lo exhibía sin pudor alguno en toda clase de escenarios, con tan poco sentido común que una vez le dio por manejarlo en plena calle, así como cualquier hijo de vecino en el tráfico abierto y claro, en una frenada de emergencia del vehículo que lo precedía, lo estampó de frente contra este….el resultado, una fortuna tirada al caño. En fin, que Dios da pan al que no tiene dientes, dicen por ahí

Fuente: www.wreckedexotics.com

 


Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

7 comments

  1. GloriaE.   •  

    Un consuelo para aquellos conductores a los que una rama de árbol les echó a perder el techo de su cacharro…

    ;-)

  2. william   •  

    No importa cuanto valga esa maravilla,igual es chatarra fina,la vida no tiene precio ni modelo es solo vida.Es pues basura que se recicla,la vida nooooooo.

  3. vinna roulette   •  

    Da fragt man sich beim lesen ja schon, ob man nicht irgendwie auf den Kopf gefallen ist.

  4. Roulet   •  

    Ich denke das ist eh nur ne Modeerscheinung.

  5. roulette trick   •  

    An sich n cooler post, aber kannst beim nächsten mal n bisschen detailierter sein?

  6. Zestor   •  

    El estrellon del Ferrari 25o GTO, parece ser lamina pero nada del motor, eso aca en cualquier taller se lo arreglan en una fracción del precio jejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>