Mercedes-Benz Clase C 2015: Presentación en Medellín

Ya está disponible en las vitrinas nacionales la quinta generación del “Baby Benz”, que si bien hoy en día no es el más chico de la familia, sí marcó una tendencia en la marca de Stuttgart hace 32 años cuando se presentaba al mundo el famoso 190 W201. Muchos avances se han hecho de uso común desde entonces y hoy en día la nueva Clase C viene a disputarse un mercado feroz con sus vecinos de Munich e Ingolstadt tras poco más de 2,4 millones vendidas. ¿Argumentos? más espacio, equipamiento y un look muy conseguido para parecerse a su hermano mayor, el intocable Clase S. Vamos a conocerlo al detalle.

La Clase de 2015 llega en las versiones C 180, C 200 y C 250 y uno de los cambios imperceptibles pero valiosos de este W205 es la reducción de peso final en casi 100 kg. gracias a que el 50% de la estructura es en aluminio. También destaca una altura sobre el piso más corta para, según la fábrica, mejorar la calidad en el manejo, con ejes multibrazo delanteros y traseros en la suspensión.


Se han añadido nuevos sistemas de asistencia a la conducción y un revisado tren de rodaje, heredados de las clases superiores. La distancia entre ejes ha aumentado en 80 milímetros (a 2.840 milímetros) en comparación con el antecesor, la longitud del vehículo en 95 milímetros (a 4.686 milímetros) y la anchura en 40 milímetros (a 1.810 milímetros). Los ocupantes de las plazas traseras son los principales beneficiarios del incremento resultante en las medidas del habitáculo. El volumen del maletero de la nueva Clase C supera asimismo el nivel del antecesor y alcanza 480 litros.


Es posible elegir entre dos fisonomías diferentes para el frontal: Deportiva con estrella central o bien —exclusivamente en la línea C200 EXCLUSIVE— la parrilla del radiador clásica  con estrella Mercedes sobre el capó. El equipamiento de serie incluye faros halógenos y faros LED con bajo consumo de energía, incluyendo diodos luminosos en las luces traseras.


El interior es uno de los cambios más apreciables pues la consola central tiene nuevo diseño, especialmente notable en la versión automática y los materiales de cabina se han mejorado en su tacto y estética.  El display de funciones ahora es táctil y tiene una pantalla de 7 pulgadas que sigue sobresaliendo de la consola, que tiene además 5 difusores redondos de ventilación. Todos los mandos son tridimensionales, proponiendo una mayor sensación de calidad.


Las plantas motrices son todas de 4 cilindros con turbocompresor y 16 válvulas. La del C180 tiene 1,6 litros, 156 caballos y 250 Nm de torque. El C200 de 2 litros muestra 184 caballos, 300 Nm de torque y el C250 está dotado con 211 caballos y 350 Nm de torque en los mismos 2 litros. Las cajas son automáticas 7G-TRONIC PLUS.


El tren de rodaje con sistema de amortiguación selectivo pasivo AGILITY CONTROL proporciona un confort de marcha de acuerdo con las características de la calzada. Reduce la acción amortiguadora si se registran pequeñas sacudidas y mejora la rodadura y la adherencia de las ruedas a la calzada. Si se experimentan sacudidas de más entidad sobre pavimentos en mal estado, se pone a disposición la acción plena de amortiguación pasiva para estabilizar mejor el vehículo.

Otro de los elementos que hacen parte del sistema Intelligent Drive y que ha sido heredado también de las clases superiores es el ATTENTION ASSIST, que puede advertir de cansancio y distracción. Es función permite ahora ajustar la sensibilidad, y puede informar al conductor sobre su estado de cansancio y la duración del viaje desde la última parada en una pantalla especial en el cuadro de instrumentos.


El elenco de sistemas de asistencia a la conducción incluye también una ayuda activa para aparcar que interviene activamente en la dirección y en los frenos y permite estacionar el vehículo de forma automática en línea o en batería.


Junto a los cinturones de seguridad de 3 puntos con pretensado pirotécnico y limitadores de tensión para el conductor y el acompañante y para los ocupantes de las plazas laterales traseras, la Clase C 2015 incorpora airbags de cadera para el conductor y el acompañante, un windowbag de nuevo desarrollo, airbags laterales para las plazas laterales de la parte trasera y de rodilla para el conductor

La Clase C de Mercedes-Benz está disponible en Colombia desde $91.3 millones pesos para el C180 hasta $151.9 millones para el C250.


Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>