Nissan March: Pescando en rio revuelto

Nissan sigue explorando el mercado entre los 25 y 40 millones donde ya residen el anticuado Sentra B13 y el desprovisto Tiida Miio, los cuales tienen a su favor briosos motores y generosa amplitud en sus cabinas a falta de un equipo de seguridad medianamente decente, es decir, nulo. Con el March, sucede exactamente lo mismo.Es un urbano de diseño no muy afortunado que compite con un estupendo motor y con el gancho de un “superprecio” de 25.5 millones de pesos en su versión de entrada, eso sí, solo con sillas, volante, palanca de cambios y velocímetro como equipo de lujo. Bueno, hay gente para todo y eso lo sabe Nissan.

El March es el reemplazo en este segmento del fallido Micra, que estuvo en nuestro país hasta hace poco tratándose de vender por encima de los 40 millones de pesos bajo un look de urbano chic que encontró algunos caprichosos compradores que supieron valorar la “exclusividad” de tener un Nissan poco visto y que costara menos de 90 millones de pesos (El otro es el Altima, que vale como 90 y tantos).

Este March, que en Europa sigue llamándose Micra, llega ahora de la planta mexicana de Nissan a un precio aparentemente muy competitivo y con  nuevo diseño, pero personalemente me parece más afortunado el anterior, el del Micra.

Tiene frontalmente un parecido muy marcado con el Renault Clio que estuvo por aquí en 2001-2, a los lados con un Fiat Palio y por detrás, guarda algunos rezagos del modelo que reemplaza. Una de sus ventajas es el espacio interior, que resulta más cómodo para conductor y pasajeros que sus competidores de precio, el trio coreano Chevrolet Spark, Hyundai i10 y Kia Picanto, la camada china que medra por ahí  al igual que el francés Peugeot 107 y me queda la duda si supera a la referencia en amplitud por antonomasia, el Renault Twingo. El March es competidor directo del Renault Clio, el Fiat Palio, el Chevrolet Aveo 5, Renault Sandero,  el Peugeot 206+ y el Mazda 2 y por eso resulta tan atractivo para quien quiere tener espacio a precio de carros más pequeños sin necesidad de recurrir a las ofertas chinas.

El March tiene como gran ventaja comparativa que viene con un motor de 1,6 litros, doble árbol de levas y 106 caballos de potencia con 14.5 kg/m de torque, provisto por Renault, lo cual lo hace ver más potente que sus alternativas de precio pues tiene una estupenda relación 8.64 kg / hp . En el rango de precios entre 25.5 y 35 millones propone la caja mecánica de 5 velocidades y para la versiones más equipadas anuncia relaciones automáticas y la incorporación de un par de airbags.

El punto flaco del carro es ese, que no tiene una correcta dotación en equipamiento de seguridad, pues no es posible encontrar ABS en ninguno de los modelos y solo a partir de la versión Sense propone una bolsa de aire para el conductor. Algo imperdonable en un automóvil apadrinado por Renault, que si en algo se ha destacado es en dotar con todo el equipo de protección a sus modelos en el país, pero bueno, “doctores tiene la santa madre iglesia”, dicen por ahí.

Hay, como les contaba, tres niveles de equipamiento del March: Drive, que no tiene ni aire acondicionado ni tacómetro ni vidrios eléctricos, mejor dicho, “pelado” por 25.5 millones de pesos, Sense, que ya tiene más cositas, como aire, dirección asisitida y pack eléctrico. Viene el Advance y ya el SR, estos dos ultimos con la posibilidad de llevar al caja automática convencional de 4 velocidades, rines de 15 pulgadas y algunos adornos exteriores extras en el SR que tiene un precio de 38.5 millones de pesos.

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

4 comments

  1. Gustavo   •  

    Pues con ese motor y relación peso potencia me conquista, quien lo viera subiendo dejando atras a todos sus competidores, su diseño es raro y para nada bonito no lo discuto y si lastima la falta de algunas cositas pero me encanta sentir el poder de un buen motor, es como escojer entre un auto chino full equipo con 9 airbags, pantalla tactil de 7 pulgadas, vidrios electricos,espejos electricos aire acondicionado “con un motor 1000cc”, etc que para que ande hay que acelerar a fondo y balancearse como si fuese en un caballo, O una buena maquina. Saludos

  2. MARIA XIMENA   •  

    ME FASCINA EL MARCH… QUISIERA SABER EL MODELO 2013 A PARTIR DE CUANDO LO CONSIGO EN COLOMBIA? Y Q DIFERENCIAS TENDRA CON EL 2012. ESPERO PRONTA RESPUETA

  3. Blogaraje Blogaraje   •     Autor

    Hola María Ximena, El March 2013 debe estar en vitrinas mas o menos en junio y no tendrà cambios significativos

  4. alexpa   •  

    yo ompre hoy un march automatico 2013 asi me dijo la vendedora de nisan ) y creo aunq no estoy seguro q trae ABS/ me costo 34.5 el 2012 me lo dejaban en 34

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>