Prueba BMW X3 xDrive 20i: Más que suficiente

Ad portas de un pequeño lavado de cara después de 3 años, la X3 continúa vigente como SUV mediana premium que ofrece un equilibrado compromiso entre un vehículo de calle y una camioneta con buenas capacidades off road. Probamos para Blogaraje la versión con el motor a gasolina 2 litros de 184 caballos y Twin Power Turbo aunado a la caja Steptronic de 8 velocidades, disponible en el país desde marzo de 2012.

Esta segunda edición de la X3 llegó al mercado nacional en noviembre de 2010 y nos fue presentada a la prensa especializada durante el Salón del Automóvil de Bogotá. Reemplazaba al modelo que comenzó a venderse en 2004 y que marcó el camino a las marcas premium para invadir este peleado segmento. Después de la X3 llegó Mercedes-Benz con su GLK, Volvo con la XC60 y Audi propuso la Q5 junto con Land Rover con su bonita Range Rover Evoque. Todas muestran satisfactoriamente grandes niveles de ventas y números negros gracias a este filón que han encontrado entre la clientela.

El portafolio X3 está compuesto en Colombia por tres motores a gasolina (20i, 28i, 35i) y tres Diesel (20d, 30d, 35d). El modelo de acceso es el que precisamente tuvimos entre manos, el 20i con el rótulo xDrive que denota la transmisión total permanente 4X4 y el acabado Sport.

La misma, pero distinta

El interior conserva la sobriedad y el sello característico de BMW, que se resiste a sucumbir a los recargados diseños que han optado sus compañeros de patio. Todo es fácil de leer y encontrar, incluso el sistema de operaciones remotas para la telefonía, el audio y los menús de control de funciones del vehículo mediante una perilla denominada iDrive, ubicada a un lado de la vistosa palanca de cambios. Allí mismo se alojan los mandos para operar los modos de conducción (Confort, EcoPRO y Sport)Los mandos de la ventilación son manuales y esta versión no tiene climatización bizona. La pantalla de 8,8 pulgadas está muy bien puesta en la parte superior de la consola y se integra perfectamente al diseño general del tablero.


Los materiales de cabina son correctos, lo usual en este tipo de vehículos y no tienen reproche alguno. El tablero está forrado en un material sintético blando parecido al cuero. Hay inserciones en aluminio satinado, muy sobrias para la versión Sport pero pueden ordenarse terminados en madera para las ediciones más costosas. No tiene techo corredizo pero sí sensores de lluvia y luz. Para escuchar el audio por USB es necesario adaptar un cable provisto por BMW. También hay una entrada auxiliar. Nunca pudimos sincronizar el Bluetooth de un iPod con el dispositivo del carro.


El volante, con mandos para el radio y la telefonía, además de las paletas para los cambios, es regulable en altura y profundidad. La posición de conducción es irreprochable pese a los mandos manuales de esta configuración. Las sillas tienen cuero Sensatec y abrazan perfectamente a conductor y pasajero, son muy cómodas. Los asientos traseros ofrecen muy buena ergonomía y son amplios y suficientes para dos personas, una tercera viajará con certas incomodidades. En términos generales, la cabina es muy amplia para todas las estaturas y complexiones (bueno, las normales).


El maletero es muy generoso (550 litros) y tiene convenientes ganchos y redecillas para sujetar objetos, es uno de los puntos fuertes de esta segunda versión de la X3 porque es más grande que el Mercedes-Benz GLK y que el Audi Q5. Y si esto no es suficiente, pueden abatirse los asientos y hay un doble fondo para acomodar objetos pequeños en el lugar donde iría la rueda de repuesto. La carga está aislada de la cabina mediante una bandeja horizontal.

Estable y segura.

Esta X3 es más amplia en todos los aspectos que su antecesora (2004-2010) pero su suspensión siegue siendo dura, por lo menos en esta versión Sport. Sobre todo se siente seca en superficies rizadas. Tal vez las llantas tipo Run Flat que lleva en rines de 17 pulgadas y que permiten rodar con un pinchazo por espacio de unos 80 kilómetros, ayuden a acentuar esta sensación.


En marcha se siente muy segura, aplomada y con una estabilidad digna de mencionar pese a su centro de gravedad relativamente alto. Se acuesta poco en curvas y responde con normalidad a pedido del acelerador en los primeros compases de marcha y luego de la entrada en funcionamiento del turbo Twin Scroll (doble ingreso), el potencial de los 184 caballos la impulsan muy bien en toda condición, incluso en pendientes de respeto como la Loma de San Julián en Medellín o la del Escobero en Envigado aun con el modo EcoPRO, que ahorra combustible y dosifica la entrega de potencia, activado.


A propósito, esta X3 viene con el sistema Start / Stop de serie, que apaga el carro en esperas cortas como semáforos y congestiones de tráfico pero sus funciones principales, como el aire acondicionado y la radio continúan activas. El auto vuelve a encenderse con solo levantar el pie del freno. Si se activa la función Auto Hold, no será necesario mantener el pie en el freno y el encendido se producirá al tocar el acelerador, operación que aumenta la comodidad. También incorpora el asistente de arranque en subida para evitar que la camioneta se ruede al frenar en pendientes. Con el modo EcoPRO, también se recarga la batería cuando desaceleramos la camioneta.


La dirección electromecánica tampoco tiene reparos, presenta una configuración muy adecuada para llevarla en el tráfico normal y en carretera ofrece una destacable sensación de seguridad. La BMW X3 es un carro francamente agradable para conducirlo por su dirección tan bien lograda.

Con la caja de 8 velocidades, denominada Steptronic y firmada por ZF, hemos tenido algunas dudas en la X3, no así en otros modelos de la casa como los sedanes, donde nos ha resultado de maravilla. Sentimos que algunas veces no se halla muy a gusto y se le dificulta enfocar el cambio adecuado, sobre todo cuando se le pide que reduzca la velocidad al soltar el acelerador en un descenso prolongado.

Tal vez el mayor peso de esta carrocería influya en esta operación, también sentimos alguna incomodidad en terreno plano cuando el tráfico es denso y las detenciones son constantes. Otra cosa es operándola con las levas en el volante, donde ya queda a voluntad del conductor y no hay espacio para dudas ni retrasos. Reiteramos también que en vía abierta esta caja es uno de los avances mejor logrados de la industria en los últimos tiempos. El empuje, la comodidad de manejo y la capacidad de aceleración y seguridad en maniobras de sobrepasos que brinda esta caja siguen siendo un punto de referencia en el mercado, sobre todo, repetimos, en los automóviles.

La iluminación es con faros bixenón que ofrecen una luz correcta. En seguridad destacan los 6 airbags, el control de estabilidad y el freno de estacionamiento eléctrico operable por botón, así como el encendido.

En modo Sport, la respuesta del motor es más rápida, la dirección se endurece un poco más al igual que la suspensión y se convierte esta X3 en un vehículo con dotes deportivas por las opciones de potencia que brinda gracias a que la caja hace los cambios más rápido. Pero repetimos, en Modo EcoPRO o Confort es más que suficiente. No nos queremos imaginar lo que pueden hacer las versiones 28 y 35i con 245 y 306 caballos respectivamente.

El modo xDrive, de tracción total, permite que cada rueda tenga la potencia adecuada en toda condición y estas no se bloquean. Haciendo off road ligero, la X3 pasa por cualquier obstáculo siempre y cuando no sea muy alto o no tenga mucho desnivel el terreno, aunque la altura al piso está en un nivel promedio para una camioneta de este nivel. Para situaciones más extremas, hay un control de descenso que tara la velocidad a 8 km/h para evitar el desgaste en los frenos y permitir maniobras evasivas con mayor soltura.

Exigida en todos los terrenos y modos de conducción durante 350 kilómetros, el consumo obtenido fue de 35 kms./galón en promedio. Muy bueno por la relación de potencia y aceleración que entrega en toda condición gracias al buen escalonamiento de la caja.

En conclusión


La BMW X3 con la configuración xDrive 20i es una camioneta apta para toda condición, pese a algunas falencias en equipamiento y a su suspensión seca, resulta agradable para desplazarse en ciudad y afrontar viajes de cualquier extensión. Acomoda bien a cuatro personas, acelera divinamente, sube y corre de un modo superior al promedio generalista y su caja es un dechado de virtudes en carretera y cuando se opera de manera manual. Gracias a este sistema su economía es digna de destacar y se convierte así en una opción considerable por 126.9 millones de pesos para quienes buscan un crossover premium con perfecto compromiso entre calidad, potencia y economía.

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>