Prueba Mercedes-Benz GLA200: Razón y corazón

1

Los tiempos cambian. Ya no son solo 3 o 4 líneas para escoger un Mercedes-Benz. Ahora, por la dictadura implacable del mercadeo y la segmentación, hay un Mercedes para cada necesidad. Desde el A hasta el S,pasando por los G y sus derivados, en Stuttgart hacen un carro para cada gusto. Y dentro de estas nuevas clases, se destacan los denominados “Compact Cars” o “New Generation”, matizados por las letras A,B, CLA y GLA, los Mercedes del siglo 21, que buscan un público más joven al tradicional comprador de la marca, es decir de 45 para abajo. Un público que puede permitirse el tener un carro con la estrella como escudo en su garaje pero con un diseño más desenfadado y juvenil. Entre esta nueva generación, nos encontramos el GLA, que sintetiza materialmente lo que busca la compañía y a nuestro parecer, resulta la opción más equilibrada por todo lo que puede ofrecer. Tuvimos entre manos un GLA200 de Alemautos para conocerlo, disfrutarlo y analizar sus virtudes y defectos…Bueno, no digamos “defectos”, digamos “diferencias” que suena más bonito. Pasen y vean.

11

Hecho sobre la misma plataforma del A (y el B y el CLA), el GLA es una especie de Clase A “levantado”, o mejor dicho, un A “Stepway”, para que se entienda mejor. Se vende desde hace un año en el país y viene en una unica versión con el motor 1.6 turbo de 156 caballos y 250 Nm de torque, acoplado a la mejorada caja 7G-DCT SPEEDSHIFT de, como su nombre lo indica, 7 velocidades. (Hay una versión GLA45 vitaminizada por AMG con 2 litros y 360 caballos, pero eso es “harina de otro costal”). “¿Un Mercedes 1.6?”, dirán los más socarrones. Sí, un 1.6 que tira bien duro (180 km/h le vimos en el contador de nuestra prueba) ayudado por una turbina de inducción forzada que se comporta perfectamente en toda condición.

6

En la propia Mercedes-Benz dicen que el GLA es una SUV (Sports Utility Vehicle), es decir, una “camioneta”, como conocemos en Colombia a este tipo de vehículos. Pero es de tracción delantera, no viene 4X4 o 4Matic al país aunque sí existe la opción en otras latitudes para el modelo GLA250. La marca dice que es un rival para los Audi Q3 y BMW X1 y como ellos, el GLA tiene virtudes para circular por fuera del asfalto en trayectos no muy complicados gracias a su altura sobre el piso (13.4 cms) y a los rines de 18 pulgadas, pero no es un todoterreno en toda regla, ojo con eso.

9

La cabina es cómoda, su acceso es bueno por la altura de la carrocería pero tiene limitantes de visión una vez acomodados en el asiento, sobre todo en diagonal, porque el paral A es muy tendido y la superficie vidriada lateral no es muy amplia. Los asientos abrazan bien, tienen muy buen apoyo lumbar y lateral, rejillas portaobjetos y una calidad apreciable, aunque no son de cuero-cuero. A pesar de que su operación es manual, no es dificil ni incómodo su manejo y la posibilidad de regular las sillas delanteras en altura es un plus a destacar. Atrás la comodidad es justa para dos personas de hasta 1.80 metros, tanto por altura como por espacio para las piernas. Hay un techo corredizo de cristal que proporciona una muy buena iluminación. En general, la GLA acomoda bien a los pasajeros pero no luce tan amplia como una Audi Q3 o una BMW X1, incluso el tamaño del baúl es menor que en la de Ingolstadt y similar a la de Munich (421 lts.).

Mercedes-Benz-GLA-Class_2015_800x600_wallpaper_51

La instrumentación es abundante pero fácil de leer y entender, viene una pantalla central de 5,8 pulgadas en la consola que no nos termina de gustar porque parece un after market. Se ve muy impuesta y no es táctil. Su operación se realiza desde un mando circular entre los asientos y desde allí se controla el computador de consumos y distancias, el audio, la cámara de reversa y la telefonía. Para el que no quiere usar este mando, hay una serie de botones en la consola que también facilitan la operación.

Mercedes-Benz-GLA-Class_2015_800x600_wallpaper_5b

Los materiales de cabina son correctos pero más “terrenales” que los de un Mercedes tradicional. Hay superficies bien forradas en cuero sintético en la parte superior y plásticos duros en puertas y tablero que ofrecen una buena percepción de calidad. El ajuste de las piezas es destacable. No hay maderas ni superficies satinadas en metal, habituales de las clases tradicionales, pero se resuelve bien el tema en términos redondos. Digamos que es más “práctico”.

Mercedes-Benz-GLA-Class_2015_800x600_wallpaper_6d

El volante, regulable en altura y profundidad, tiene los mandos para audio y telefonía, además de los paddle shifters para los cambios manuales. Está bien forrado y presentado. También pueden verse los indicadores del computador y en general de todo el infotainment en una pequeña pantalla en el cuadro de instrumentos. Hay 5 salidas de ventilación frontal y sensores de lluvia y luz como equipo de norma, así como la posibilidad de conectar sistemas de audio como Aux y USB. La barra de cambios está ubicada en la caña de dirección, muy a la vieja usanza. Sigue en deuda la colocación de la barra del Tempomat (control crucero), que se confunde con la palanca de las direccionales muy fácilmente. En varias ocasiones movimos la extensión equivocada.

2

El equipamiento de seguridad es abundante: 7 airbags, anclajes ISOFIX para silla infantil y tres fijaciones Top Tether en respaldo trasero; Sistema ATTENTION ASSIST que detecta síntomas de fatiga, COLLISION PREVENTION ASSIST que advierte objetos cercanos, luces bixenón, asistente de arranque en pendientes, freno eléctrico de estacionamiento que se desactiva solo con acelerar, ABS+BAS, ESP y ASR. También hay discos de frenado en todas las ruedas y kit hermetizante de neumáticos TIREFIT. El aire acondicionado es automático más no bizona. Para estacionar, el sistema PARKTRONIC ayuda automáticamente al parqueo en línea solo operando acelerador y freno.

Desde cero

Mercedes-Benz-GLA-Class_2015_800x600_wallpaper_7d

Tengo una particular reticencia con los turbo y es al arrancar desde la inmovilidad. En algunos modelos probados con este sistema, hay que aplicar más pedal de lo normal para vencer la inercia. Pero en este GLA, pese a colocar 1.4 toneladas en la báscula, ese asunto no es tan patente. Sale muy bien desde cero, sin ser una bala, pero lo hace casi sin notarse que es un turbo. La turbina arranca su trabajo a las 1.800 revoluciones y su entrada es tan suave como el andar del carro. Nada de “patadas” ni lags.

3

Lograr una velocidad adecuada es una labor de una facilidad asombrosa. Los 156 caballos parecen más y aun en el modo de conducción ECO, el carro se mueve supremamente bien y exhibe cualidades sport muy agradables en ciudad y ni se diga en carretera donde pasar de 140 km/h es de una naturalidad que pasma al menos avisado. La dirección, de asistencia eléctrica, es muy suave pero no llega a ser tan artificial y ofrece un buen radio de giro al tener 2,4 vueltas entre topes. Estacionar aun sin el PARKTRONIC es un juego de niños.

10

En el modo Sport, los cambios se retrasan hasta las 6 mil vueltas, la dirección y suspensión se endurecen y hay una mayor sensación de control del carro pese a unas reacciones más vivaces, sobre todo en curva. La caja “engatilla” bien y con rapidez los cambios en modo manual o automático (sensible mejora). Incluso en descensos prolongados sin acelerador mantiene el cambio deseado sin saltarse así se suba de revoluciones. Las llantas Dunlop 235/50 R18 no tienen reproche alguno y los frenos tienen un estupendo tacto, ni muy duros ni un flan esponjado. Simplemente, cumplen su labor sin notarse mucho y transmiten una sensación de confianza que anima a exprimirle los caballos al motor sabiendo que no hay lio para detenerse.

8

La suspensión, MacPherson adelante y de brazos transversales  y uno longitudinal atrás, si bien es fuerte, no es seca, como sucede por ejemplo en el CLA. El GLA “cae” bien en los baches y superficies rizadas y aunque rebota un poco, no produce ruidos molestos ni esa sensación de “desbarate” de las suspensiones Sport. La calidad de rodaje es entonces destacable gracias a una insonorización de la cabina supremamente bien conseguida, lo cual la torna muy suave pero con aplomo. En este apartado, la puesta a punto de la resortería es una virtud de los ingenieros de la marca. Es francamente agradable de conducir el GLA por todo tipo de vías, por algo, esta suspensión se denomina Confort. El consumo medio de combustible se tasó en 38,5 km/gal. durante los 290 kms. de recorrido que hicimos.

4

Lo mejor del Mercedes-Benz GLA200 es que es un carro que puede utilizarse diariamente en ciudad, ruta y carreteras secundarias sin el menor asomo de duda por su integridad. Tiene una buena acomodación para cuatro pasajeros con su equipaje y el motor 1.6 es una excelente muestra del aprovechamiento del downsizing acoplado a una ahora estupenda caja DCT-SPEEDSHIFT. Ahora sí parecen tener sentido los Compact Cars de Mercedes con este GLA, una muestra de que razón y pasión sí pueden convivir a la hora de firmar el cheque de $106,9 millones para llevarse la estrella a casa.

 

 

 

 

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>