Prueba Volkswagen Jetta Clásico: Tradición, familia y propiedad

Cierto es que pocas marcas generalistas se precian de tener una clientela tan fiel como Volkswagen. Los productos de este fabricante irradian un halo especial, mezcla de nostalgia, percepción de calidad, solidez y mucha sobriedad. Así es como trato de explicar el éxito comercial del Jetta en esta versión denominada “Clásico”, pues conserva unas líneas vistas en 2007 y una plataforma conocida en el país desde mediados de 1999. Tuvimos entre manos entonces un Jetta Clásico de 2012 con el motor 2.0, acabado Trendline y la caja Tiptronic.

Haciendo un poco de historia, recuerdo vívidamente cuando por allá a finales de los años 70 comenzaron a llegar a Colombia las primeras camadas de Jetta desde Wolfsburg. Era una variante sedán del emblemático Golf, muy bien conseguida por cierto, con las medidas justas y un diseño atemporal. Esta primera generación nos acompañó en el país hasta 1983 y tendríamos que esperar 9 años para recibirla nuevamente en 1992 desde la planta de Puebla en México, que sólo nos la envió durante un año para cambiar en 1993 su apellido por el de Vento. El tercer desembarco, otra vez bajo la identidad Jetta, ocurrió en 1999 ya con motores turboalimentados incluso, que generaron 150 y 180 caballos para dotar a este tranquilo sedán con una rabiosa máquina que lo hizo ver más juvenil si se quiere, pero con ese toque serio que particularmente me seduce.

El Jetta tuvo en 2007 una cirugía estética que lo tiene con el look con el que se vende hoy día bajo dos vestidos, este, el Clásico (con dos acabados, Trendline y Europa) y un GLI con accesorios sport y el motor turbo de 180 caballos.

Para impulsar pues al Jetta Clásico, Volkswagen México apela a una receta harto conocida en su casa, el casi mítico propulsor de 4 cilindros, dos litros y 115 caballos con un muy buen torque de 17,34 kg-m, visto ya desde comienzos de los años 90 cuando decidieron llamarlo Vento. Acompaña el apartado mecánico, para la versión Trendline que probamos,  una caja Tiptronic más moderna con 6 velocidades y modo Sport

Esta edición Trendline se diferencia de la Europa en la caja automática, el techo corredizo de cristal (operado por una perilla, excelente detalle), los rines de 16 pulgadas, la adopción de discos de freno sólidos atrás, el ABS, el sistema Climatronic de regulación automática de  la temperatura, los espejos iluminados en los parasoles, las luces de lectura traseras, el radio con entrada auxiliar, Bluetooth y USB (Que nunca nos funcionó) y el descansabrazos delantero con gaveta. La diferencia entre los dos modelos es de unos 10 millones de pesos (37 millones el Europa, 47 el Trendline).

Sobrio en toda condición

El interior del Jetta es, ante todo, práctico. No hay elementos altisonantes ni distractores. Todo está diseñado y puesto para facilitar la vida a bordo, sin lucir espartano pero tampoco recargado. La relojería (Con computador digital de consumos y distancias) es sumamente fácil de entender y sus controles de audio y climatización están lejos de la fastidiosa cantidad de botones y mandos que atortolan al conductor novato y requieren de un entrenamiento exhaustivo antes de emprender la marcha. En el Jetta todo es tan intuitivo que en dos o tres minutos ya entendemos las funciones de cada cosa y estamos listos para emprender la marcha.

Los materiales de la cabina están bien confeccionados de acuerdo con el enfoque de este automóvil, hay plásticos duros de buen tacto y terminados blandos que ofrecen una correcta sensación / percepción de calidad. Los asientos, de tela negra con un toque racing de costuras blancas, muestran una buena apariencia a los ojos y hacen intuir una longeva resistencia en el tiempo.

Algo que no pudimos solucionar al sentarnos a los mandos del Jetta fue la dureza del espaldar en la silla del conductor. Al no tener regulación lumbar, sentimos una presión indebida en la espalda que nos acompaña en toda condición. No sé si será percepción personal o por mi voluminosa figura, pero  nunca pude encontrar un acomodo que me diera tranquilidad. Eso sí, algo que personalmente agradezco infinitamente es que el asiento pueda regularse en altura, como este. En definitiva, la posición baja de manejo no es lo mío. Atrás, la acomodación es correcta para dos adultos a lo ancho y alto, pero termina siendo apretada en la zona de las piernas, una queja generalizada entre los usuarios de este modelo.

El baúl, de 455 litros de capacidad, más la posibilidad de abatir las sillas traseras por mitades, perfectamente lleva el equipaje de los 4 pasajeros y ofrece una buena zona de entrada y salida de maletas, está bien alfombrado y sus formas no tienen tantas irregularidades, lo que facilita la acomodación del menaje.

El volante, regulable en altura, es fácil adaptarlo a nuestras necesidades de conducción. La barra de cambios, con una base de metal cromado que resulta molesto a los ojos en días de sol y/o con el techo de cristal abierto, es fácil de operar y engancha prontamente la marcha deseada, bien sea en el modo secuencial o mediante el uso de la transmisión automática.

Sacar el carro de la inmovilidad no requiere mayor esfuerzo gracias al conocido motor de 8 válvulas que ofrece de inmediato una buena dosis del torque disponible. Personalmente prefiero un propulsor, como este, que garantiza la respuesta cuando se necesita en la mayoría  de los casos, al arrancar y no los modernos multivalvulares o los turbodiésel, que en bajas requieren una enorme dosis de pedal para moverse con soltura. Es así como el conjunto motor / transmisión resulta bien acoplado para unas condiciones tranquilas de manejo en ciudad.

En marcha, la calidad de rodadura es buena. La cabina está bien aislada del motor y cuando este se pone alegre, el sonido del propulsor termina siendo una agradable compañía, pues no resulta invasivo y su “canto” está bien proporcionado. La caja va cayendo suavemente en las 6 velocidades en el modo autónomo, aunque tiene un kickdown que no siempre se siente a gusto con nuestros requerimientos, es un ejercicio de paciencia o mejor, cuando nos pongamos deportivos, lo más recomendable es acudir al modo secuencial para obtener una respuesta más contundente. La caja tiene un modo S o Sport que hace los cambios a las 5.500 revoluciones pero padece el ahogo típico de los 8V aunque empuja bien y en vías rápidas deja una agradable sensación de impulso.

Nos sorprendió gratamente la respuesta del motor. He de confesar que tenía mis  dudas con este veterano 2.0 de 115 caballos, pues esa cifra la da hoy en día cualquier 1.6 moderno. Pero en VAG han confiado en esta máquina por lustros y a fe que se lo tiene bien merecido. Ese torque de 17,34 kg-m a 4.000 rpm nos genera respaldo y se transa bien en el tráfico con la mayoría de sus oponentes. Por lo menos entre los 1.6 y 2.0 litros modernos, no desmerece en sus prestaciones y la relativamente baja cifra de caballos no debe asustar al usuario, bien lo decía el legendario preparador Carrol Shelby “Los caballos venden carros, el torque gana carreras”.

La suspensión no muestra signos de blandura o dureza excesiva, está configurada para llevar cómodamente al pasaje y en terreno rizado no se escuchan ruidos parásitos y no se comprimen en demasía los resortes, facilitando una calidad de vida a bordo correcta. Las llantas, 205/55 en aros de 16 pulgadas, firmadas por Kumho, contribuyen a solidificar esta sensación.

En los 360 kms. Que condujimos el Jetta, mayoritariamente por carretera, logramos consumos promedio de 10.5 l / 100 kms. Cifra que nos pareció muy correcta pues en algunos tramos exigimos sus capacidades por encima del uso normal. Se gastó casi tres cuartos de tanque (Que tiene una capacidad de 55 litros) en esa distancia.

El apartado de seguridad es el mínimo para la gama de este Jetta, con el plus de ofrecer los 4 discos en los frenos y un tacto del pedal  que no parece del grupo VAG, que nos tiene acostumbrados a una dureza excesiva con la consecuente sensación agria  de que el carro no va a frenar. En este modelo, aunque quedan restos de ese sabor, la maniobra de frenado no es un acto riesgoso y tampoco encontramos síntoma de fatiga en uso prolongado  y sin ayudarle con la caja. Dos airbags y ABS complementan el equipo de protección, que ya se va quedando corto cuando por ese mismo precio hay modelos que ofrecen hasta 7 bolsas y control de estabilidad entre otros aditamentos.

Conclusión


En resumen, esteVolkswagen Jetta Clasico presenta aun sólidos argumentos para disputarse la clientela entre los 37 – 47 millones de pesos, zona de precios donde no es nada fácil lograr que giren el cheque a su favor dada la cantidad y calidad de contrincantes, que ofrecen modernas carrocerías y equipamientos a la altura de las circunstancias en algunos casos.

Pero este alemán con acento mexicano tiene lo suyo, una estampa que si bien no es la más moderna, luce actual, un equipo correcto, una calidad de construcción y materiales fieles a su origen y un sabor propio de la marca que tiene una clientela fiel y tradicional que aun lo busca en las vitrinas por encima de las innegables cualidades estéticas de sus rivales. Ese, en suma, es el particular encanto de los viejos conocidos.

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

18 comments

  1. Juan C Rojas   •  

    Muy buenas tardes:

    Gracias por el artículo, no evidencia subjetividad alguna, que no es facil cuando la mayoría de las notas cuentan con tanto patrocinio.

    Quería preguntar por la calificación en seguridad; compré un clásico (Europa MT) hace 15 días y estoy contento con el carro. Sin embargo hay una combinación que me preocupa: los frenos de tambor atrás y no que cuenta con ABS… De hecho en carretera ya tuve una bloqueada, que francamente en parte fué culpa mia, pero que al mergen de ella, no sentí muy buen desempeño en ese sentido. En la tienda me decían que tiene un sistema de compensación de frenado no se qué..

    Gracias por la atención.

  2. Blogaraje Blogaraje   •     Autor

    Hola Juan, gracias por tus comenatrios.

    La calificación de seguridad del Jetta Clasico no aplica para estos tiempos, pues este modelo está construido sobre una base que data de finales del siglo pasado. Es una lástima que el carro no traiga los airbags y, sobre todo, el ABS, pues este es el que evita que se accionen los otros. De todas maneras por la relación precio / producto, el Jetta Europa resulta una buena elección dentro de su rango de precio.

  3. Eduardo   •  

    Hola Juan Guillermo, excelente artículo, aunque del año pasado muy actualizado.

    Agradezco informarme que ventajas tengo con respecto a otras marcas ya que a ojo cerrado compre un Jetta Europa 2014, me dejé guiar por la marca y es el primer carro nuevo que tengo. Aunque no me convenció mucho el tipo de frenos que tiene “Regulador de la fuerza de frenado”, es mucha la diferencia con los de tipo ABS…? Es cierto que el sistema ABS solo se activa para imprevistos de 150 km/h.

    Gracias Juan Guillermo.

  4. Blogaraje Blogaraje   •     Autor

    Hola Eduardo.

    Los frenos ABS evitan el bloqueo de las ruedas en frenadas de emergencia, permitiendo maniobrar el vehículo para esquivar un obstáculo, se activan todo el tiempo sin importar la velocidad, sino, no tendrían sentido. La regulación de fuerza de frenado regula la presión sobre los frenos para tratar (ojo, tratar) de evitar el bloqueo. Pero si se hace demasiada fuerza es inevitable el llamado “frenado en seco”.

  5. Santiago   •  

    Gracias Juan Guillermo. Muy útil el artículo.

    Estoy comprando un jetta trendline automático 2012 y cuando lo manejé noté un sonido en la parte delantera del lado del conductor cada vez que frenaba completamente. El sonido era como un desplazamiento electrónico de algo localizado en esa parte del carro. El mecánico que lo vio me dijo que podía ser un problema en el sistema de ABS. Sin embargo, cuando el dueño del carro lo llevó al concesionario, le dijeron que era un sonido completamente normal.

    Notaste esto cuando hiciste la prueba del carro?

    Gracias

  6. Blogaraje Blogaraje   •     Autor

    No. La verdad es que no noté nada raro como lo que describes. Suerte con la compra y que disfrutes el carro, es muy chévere.

  7. carlos gonzalez   •  

    Hola Juan, de acuerdo a lo que trae el jetta trendline 2014 automatico y al precio y dcomportamiento en la prueba, con cual carro compite segun tu conocimiento
    Carlos Gonzalez

  8. Blogaraje Blogaraje   •     Autor

    Hola Carlos, lamento la demora en la respuesta. El Jetta compite en su rango de precios con el Cobalt, el Versa, el Sentra, el BYD F6 y el Geely EC7.

  9. astrid lopez   •  

    tengo un volkswagen jetta clasico 2012 un dia fui a prender el aire y de ese entoces no me funciona lo he llevado a diferentes talleres porque vivo en una ciudad donde no tiene representacion esta marca pero nadie sabe que le pasa ya fui todos los modulos y fucibles estan buenos ya no se que hacer si me pueden ayudar gracias

  10. Hernan   •  

    Hola, excelente artículo y muy completo. Quisiera preguntarte, entre este jetta y el renault fluence privilige AT, Cuál preferirías?

  11. Francisco   •  

    Pues me uno a las opiniones de que es un articulo muy completo e interesante.
    La verdad llevo ya 2 meses con mi Jetta Europa 2.0, que a pesar de no tener todo lo de la versión Trendline, me parece un excelente vehículo y lo he disfrutado bastante.
    Me gustaría preguntarle a los expertos si la diferencia de consumo entre mi carro y el 1.8T es muy notoria.
    Gracias.

  12. JUAN   •  

    Buenas Noches:

    Gracias por el artículo, estoy comprando un Jeta pero la verdad no se si comprarlo clasico o trendline triptonico, me gustaria su punto de vista que ya han disfrutado del carro.

    Gracias

  13. martin   •  

    hola quiero comprar un clasico 2014 automatico, lo recomiendas acerca de la trasmision, o tiene los mismos problemas que las trasmisiones de los jettas del 2003, que se descomponen despues de ciertos kilometros.

  14. Erjagavi   •  

    Me acaban de entregar mi jetta clasico terndline 2015 y es un muy buen carro…. Comparado con mi Mitsubitshi lancer 2012 realmente creo que no tiene mucho que envidiarle….. Ambos son muy buenos carros

  15. luis felipe sanchez rojo   •  

    La verdad compre el Jetta por que había tenido una buena experiencia con un auto Volswagen anteriormente, pero la experiencia ha sido pesima, compre un Jetta en Colombia made in Mexico tiene solo 24.000 kms y a los 22.000 kms me dejo tirado tuve que llevarlo y le cambiaron bobina la cual se daño dizque por que la gasolina en Colombia no es buena (500 usd) y a los 8 dias estaba sonando horrible y hay que cambiarle el catalizador, hay que importarlo vale 1.500 usd. Realmente decepcionado y aburrido de que un vehiculo con tan pocos kms ya este fallando, el año entrante debo cambiar nuevamente de vehiculo y la verdad le perdí la confianza a Volswagen y no lo recomiendo.

  16. iArqCo   •  

    Saludos, tuve un Trendline full, modelo 2.009, y es una maquina excesivamente estable y comoda para viajes largos y cortos, tienen una carroceria muy compacta, viajamos desde Bogota a Santa Marta en tan solo 12 horas, un comportamiento perfecto, en carretera en la zona del Magdalena Medio alcanzaba perfectamente los 170 K/H sin problemas, y luego desde Santa Marta a Riohacha en un sector la via se vuelve como una pista de aviación alcanzamos los 200 K/H y no se sentia, muy estable, el timon no vibra a esa velocidad, lo he vendido para actualizarlo por otro mas reciente y espero encontrar las mismas características, muy pero muy recomendable.

  17. Ernesto   •  

    Ahora en mi país los Volkswagen están baratas los están rematando, tan mal están yo pienso que debe ser por la crisis que esta sufrio Volkswagem…

  18. Claudio Jimenez   •  

    Buenos días. Tengo un Jetta Trendline 2009, 2.0, el carro tiene una fuga de aceite hidráulico de la dirección. Necesito me recomienden un taller confiable en Bogotá que no sea un concesionario. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>