Renault carga el ambiente para los eléctricos

Ya están en Colombia las 4 primeras unidades de prueba que trajó Renault-Sofasa de sus modelos Fluence y Kangoo eléctricos. La idea es aprovechar la asociación que hizo la marca con Codensa y EPM para fomentar el uso de este tipo de vehículos con cero emisiones, naturalmente, con el apoyo de una red de carga amplia y suficiente para hacer viable su utilización

La primera y necesaria aclaración es que aun estos carros no están a la venta, pues mucha gente nos pregunta por su precio, financiación y costos de carga. Los autos que están llegando al país son para uso exclusivamente de pruebas por parte del personal de la marca y las empresas asociadas.

Federico Restrepo de EPM, Luis Fernando Peláez de Sofasa y Lucio Rubio de Endesa

En esta etapa, Renault realiza en Bogotá y Medellín los ensayos pertinentes de comportamiento y autonomía de los carros, es decir, cómo se desenvuelven en diferentes terrenos y alturas, arranque en pendientes, frenada, temperaturas y decenas de parámetros que les darán una idea de su operación en el país.

Mientras tanto, Endesa y EPM desarrollarán la infraestructura que asegure todas las condiciones técnicas para la flota piloto. Se espera que a ambos esfuerzos se sume la gestión del Gobierno, definiendo una política que favorezca su introducción y su posterior masificación, tal como ha ocurrido en las naciones en las que ya se comercializan estos modelos.

También hay acercamientos con grandes empresas para que su flota de utilitarios sea complementada con este tipo de vehículos y así dar cumplimiento a sus políticas ambientales y de responsabilidad social empresarial

Los  modelos que llegaron son de dos referencias: El Renault Fluence Z.E., un sedán que ha visto reducida su capacidad de carga a 300 litros por el espacio que ocupan las baterías y que puede lograr una velocidad de 135 km/hora. Tiene una potencia de 70 Kw (más o menos 95 caballos) y  una autonomía máxima de 160 km. con un modo de conducción especial, es decir, como el que los fabricantes usan para llenar sus fichas técnicas, lo cual se traduce en que no siempre la capacidad de la carga será igual, todo depende de los esfuerzos a los que se vea sometido el vehículo.  Para una carga completa se requieren 8 horas de conexión a la red.

El Fluence Z.E. se diferencia exteriormente del modelo a gasolina por tener una parte trasera más ancha, luces diferentes y rines con copas de diseño especial. Interiormente no está tan equipado como su homólogo de combustión interna y el tablero de intrumentos es distinto, enfocado principalmente a contar la velocidad y el estado de la carga eléctrica.

El Renault Kangoo Z.E. por su parte, es un vehículo utilitario que hasta finales de la década pasada se ofreció en el país con mediano éxito, sobre todo como camioneta de reparto y servicio público. La que se exhibió en Corferias es una van de la más reciente generación (muy interesante en sus soulciones, por cierto) con una capacidad de carga de entre 3 y 4 metros cúbicos de volumen y 650 Kg.

Con al firma de los convenios, las empresas de energia participantes se comprometieron a avanzar en la necesaria instalación de los puntos de recarga en diversos sectores de las ciudades escogiodas para las pruebas, con el fin de estudiar la manera como se pueden hacer recargas rápidas y lentas según el sitio, pues incluso será posible hacerlo mediante una tarjeta prepago en cualquier lugar habilitado para ello

Foto de referencia

EPM mostró por ejemplo una estación de 7,2 kW de salida única, diseñado para aplicaciones residenciales y comerciales en interiores. Este tipo de equipos está concebido para carga completa del vehículo (8 horas).

Endesa en Colombia, a través de Codensa, presentó un equipo de carga lenta para espacio público, de iguales especificaciones técnicas pero con diferencia en el tipo del uso, pues éstas son para realizar cargas parciales en espacios públicos tales como centros comerciales, supermercados, cines, entre otros.

Ahora, solo queda hacer un seguimiento a las pruebas efectuadas para contarles como evoluciona el desarrollo de los carros eléctricos en nuestro país.


Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

2 comments

  1. mario fernando   •  

    huy sere el primero en comprar 2 uno para mi y uno par ami hijo cuando estan en venta

  2. David Ruiz   •  

    Excelente, el gobierno deberia ponerse las pilas para que la gente se motive a comprar autos electricos, por ejemplo eliminar el IVA para estos vehiculos, reducir impuestos, no aplicarles el pico y placa,etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>