Renault Koleos 2014: Presentación y prueba en el Quindío

Hace ya unos días tuvimos la oportunidad de conocer de primera mano el tercer facelift que se le hizo a la SUV mediana que ofrece Renault en nuestro mercado desde 2008 y que proviene de la planta de Samsung en Busan, Corea. También fue la feliz ocasión de conducirla por las hermosas tierras del Quindío para comprobar sus bondades y percibir algunas características que podrían ser dignas de mejoras en la generación que la remplace.

El principal cambio de la Koleos 2014 se registra en su frontal, donde el logo de Renault adquiere un protagonismo muy marcado, como sucede en el resto de modelos de la casa. Otra diferencia está en los boceles laterales cromados y los nuevos rines bitono de 17 pulgadas según versión (Son 5 versiones y 3 niveles de equipamiento). Esta Koleos 2014 no varía entonces en  ninguna de sus medidas exteriores e interiores, características del motor ni en la distancia al suelo de la que probamos hace 2 años en Cartagena.

También se anunció la llegada de la edición Bose® en la versión 4×2 para hacerle compañía a la 4×4 CVT, manteniendo el sistema de sonido de la casa estadounidense compuesto por:

  • Un woofer de peso ligero y un nuevo diseño de parlantes.
  • Altoparlante Twiddler (medio-agudo) de 8 cm (vía central) en la parte superior del tablero de mandos.
  • 2 altoparlantes agudos de 3,5 cm en los extremos del tablero de mandos.
  • 2 altoparlantes de banda ancha de 16,5 cm en las puertas delanteras.
  • 2 altoparlantes de banda ancha de 16,5 cm en las puertas traseras.
  • 1 altoparlante grave de 13 cm. instalado dentro de una estructura especial sobre la llanta de repuesto, alimentado por un amplificador compacto.
  • 1 amplificador numérico instalado en el baúl con un sistema especial de tratamiento de la señal BOSE® y 8 canales de ecualización individualizada.

Los modelos contramarcados con este nombre se distinguen también ahora por incorporar el sistema de advertencia de punto ciego (BSW: Blind Spot Warning) que detecta vehículos u obstáculos cercanos mediante una señal audiovisual activada por 4 sensores en un círculo de 5m de diámetro y para objetos que se acercan con velocidades entre 35 km/h y 140 km/h.

Otra novedad que acompañó esta presentación es la mejora en potencia final del motor Diesel 2 litros 16V de origen Renault (dCi) que ahora ostenta una cifra de 175 caballos en el registro, 25 más que su antecesor. ¿La mala noticia?. En una jugada que aun no comprendemos, solo está disponible para la versión 4×2, dejando huérfano al público que buscaba la 4×4 con esta motorización.

La versión probada por Blogaraje en la ruta Montenegro – Parque del Café – Valle del Cocora – Salento es la Bose con la transmisión 4X4 y la caja de cambios CVT de relaciones continuas variables, es decir, la más completa del portafolio. Tiene el motor a gasolina de 4 cilindros, 2.5 litros, 16 válvulas y 170 caballos de fuerza oriundo de Nissan. El torque es de 23,0 kgfm @ 4.400 rpm.

La versión ofrecida en Colombia no tiene la pantalla ni el mando remoto para operarla.

Interiormente no se registran grandes cambios, a excepción de un nuevo diseño de los relojes, pero la comodidad general, la ergonomía, el espacio interior, la sensación de calidad en materiales y la visual hacia todos los ángulos se mantienen inalteradas. El maletero es de 450 litros, las sillas traseras son abatibles y con ellas en esa posición la capacidad se expande hasta los 1380 litros.

Luces y sombras

Un aspecto que siempre hemos destacado de la Koleos en las tres generaciones que hemos tenido entre manos es el comportamiento de la suspensión. Muy equilibrado, con una perfecta regulación en su nivel de rigidez, balanceo y con una conducta que le otorga una estabilidad digna de mencionar, pues aumenta la sensación de control y seguridad en curvas, superficies rizadas y cuando se incursiona en terrenos no asfaltados. Es más, cuando la condujimos en el Rallye Red Mision nos sorprendió su capacidad off road y las ínfulas que tiene en el 4×4 gracias a que todo el sistema proviene de Nissan y es el mismo que lleva la X-Trail i. En modo AUTO conecta la tracción total solo cuando se necesite pues de no ser así, las ruedas delanteras hacen todo el gasto. En posición LOCK el 4×4 es permanente. La Koleos que condujimos aquella vez aguantó estoicamente ritmos elevados por vías rocosas, pantanosas ascensos y descensos sin quejarse.  La única penalidad es la altura al piso, que no es la más adecuada para el todoterreno puro y duro.

En carretera se comporta como un automóvil convencional en casi todas sus características a excepción de la altura sobre el piso, claro está. La suavidad de marcha es un punto a favor sobre la competencia. Realmente la calidad de rodadura de la Koleos en terreno pavimentado sigue siendo muy agradable.

La dirección es un poco artificial y algo sobreasistida, pero resulta muy cómoda en el tráfico diario y a la hora de estacionar. Finalmente, esos son los usos más frecuentes que tendrá la camioneta. Ayudan al confort y a la seguridad elementos como el asistente de arranque en pendientes, el freno de mano eléctrico, el arranque por botón y con tarjeta, la climatización bizona, los sensores de lluvia y luz, 6 airbags (versión Bose), control de estabilidad (ESC), techo eléctrico panorámico y los mandos para activar el 4×4 y el freno de descenso, que mantiene “amarrada” la camioneta a 7 km/h en situaciones de apremio cuando bajamos por una superficie en mal estado.

Las Koleos 2014 en el parque principal de Salento.

Pero no todo son flores en la Koleos que manejamos. La caja CVT no termina de gustarnos porque le hace un flaco favor a la potencia del motor y este pierde brillo, ahogado por las relaciones tan largas de este sistema. Para exprimir el buen desempeño del propulsor es imperativo conducirla en modo manual, sobre todo en carreteras montañosas o para realizar sobrepasos. Si la idea es llevarla en vías planas, la caja automática funciona, pero en la mayoría de nuestras carreteras de Antioquia no se sentirá plenamente a gusto pues le cuesta mucho lograr una velocidad adecuada para estas maniobras.

Los frenos son correctos, muy bien calibrados y la camioneta se detiene sin reparos en cualquier circunstancia. El consumo se situó en 38 kilómetros por galón, todos en carretera, pues no tuvimos oportunidad de conducirla en el tráfico citadino.

*Asistimos a la presentación de la Renault Koleos 2014 en Montenegro (Quindío) por una gentil invitación de Renault Sofasa

Anexamos lista de precios de las 5 versiones de la Renault Koleos en Colombia.

  • Renault Koleos Expression 4×2 MT                            $58.990.000
  • Renault Koleos Dynamique 4×2 CVT                         $62.990.000
  • Renault Koleos Dynamique 4×2 AT Diesel                $71.490.000
  • Renault Koleos Bose 4×2 CVT                                     $69.990.000
  • Renault Koleos Bose 4×4 CVT                                     $73.990.000

Esta camioneta, en sus versiones Bose®, está disponible en colores negro, gris beige, gris plata y blanco perla.

En las demás versiones tiene un nuevo y llamativo color, café ébano, así como en una gama que incluye el gris marte, el blanco perla, el rojo maple, el negro metálico, el gris plata, el gris beige y  el blanco. La garantía es de 3 años o 100.000 kilómetros.

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>