El automóvil, un joven de 125 años

La tarde del 29 de enero de 1886, la oficina de patentes de Stuttgart (Alemania para los más despistados), avaló la petición del ingeniero Karl Benz para patentar un vehículo autopropulsado por un motor de combustión interna a gasolina. Era la DRP No. 37435.  En ese momento memorable de la historia, señoras y señores, nació como tal nuestro objeto de culto, el automóvil.

Continuar leyendo