¿35 millones de dólares?….!Me lo llevo!

Y sí señoras y señores, la marca del automóvil más caro de la historia acaba de caer una vez más, esta vez a ruedas manos de un otro Ferrari 250 GTO de 1962, este,  con dos particularidades especiales: 1. NO es rojo y 2. Fue construído especialmente para Sir Stirling Moss, pero este nunca llegó a utilizarlo. El récord se logró en una subasta, como suele suceder.

Continuar leyendo