Toyota: Bodas de diamante

El que hoy es uno de los tres fabricantes de automóviles más grandes del mundo, con casi 10 millones de carros producidos anualmente, 320 mil empleados y presencia en 188 países, fue fundado hace 75 años por el visionario Kiichiro Toyoda (hijo del visionario Sakichi Toyoda) como una división de Toyoda Automatic Loom (máquinas de coser) para la fabricación de automóviles. Hoy se gana casi 2.500 millones de dólares al año y tiene 5 marcas bajo su paraguas (Scion, Lexus, Dahiatsu, Hino y Subaru), además de ser el productor de carros más importante de Asia y la quinta empresa más grande del mundo. Esta es la historia de una de las compañías referentes en la industria del automóvil como producto masivo.

Planta de Toyota en sus comienzos

Aunque la idea era llamar la empresa con el apellido de la familia fundadora, Toyoda, se le hizo un pequeño cambio para diferenciarla precisamente de nombres propios, pues no se quería asociar con personajes sino hacerla más universal. Además, como los orientales son tan supersticiosos, se buscó un nombre que tuviera 8 trazos para escribirlo en nomenclatura japonesa y china. El 8 es un símbolo de prosperidad y buena suerte por esos lares.

Camión Toyota de la Segunda Guerra Mundial

Cuando estaban listos los primeros diseños de Toyota para pasar a la realidad, Japón entró en la Segunda Guerra Mundial (1941) y como sucedió con todos los actores del conflicto, sus industrias metalmecánicas se dedicaron a la producción de vehículos para surtir, en este caso, al ejército imperial japonés. De hecho y cuando ya estaba planeado un bombardeo sobre la principal fábrica de Toyota en Aichi, Japón se rindió luego de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki y así la planta logró salvarse.

Toyota SA 1947

Para 1947 estaba listo el primer Toyota, el modelo SA. Posteriormente se crearon algunas filiales de la empresa para acelerar y difundir la producción, como Toyota Motor Sales Co. (red de ventas) y Toyopet (red de concesionarios).

Toyota Land Cruiser BJ 1950

En 1950 aparece en el mercado japonés la génesis de una leyenda, el primer modelo que llevó el nombre Land Cruiser. Se trataba de un campero muy similar al conocido Jeep Willys MB y se le dio el apelativo de BJ. También se lanzaron un par de modelos basados en diseños de Ford como el F-100 y el Custom.

Toyota Crown 1956

En 1956 Toyota da el primero de sus grandes saltos y ofrece el sedán Crown, el primer automóvil que exporta a los Estados Unidos. En esa misma época se crea su red en Norteamérica llamada Toyota Motor Sales Inc. y se establece una ensambladora en Brasil (Toyota do Brasil S.A.) donde comienza a armarse  el Land Cruiser FJ251 en 1959. Este ultimo modelo ya tenía el aspecto propio con el que se conocería incialmente en todo el mundo.

Toyota Corona Pick Up 1962

Para 1962 ya había un millón de Toyota Crown en los Estados Unidos, un carro que se destacaba por su enorme fiabilidad comparado con sus rivales europeos y en varios mercados ya se comercializaba un modelo llamado Corona, que era un segmento menor al Crown.

En 1960 aparece el Land Cruiser FJ40, una de las series más exitosas y que se mantendría en producción durante casi 25 años, poblando todos los rincones del mundo con sus extraordinarias capacidades todoterreno. También se ampliaba la gama de sedanes con los modelos Tiara y Publica, un pequeño coupé deportivo llamado Sports 800 y numerosas variantes de los Crown y Corona. Más de 10 millones de Toyota rodaban ya por el mundo y se abría un centro de investigación y desarrollo en Tailandia.

En 1965 Toyota presenta un coupé de importantes prestaciones para la época, el 2000 GT, con un diseño basado en el sorprendente Jaguar E-Type. Incluso llevó un motor de 6 cilindros producido por Yamaha.

Al año siguiente, en medio de una política expansionista en todas las fronteras, llega uno de los pilares del éxito de Toyota en todo el mundo, el Corolla. Un sedán mediano que se ha producido sin interrupción desde entonces y que se vende en 188 países ensamblado en más de 10 plantas de la fábrica. El Corolla ha representado en 10 generaciones, un producto que ha suplido las necesidades de transporte familiar urbano con una irreprochable economía y fiabilidad para la clase media aspiracional en todos los rincones del planeta.

Para los años 70, Toyota tenía plantas de ensamblaje en los cinco continentes y con esta estrategia pobló el paisaje automotor mundial con sus productos. Es en esta época que nace el Celica, reemplazo del 2000 GT y que se encargaría de poner el nombre de la marca en el mundo de la competición a través del modelo Supra, especialmente en el Mundial de Rally a finales de los años 80 y principios de los 90 a los mandos de Carlos Sainz y Juha Kankkunen.

Toyota Camry 1989

El domino de Toyota en Norteamerica se consolida en la octava década del siglo 20 con modelos como el Cressida, el Corolla, el Starlet, MR2 y sobre todo, el Camry, sedán del segmento D que superó a sus competidores hechos en los Estados Unidos y se ha disputado por casi tres décadas los primeros lugares en ventas con el Accord de Honda.

La Land Cruiser de 4 puertas, la actualización del modelo FJ40 por el FJ73, y el lanzamiento de la primera SUV pequeña de la historia, la RAV4, consolidaron la serie de todoterrenos de la marca. Eso más el advenimiento de la pick up Hilux hizo imbatible a Toyota en todos los mercados, con una filosofía de producción que colocaba cada vehículo en la necesidad de mercado que surgiera. Gracias a sus tentáculos, dispersos hasta en los lugares más inverosímiles, se podría decir que casi cualquier ser humano ha montado alguna vez en su vida en un Toyota.

Después de poblar los 5 continetes y ser el tercer mayor fabricante del mundo, ¿Qué le podría faltar a Toyota?. Tener productos con nuevas alternativas de combustible, ingresar a las principales competencias deportivas y lanzar una marca premium. En 1989 entonces surge la submarca de lujo Lexus, con enorme exito en Estados Unidos gracias al nivel de equipamiento, fiabilidad y calidad de sus productos, desplazando a aristocráticos nombres como Cadillac, Lincoln, Mercedes-Benz, BMW y Audi, nada menos, entre las preferencias de los gringos.

Lexus IS 250

Con presencia en los principales campeonatos del  motor en Norteamerica, como IMSA e Indy-CART, Toyota entró a NASCAR a mediados de la década pasada y en 2002, ingresó como escudería a la Fórmula Uno. Pese al gran capital invertido en el desarrollo de su monoplaza, nunca Toyota obtuvo los resultados esperados en la máxima categoría y en 2009, con los vientos de crisis acechando, tiró la toalla y abandonó la Gran Carpa.

Toyota Prius, primer híbrido en ser comercializado masivamente

El ultimo gran logro de Toyota fue colocar en el mercado el primer carro de propulsión híbrida que se comercializó masivamente, el Prius, un hito en la historia del automóvil y una demostración de que sí son viables estas opciones.

Varios Toyota destruídos en las plantas cercanas a Fukushima

Con altos índices de fidelización y calidad, Toyota se convirtió en 2007 en el máximo constructor mundial, título que ostentaría hasta 2011 cuando la fatalidad tocó a su puerta, primero, por el llamado a revisión de más de 3 millones de unidades de diferentes modelos por un tema de aceleración espontánea, en uno de los mayores escándalos de la historia del automóvil, lo cual supuso un golpe de imagen que aun hoy trata de recuperarse a través del mejoramiento constante de la calidad de sus carros donde quiera que se armen. El otro gran problema ocurrió el 11 de marzo de 2011, con el terremoto y posterior tsunami que afectó buena parte de sus plantas de producción y proveedores en Japón, lo cual provocó una recesión en su cadena de armado que desbasteció gran parte de sus mercados, relegando a la fábrica al tercer lugar de producción.

El GT86, que muestra un nuevo (y muy mejorado) lenguaje de diseño de Toyota

Hoy en día Toyota levanta cabeza, pues poco a poco va saliendo de su crisis, continúa copando con un sinnúmero de modelos cada segmento del mercado, vende carros en los países más remotos gracias a su fantástica capacidad de colocación y logísitica al tener plantas estratégicamente ubicadas y, finalmente, por la fidelidad de sus clientes, que a lo largo de estos 75 años han consolidado a Toyota como sinónimo de calidad en cualquier rincón del mundo donde haya una carretera.

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

2 comments

  1. André De Nys   •  

    My Corolla model 1981 is still a brillante car!

  2. Gustavo   •  

    ¡Me encantan estas notas de historia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>