“¿Y se le puede poner gas?”. Esto costaría mantener un Bugatti Veyron en Colombia

bugatti-veyron-precio-mantenimiento3_1440x655c

Nos llega una información desde un canal de Youtube llamado Salomondrin, en el que un entusiasta de los autos de buena solera se pregunta, mientras viaja en el Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse de un amigo, cuánto cuesta, aparte del precio inicial, mantener un bicho de estos a lo largo de su existencia. La cifra deja con los ojos en blanco hasta al más riquillo. Puestos a soñar, nos dimos a la tarea de calcular ese mismo costo si el carro estuviera en Colombia. Ojo, son datos aproximados. La cifra podría ser incluso superior. Veamos:

bugatti-veyron-precio-mantenimiento

El modelo escogido es un Veyron Grand Sport Vitesse, el más caro porque estamos ya entrados en gastos. Son dos millones de euros si nos redondean la cifra por pronto pago. El euro al cambio de hoy anda por los 3.200 pesos, así que con impuestos y transporte, el carro llegará a puerto colombiano por unos 9 mil millones de pesos. El impuesto de rodamiento incial es de 3.5% el valor del automóvil. Si somos cuidadosos de la ley y no toreamos a la DIAN, hay que cancelar 315 milloncitos de pesos de entrada. Pero afortunadamente el valor va bajando por la depreciación del carro año tras año. Así que, tu, tranquilo. Lo mismo con el seguro todo riesgo, que puede variar mucho dependiendo de la aseguradora, pero el primer año habrá que estar  dispuesto a desembolsar una cifra cercana a los 100 millones. Entonces ya vamos por los 415 millones en un año. Y el carro aun no rueda.

Bugatti-Veyron_Grand_Sport_Vitesse_2012_800x600_wallpaper_2b

Cuando tengamos que reemplazar las cuatro llantas de nuestro Veyron, habrá que desembolsar 80 millones de pesos, pues cada neumático, especialmente fabricado por Michelin para este carro, cuesta 20 milloncetes. Este cambio debe hacerse cada 4.000 kms. Ah, pero resulta que el fabricante recomienda que cada tres cambios se reemplacen los rines, que valen 320 millones. Téngalo en cuenta.

Bugatti-Veyron_Grand_Sport_Vitesse_2012_800x600_wallpaper_3c

Un mecánico especializado, enviado por la fábrica para meterle mano al motor W16 de 4 turbocompresores y 8 litros, cobra 80 millones por el servicio anual. Claro que incluye la mano de obra, eso sí. Un cambio de aceite vale 50 millones de pesos. Claro pues que por 160 millones de pesos extra la marca le ofrece el mantenimiento incluido por tres años.

Bugatti-Veyron_Grand_Sport_Vitesse_2012_800x600_wallpaper_39

Es decir, que si nos quedamos con el carro unos 10 años, casi que habremos pagado el valor del mismo en fábrica a punta de gastos de mantenimiento, gasolina y demás. Eso sin contar con que haya que repararlo por golpes u otra cuestión fuera de la garantía.

Ahora, para rodar en Colombia, lo más recomendable es que importes también la gasolina, porque con la extra de aquí….

 

 

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

2 comments

  1. Daniel Saldarriaga   •  

    Que triste leer este articulo y poder pensar que es una copia del articulo escrito por Diariomotor (España). Utilizar el mismo video como referencia es valido, pero de ahí a pensar que puede ser copia significa que algo pasa, pues la forma de escribir de las personas es muy diferente.
    Ademas, utilizar palabras como “milloncitos” “milloncetes” restan seriedad al articulo y parece ser satírico y escrito por una persona que se dedica a hacer copias (no estoy insinuando que lo sea, solo parece).
    Este blog parece ser nuevo, aun le falta carácter, personalidad y diferenciación; seguramente muchos de los que leemos y leeremos este blog sentimos pasión por los vehículos y de seguro leemos otros blogs. (Como Diariomotor, uno de los mas grandes e importantes en español sobre el tema).
    Este comentario no es con el fin de juzgar, indignar o denigrar, por el contrario, si yo lo pienso, seguramente muchos de los que lean los 2 artículos lo pueden pensar y creo que ayuda a formar carácter de un escritor que espero siga haciendo esto por que bastante que le falta al país blogs como este.

  2. Blogaraje Blogaraje   •     Autor

    Hola Daniel, gracias por tomarte el trabajo de escribirnos expresando tu opinión. Como tu mismo lo dices, se utilizó el mismo video como referencia para escribir el artículo, pues está rotando por diversas fuentes de información de las cuales nos valemos, entre ellas Diariomotor, Motorpasión, CarScoops, AutoWeek, Hemmings, Argentinaautoblog, MotorAuthority y un largo etcétera que incluye la oficina de prensa de numerosas marcas.

    El tono sarcástico obedece precisamente a que la noticia es una proyección soñadora de un hecho que está lejos de suceder en Colombia o que, por lo menos, aun no es real. Ese es nuestro tono y nuestra línea en general. Nuestro estilo, en resumidas cuentas, lo cual no resta validez y veracidad a lo que decimos. Si fuera una copia, además, no nos hubiéramos puesto en la tarea de adaptarlo a costos en Colombia.

    Esperamos contar con lectores tan acuciosos e informados como tu, aunque te precisamos que el blog no es nuevo. Lleva ya 6 años largos al aire y si te tomas el trabajo de leerlo más allá de una mirada inicial, te darás cuenta de que los artículos son propios y cuando se adaptan o se parafrasean las fuentes, se les da su respectivo crédito, como sucedió en el primer párrafo del artículo del Veyron (del cual se podría decir que Diariomotor también se copió, pues la fuente común es el video, pero ellos, como nosotros, lo adaptaron a su entorno). Te invitamos también a mostrarnos si hay otro blog en Colombia que trabaje tanto los boletines de prensa como nosotros. Aquí no encontrarás información “tal cual” la enviaron desde las marcas. A todos se les interviene la comunicación para agregarle datos de interés o darle forma con nuestro estilo propio, ese que tu dices “satírico”. Eso, Daniel, es precisamente lo que nos diferencia. En las pruebas y reseñas de nuevos modelos tampoco encontrarás una “batalla de flores”, alabando ciegamente todo lo que nos ceden para testearlo. A cada quién se le dice lo suyo y de hecho, te vamos a contra una infidencia, algunas marcas nos han hecho el reclamo porque decimos esta o aquella apreciación no tan buena sobre su producto, algo que raramente hacen otros medios que viven de escribir sobre el tema. Si eso no es “carácter” o “diferenciación”, no sabemos qué lo sea entonces.

    Te invitamos a continuar en el Fan Page de Blogaraje en Facebook y en @Blogaraje. También, a participar en los foros de nuestro portal automovilescolombia.com. El único en su tema que existe en el país.

    Saludos y, de nuevo, gracias por tu intervención

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>