UN ICEBERG EN LA MITAD

Recuerda,
por obligación.
Las imágenes
le traen su nombre.
Le resbala.

Recuerda.
Duele un poco.
Le mira.
Le hace suyo.
Le da besos.

Recuerdo.
Es odio.
Puro odio.

Recuerda.
A veces se cree dios.
Dios, puede
cambiarlo todo.

—————-

Fin del suplicio.
Puede caer del cielo
lo que quiera caerse.
Puede caerse el mundo,
si el mundo quiere.
Puede caerse  
la ley de la gravedad.
Puedes caerte,
si se te antoja.
Puedes equivocarte,
también.
No hay atrás. Punto.

—————

Sin escapatoria.
El frío le persigue.
Sabe del abandono.
Lo descubrió
por las hojas vacías.

—————

Llega morfeo. Sucumbe.

3 comments

  1. ociopintoresco   •  

    bonito… bonito.
    Y sin promesas esta vez, porque me cansé de incumplir. Escribiré cuando sea completamente necesario. Sin disciplina. Hasta que finalmente se me acaben las ganas, o hasta que, ojalá, tire todo por la ventana y me dedique a hacerlo diario.

  2. Raúl Moreno Sierra   •  

    No des besa el beso

    Solo aquellos ocasionales besos que por hipocresía se dan, o aquellos que en lugar de manifestar afecto encubren traición, son los que nuestra piel y nuestros labios olvidaran o con repudio y odio siempre se recordaran.
    Aquellos labios que solo por el morbo se confunden besos no son, son solo golpes que tropiezan por unos momentos y nunca marca en nuestros corazones dejaran. Simplemente nos dejan insipidez, o aquella desazón por falta de gusto y sabor, cuando en ellos es absoluta la carencia por el amor.
    La unión de unos labios que se cubren por ese resplandor, por esa gloria que se alcanza con alguien por sus meritos y virtudes, aquel que marcado queda en el corazón, es el beso que por siempre nos unirá en la más bella relación. Nunca se des besa el beso que en pareja nos une para fundir nuestras vidas buscando la dicha de formar un hogar con aquellos soñados hijos a los que siempre buen ejemplo de vida les queremos brindar.
    Como no des besa el beso, tampoco el amor se demuestra feriando el cuerpo. Y el día que infortunadamente lo hagas, habrás perdido lo que nunca a ti regresará. “La autoestima”
    Somos seres de valores y principios, y esa debe ser nuestra bandera, que quien desee izar debe primero conquistar.
    Cuando queramos demostrarle a alguien que ha logrado crearnos mariposas en el estomago; tenemos que conquistar enseñando nuestros valores y no nuestros cuerpos.
    Si algún día te condicionan con la cacareada pruebita de amor, de tajo apártate de esa persona; a no ser que busques lo mismo y termines cayendo en tan lamentable y fácil presa, que nunca más será mirada con el respeto y decoro que en estos asuntos deben prevalecer.
    En todos nosotros está presente esa aureola. Y únicamente quienes logren verla tienen merecida entrada no solo en nuestros corazones; por supuesto también en nuestros cuerpos.
    Si soñamos unirnos como pareja; lo menos es el afán por encontrarla; lo que ha de ser nuestro nadie nos lo quitará.
    Mejor esperar y acertar, que apresuradamente elegir con quien nuestra vida compartir.
    El bulto solo confunde, nubla o enturbia nuestra visón, espera calmadamente conocer su contenido y dejar que sea este quien te ocasione esas ricas maripositas en tu estomago.

  3. Raúl Moreno Sierra   •  

    No se desbesa el beso
    Solo aquellos ocasionales besos que por hipocresía se dan, o aquellos que en lugar de manifestar afecto encubren traición, son los que nuestra piel y nuestros labios olvidaran o con repudio y odio siempre se recordaran.
    Aquellos labios que solo por el morbo se confunden besos no son, son solo golpes que tropiezan por unos momentos y nunca marca en nuestros corazones dejaran. Simplemente nos dejan insipidez, o aquella desazón por falta de gusto y sabor, cuando en ellos es absoluta la carencia por el amor.
    La unión de unos labios que se cubren por ese resplandor, por esa gloria que se alcanza con alguien por sus meritos y virtudes, aquel que marcado queda en el corazón, es el beso que por siempre nos unirá en la más bella relación. Nunca se des besa el beso que en pareja nos une para fundir nuestras vidas buscando la dicha de formar un hogar con aquellos soñados hijos a los que siempre buen ejemplo de vida les queremos brindar.
    Como no desbesa el beso, tampoco el amor se demuestra feriando el cuerpo. Y el día que infortunadamente lo hagas, habrás perdido lo que nunca a ti regresará. “La autoestima”
    Somos seres de valores y principios, y esa debe ser nuestra bandera, que quien desee izar debe primero conquistar.
    Cuando queramos demostrarle a alguien que ha logrado crearnos mariposas en el estomago; tenemos que conquistar enseñando nuestros valores y no nuestros cuerpos.
    Si algún día te condicionan con la cacareada pruebita de amor, de tajo apártate de esa persona; a no ser que busques lo mismo y termines cayendo en tan lamentable y fácil presa, que nunca más será mirada con el respeto y decoro que en estos asuntos deben prevalecer.
    En todos nosotros está presente esa aureola. Y únicamente quienes logren verla tienen merecida entrada no solo en nuestros corazones; por supuesto también en nuestros cuerpos.
    Si soñamos unirnos como pareja; lo menos es el afán por encontrarla; lo que ha de ser nuestro nadie nos lo quitará.
    Mejor esperar y acertar, que apresuradamente elegir con quien nuestra vida compartir.
    El bulto solo confunde, nubla o enturbia nuestra visón, espera calmadamente conocer su contenido y dejar que sea este quien te ocasione esas ricas maripositas en tu estomago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>