200

Paso por 200 y no tengo nada que decir, salvo que el 200 no parece un número mágico, y que me lo encuentro justo cuando estoy pensando que esta noche está lo suficientemente aburrida y larga. A veces, las noches, pueden ser lo suficientemente largas y aburridas, y con miles de ideas en la cabeza que ni las ovejas alcanzan a hacerle contraparte. De pronto, por tanto, las noches deberían desaparecer, pero sin noches, tal vez, la vida no sería la misma (valga el cliché). La oscuridad es una cómplice de la escritura, de los amantes, y de los seres enamoradizos y mágicos que se escapan por ahí y nos soplan al oído ciertas cosas  caricaturescas que pintan ( ya verá usted que pinta). Solo que en noches como ésta (diría Neruda, ponga tono poético: “Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,/mi alma no se contenta con haberla perdido”), los minutos se convierten y el sueño parece un bien ajeno, con un alto poder de envidia. Y luego aparece un tic tac imaginario en la cabeza, que si me preguntan, me gustaría proviniesen de unas manecillas que giran hacia la derecha.

Diría la madre que debería apagar el computador y el televisor y luego dejar que todo quede en blanco. No es tan fácil. A veces la muerte se aparece por allí e intenta arrebatarnos, sin ser el tiempo exacto para morir, o lo que es peor, sin querer hacerlo todavía. Es un problema complicado dejar el cuerpo solo, sin posibilidad de defenderse. También aparecen, inevitable, pensamientos enamoradizos, y aparece él, y su cara, y unas ganas inefables de marcar su teléfono, de escribir su nombre y de decirle, bien, de decirle algo. Y también aparece la pianista del libro y unas impulsivas ganas de seguir leyendo. En fin. Hay noches que son largas por naturaleza y no hay películas cerca que permitan, simple, dormir pelicula.

200 es número interesante. Basura de aquí para atrás, es posible. Es tanto como una noche larga, que se quisiera omitir.

Te espero. Diría Neruda:
Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Suspiro

4 comments

  1. Carolina   •  

    Me encanta que cites a Neruda, pero no entiendo, tu noche es como la noche del poema, ..”callada y constelada…”, pero no está muerta, porque “…estoy alegre, alegre de que no sea cierto.” ??

  2. Carolina   •  

    200 noches?
    200 suspiros?
    200 pinturas?
    200 veces el mismo canal en tv?

  3. Dianis!!!   •  

    Las noches son mas largas cuando el corazón no tiene consuelo, cuando, como dices tu, aparece en tu mente su cara, su sonrisa y sus recuerdos…solo queda para recuperar el sueño escribir y escribir hasta que tu mente tenga el descanso que necesita… y 200 y mas para adelante de maravillosos escritos. Un abrazo.

  4. Camila Avril Camila Avril   •     Autor

    Jajajaja, tienes razón Caro, 200 escritos!!!! Y a Neruda, simple acompañamiento. Anoche tenía una especie de enamoramientoprofundo por Neruda

    Y hay noches largas, larguísimas, porque la cabeza no quiere dormir, entonces se vienen muchas cosas a la cabeza, no necesariamente amorosas, a atormentar, por ejemplo, que Camila tenga ganas de apoderarse de todo. Ya les contaré.

    Dianis, gracias por los deseos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>