Escrituras, de Luisa Valenzuela

2f0b48b10f8aad68dd82b1bf513ccfa9Cuando alguien que te gusta te regala un libro vos querés leerlo ahí mismo, tragándose los segundos de una vez, como si quisieras que su olor –aunque el libro solo huela a libro nuevo– te acompañe hasta el punto final. El libro es verde. Se llama Escrituras y su autora es Luisa Valenzuela. Es argentina y este año recibió en Medellín el premio León de Greiff al mérito literario. Entonces la empecé a leer, con ese afán, y encontré Cambio de armas, un cuento que está escrito en fragmentos, como pequeñas explicaciones que se van relacionando y explicando al mismo tiempo. Escrituras es un libro de dos partes. Primero está ese cuento y luego un ensayo sobre la escritura. Dos textos que Luisa escribió hace tiempo, pero es que a veces en la escritura no importa la fecha. Es el caso.

El primer párrafo es suficiente para que uno quiera seguir leyendo: “No le asombra para nada el hecho de estar sin memoria, de sentirse totalmente desnuda de recuerdos. Quizá ni siquiera se dé cuenta de que vive en cero absoluto. Lo que sí la tiene bastante preocupada es lo otro, esa capacidad suya para aplicarle el nombre exacto a cada cosa y recibir una taza de té cuando dice quiero  (y ese quiero también la desconcierta, ese acto de voluntad), cuando dice quiero una taza de té”.

Se llama Laura y se le ha olvidado su pasado. Al hombre que está al lado lo llama de todos los nombres que se le ocurren, menos del que es: Roque. Y eso es quizá lo bonito (ponga aquí el adjetivo que más le guste) de la literatura, que nos va encontrando con nosotros mismos, a su manera. Roque se llamaba el hermano de Eduardo que se perdió un año antes de que a Eduardo lo mataran. Nunca se volvió a saber de él. Roque, en el cuento, es un hombre extraño, que quiere y no quiere a Laura al mismo tiempo. Mejor dicho, que si la quiere, la quiere de esa forma tan extraña que a veces tenemos los humanos de querer.

El cuento es Laura enfrentada a su memoria o a su no memoria. Y uno siente la desesperación y la desesperanza al mismo tiempo. La obligación de enfrentarse a sí misma y, sobre todo, de vivir en presente. Siempre en presente. Nunca atrás ni adelante: ahí mismo. Eso es ya una lección.

No me gustó el final, pero es quizá porque yo peleo con los finales a cada rato. Me gustaron las últimas oraciones, la idea final, pero no el cómo se llega hasta ahí. Cosa mía quizá, porque me imaginé otro cuento con ese principio, pero ese es problema mío y no de la autora.

Nunca había leído a Luisa Valenzuela y fue un muy buen primer acercamiento: me gustó el ritmo, el orden, la fragmentación. Los pequeños diálogos. Esas frases que de pronto te paran el corazón: “Eso también era la vida, sobre todo eso: una agonía desde el principio con algo de esplendor y bastante tristeza”.

El ensayo, que es la otra parte del libro, es más para esos interesados en la escritura. Una revisión a la forma, al cuento, al microrrelato, desde el ser y el cómo, y también con ejercicios.

Quizá por eso volví a escribir. Gracias, Luisa.

1 comment

  1. Paulo Cesar Barbatti   •  

    Bueno amiga Mónica, ahora cambiando para un artículo más feliz, concuerdo contigo lo cuanto vale la pena una buena lectura, pues a través de los “libros” logramos abrir nuestros horizontes de manera a encontrar cosas que no teníamos en cuenta y, muchas de las veces, recibimos orientaciones de ánimo, coraje, paz y hasta esperanza en seguir adelante… Hace muchos años yo, igual que tú, me encantaba “devorar” un libro del inicio al fin, pero, hoy me he tornado algo perezoso para leer, no sé bien porque… Quizá por los cambios en mi vida y tantas otras preocupaciones en mi cabeza. Bueno, hay que saber buscar los libros ciertos y yo, en esta oportunidad, me gustaría citar los que hablan de la “autoestima” y de nuestro “poder interior” que mucho nos puedes ayudar a lo largo de la vida en como alcanzar lo que queremos…
    Un muy Feliz Año Nuevo le deseo a tí y a todos sus lectores con muchas bendiciones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>