FANTASMAS

No me pregunten tantas teorías. Yo no sé si eso es una crónica, un reportaje, una noticia, un ensayo literario, un texto académico o, es más, no es nada. A mí no importa, qué me va a importar eso, cuando tengo varios fantasmas rondándome el cuerpo completo, moviéndome la mano y obligándome, casi similar a tener un revólver en la cabeza, a que escriba, a que acabe conmigo, me tire en esta cama y no me vuelva a levantar. Solo tengo que escribir. Ni una letra más.

2 comments

  1. jm   •  

    De Fantasmas……unas notas (Monografías)….

    La experiencia temerosa ante los fantasmas así cómo la conceptualización, atributos y cualidades que de ellos se ha tenido estuvieron y está, social, cultural e históricamente determinada. La creencia en la existencia de fantasmas es un hecho generalizado que se fija prácticamente en todas las sociedades de la Tierra. Leyendas, cuentos populares, rumores y folklore referidos a ellos, testimonian directa o indirectamente el interés que los hombres tienen respecto de lo que sucede más allá de la muerte

    Durante la Edad Media, el pasado no estaba muerto, en cualquier momento podía hacer irrupción, amenazador, en el interior del presente. En la mentalidad colectiva con frecuencia la vida y la muerte no aparecían separadas por un corte nítido. La vida se prolongaba después de la muerte, y los muertos estaban siempre presentes, sobre todo durante las ceremonias en que se asociaban con los vivos.

    En el Renacimiento (siglos XV-XVI) se empezó a perfilar, gradualmente un cambio actitudinal y mental que derivaría después de doscientos años, en el movimiento iluminista (siglo XIII). Las historias de fantasmas tuvieron desde entonces que ver con la insurrección y no con la resurrección de los muertos.

    Los siglos XVII y XVIII eran sensible a toda clase de influencias extracientíficas, ya sean morales, religiosas o sobrenaturales; no faltaron las desmitificaciones y los debates respecto de las apariciones. Además mucha de la crítica se apuntó contra los charlatanes y sus ingenuas víctimas, deseosas por creer.

    En el siglo XX, la revolucionaria modificación de los paradigmas científicos, especialmente a partir de la teoría cuántica y de la teoría de la relatividad, introdujeron nuevas perspectivas en el escenario intelectual de Occidente. Se plantearon dudas y serios cuestionamientos al mecanicismo y al materialismo vigentes. Los impresionantes avances tecnológicos permitieron que se descubrieran mundos invisibles al ojo humano, revelando la existencia de distintos universos en un mismo espacio físico. Esto terminó por destronar al sentido de la vista, hasta entonces considerado la única herramienta de criterio válido de comprobación de la verdad.
    Hoy sabemos que hay cosas reales que no pueden medirse o pesarse; y aún así están ahí. El universo, antes determinado, se ha vuelto indeterminado. En consonancia con ello, los Grandes Relatos físicos y metafísicos, de los siglos XVIII y XIX, parecen no explicar nada; creándose un terreno propicio para el sentimiento de impotencia, el descontento y el escepticismo.

    Una vez más la crisis ha obligado que se rescate el fetiche mágico que habíamos arrumbado en el sótano, convocando a los antiguos y desprestigiados fantasmas, que en realidad, nunca habían estado del todo olvidados o ausentes. Los fantasmas vistos desde una perspectiva histórica pueden decirnos mucho acerca de la evolución de nuestros miedos, esperanzas, aspiraciones y miserias.
    Seres imaginarios han poblado siempre las noches sin que la era del átomo y la cibernética hayan podido acabar con ellos, acaso porque el conocimiento científico y las utopías sociales están aún lejos de calmar todos los miedos ancestrales del hombre y de colmar sus esperanzas
    El miedo a lo invisible continúa profundamente arraigado en nuestras entrañas. A medida que se difunde el conocimiento científico vamos adquiriendo más y más conciencia de que hay cosas que no podemos conocer. Hay muchas enfermedades del alma que provienen precisamente de esta sensación de impotencia de los hombres ante su destino.

    ¿Cuales son las rabietas y los fantasmas de Camila?

  2. jm   •  

    · Camila puede escribir un articulo periodistico donde se observa el orden de los tiempos.
    · Camila puede relizar un trabajo periodistico de caracter informativo grafico.
    · Camila puede divulgar un hecho antes desconocido.
    · Camila puede llevar a cabo un escrito en donde desarrolla sus ideas sin necesidad de mostrar el aparato erudito.
    · Camila puede elaborar un conjunto coherente de ideas y/o enunciados referente a la hermeneutica y su trabajo literario.

    Y no me preguntes que es una cronica, un reportaje, una noticia, un ensayo literario o un texto academico. Una cronica, un reportaje, una noticia, un ensayo o un texto acedemico ERES TU…… 8-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>