HIPERSENSIBILIDAD

La cosa es que los ojos se hacen más perezosos cada vez. Ahora se las ingenian frecuentemente para ver solo lo que les conviene. De lejos, por ejemplo, parece que nada, y todo, para ahorrarse energía, por supuesto, lo ponen borroso. Así las cosas, la vida, la mayoría del tiempo, es borrosa. Ligeramente borrosa. Por eso no te veo. Todavía andas lo suficientemente lejos para que los ojos, esos perezosos, no te tengan en su perspectiva. Por derecha, en el de rojo pasa lo mismo.

Hipersensibilidad. No importa. ¿Dónde están?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>