La brisa de Río de Janeiro

El cielo no parecía de Río de Janeiro. Estaba tan gris, y tan triste, que no tenía nada que ver con la alegría que por estos días sienten los cariocas por eso de los Juegos Olímpicos del 2016 y la Copa del Mundo del 2014.

“Llevamos tres días acá y no ha parado de llover”, me dijo sin preguntarle, en su acento argentino, una turista. Luego se bajó del ascensor.

La neblina era espesa y en esas condiciones, al Corcovado solo se le ven los pies. Un sitio menos para visitar, de esos infaltables, según coinciden muchos cariocas, como Ronaldo Aguiar: “No puedes dejar de visitar el Cristo Redentor, es un símbolo de la ciudad. Desde allí puedes ver Río de Janeiro y es una visión bellísima”. Lo dijo en portugués, muy seguro de su recomendación.

En Río de Janeiro, por lo general, el sol saluda siempre y un poco fuerte, entre unos 25 y 37 grados. No obstante, cuenta Paulo César Barbatti, otro brasileño que vive en Río, “hay épocas, cuando va llegando el verano, que llueve mucho”. Estos días, son de esas épocas.

La lluvia cae desde temprano y es constante. Las playas, que se caracterizan por estar siempre llenas, están vacías. Las olas llegan con fuerza a la playa y el viento despeina.

Bien, eso sí, durante todo el día son muchas las personas que trotan al lado de la playa, en un camino pavimentado, tipo cicloruta, con palmeras a lado y lado. El clima es lo de menos y la hora, ni qué decir. Ellos trotan en la mañana, en la tarde y en la noche.

Bom dia

Obrigado se escucha a cada rato. Los brasileños dicen gracias casi todo el tiempo, así como saludan, de doble beso y, en la mañana, un Bom dia (pronunciar bom yía). Si hablan despacio, alcanzas a pensar que el portugués es facilísimo y casi igual al español. Si lo hacen rápido, literal al dicho, te hablan en chino.

Río de Janeiro es una ciudad grandísima. Y lugares para visitar, en la misma cantidad. Después del cerro el Corcovado las recomendaciones pasan por el Pan de Azúcar, las playas de Copacabana, Ipanema y Leblon, el barrio Santa Teresa, la Catedral Metropolitana, el Museo Nacional de Bellas Artes y, eso sí, el estadio Maracaná y el Sambódromo.

“El estadio porque es un símbolo del fútbol brasilero”, explica Ronaldo, levemente orgulloso. Entonces esboza una sonrisa grande y habla del mundial y de los Juegos Olímpicos, esos que, señala, le darán a Río una mejora importante en infraestructura.

Y si uno se va por la calle preguntando si están felices, no lo dudan: “muito”. Con la cara uno traduce que, muchísimo. Desde el aeropuerto se ven los logos de Río 2016 y entonces se lee: “Aquí tenemos el espíritu olímpico. Mira como nos estamos preparando”.

Pese a lo triste que puede estar el cielo, Río es una ciudad bella, con un encanto propio. Recorrerla es encontrarse con alguien que te sonríe, una imagen que te sorprende, un carioca con una cara para derretirse o un viento que trae la brisa del mar, y de Río, por ahí derecho.

5 comments

  1. Jotam   •  

    Hi CamilaAvril, tengo que decirte estas palabras: Eres un ente inmenso, lleno de sorpresas poseedora de unos genes que te hacen fuera de lo comun.
    En el curso de pocos dias cautivastes mi atencion con tu poesia y literatura. No sabia que eres fan da Neruda, como tampoco conocia detalles de tu vida, ni de la influencia que tiene Eduardo en tu trabajo. Hace pocos minutos leyendo sobre ti y en los anales del carnaval de Rio Sucio aprendi un poco de tu biografia como tambien sobre Eduardo. Un gran hombre y de tal hombre, tal hija….Permiteme una pregunta con todo el respeto que te mereces:
    Porque abres el escrito con ” Porque los muertos han de doler para siempre” y lo cierras con “Para mí nunca existió, y con eso, se carga toda la vida.”??? Una contradiccion??
    Perdoname si me estoy entrometiendo en cosas que no me pertenecen, pero despues de atar estos cabos te siento mas que llena de muchos sentimientos, por algo las palabras, la escritura se rebosan en ti. Espero llegar a tener la oportunidad de leer un libro tuyo, y si algun dia tienes el chance de visitar New York desearia pedirte que me autografiaras uno de tus escritos. Pero bueno esto esta ya muy largo por ahora, te seguire deseando la mejor de las suerte con tu vida y trabajo.
    From NY talk to you later….8-)

  2. Carolina González Aponte   •  

    Rio… cosas en común! Encantos propios.
    Delicioso y al tiempo debe ser como una torre de Babel.

  3. PaulaCruz   •  

    Niña… deli ese viajecito, yo quiero trabajar así (pero todo el año)… jejeje

  4. Camila   •  

    Jotam, gracias por escribir. A mí me encanta que lo hagan. Primero, me alegra haberte cautivado con la poesía y la literatura. A mí también me gustaría en algún momento tener un libro, y hasta dedicarme a ello, pero uno tiene que empezar y ese camino es largo… Esperemos que en los planes del titiritero mayor, también lo esté. Segundo, gracias por eso de los genes. Sobre Neruda te cuento que me encanta y te añado, también Pizarnik. Tercero, sobre Eduardo. Sí, fue un gran hombre. No lo conocí, de hecho, lo he inventado toda la vida, pero es una musa interesante. Cuarto, sobre la contradicción, créeme que me pusiste a pensar. Lo de los muertos es un epígrafe que tenía mucho antes del texto y que me pareció encajaba perfecto. Y aunque me pusiste a dudar, creo que la frase final, si mal no recuerdo, tiene mucho que ver en que en últimas los muertos no existen, en tanto personas que se puedan tocar… y eso pasó con Eduardo, para mí, en tanto persona material, nunca existió y con eso se carga toda la vida. Ahora bien, si empatamos, diríamos que los muertos, por menos que se quiera, han de doler para toda la vida… a su manera, por su puesto, en un dolor no necesariamente perturbador y tal vez necesario ;) Habrá que escribirlo… Jotam, muchas gracias por leerme, espero puedas seguirte pasando por aquí. Y sobre lo de autografiar uno de mis escritos, pues me sentiría muy rara, pero por supuesto sería un placer… Un abrazo, Camila

  5. Paulo Cesar Barbatti   •  

    Muchísimas gracias Mónica, por tantas cosas bonitas sobre Rio de Janeiro, en tu Blog tan importante y famoso. Y más aún… de corazón te lo agradezco, por la parte que mi toca, al ver con inmenso orgullo y honor, mi nombre haciendo parte de un maravilloso artículo tuyo. Gracias y un inmenso abrazo desde Rio de Janeiro… Paulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>