León

Y el león se paró y rugió tanto como le alcanzó la voz. Estaba solo y viejo, y de la selva de antaño solo quedaba un árbol, casi sin verde. Tampoco estaba la corona, ni los dientes. El león fue un punto y aparte, muy aparte.

1 comment

  1. Paulo Cesar Barbatti   •  

    Algo muy común para muchas personas que, por motivos obviamente diversos, pasan por la vida y la terminan practicamente y tristemente sólas. Conozco personas que viven así y, hay algunas que hasta si acostumbraron con la soledad. En mi caso no lo soportaría y, creo yo, por ser del sígno de “león”, necesito tener alguien a mi lado, siempre…
    Paulo, desde Petrópolis en Brasil…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>