Mango biche y sin limón

Creo que uno a veces debería quitarse la piel y dejarla madurar un poco. Y mientras tanto, mientras seca, por ejemplo, coger un poco de colores y pintarse como los niños pequeños pintan cuando están aprendiendo a pintar. Entonces uno saldría a la calle siendo una persona colorinchuda, felizmente colorinchuda. Y tendría sonrisas y rayas por todas partes. De seguro, cuando vuelva a su piel, los rezagos de color tienen, por demás, que pintoretear su madurez. Indiscutible.

1 comment

  1. Juan Rico   •  

    Inteligentemente delicioso, Salud pues¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>