Mucho gusto, Rulfo

Me llamo Rulfo. Tengo un año y medio, en las cuentas de Camila Avril. Mi mamá se murió cuando yo era un bebecito y nunca supimos el día exacto de mi cumpleaños. Sabemos, porque me miraron los dientes, que fue un día de noviembre. Ella decidió que fuera el 15. Tal vez Camila no sepa a qué vino a este mundo, pero yo sí: a dormir y a morder. Sé que me llamo Rulfo, por Juan Rulfo, el escritor, y dice que yo tengo que ser un gato que escribe, porque como no, con semejante nombre. También tengo múltiples personalidades, y a veces soy Rulfo José o Rufino José Cuervo. Me gusta comer atún por las mañanas, aunque me pusieron a dieta porque se me estaba creciendo mucho la barriga. Ahora mismo estoy durmiendo.

Duermo 18 horas, muerdo 5 y escribo una.

Estiramientos

 

Screen Shot 2017-05-21 at 2.06.03 PMEstirarse. Las camas son esos objetos de cuatro patas, como los gatos, que no maullan. En el lugar perfecto, donde se han de acostar otros –pero uno llega primero–, las patas de adelante se deslizan y luego se deslizan las de atrás, el cuerpo queda hecho un palito que encaja con las arrugas (o las arrugas de la cama y el gato encajan exactas). Cerrar los ojos y dejarse llevar sin importar la envidia de otros que no tienen arrugas para encajar, ni cama ya para estirarse.

Así son los domingos que un gato se merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>