SUEÑO

Laura se derrite de calor. Apaga las luces de la habitación. Esas cuatro paredes en las que está la mitad de su vida, incluyendo los vestidos, el computador, sus 17 libros (que no aumentan ), los zapatos, las fotos, los recortes del periódico de escritos que le han llamado la atención y una pared vacía. En esa pone los pies y luego se deja llevar. Primero la sangre va a su cabeza. Los pies se ven más blancos. Aparecen historias. Muchísimas historias. Como cuando el cantante de la radio se enamoró de ella y pudo pasearse con él, enfrente de muchas, para ver sus caras rojas, envidiosas, muertas de la ira. ¿Muertas de la ira? Con el ceño fruncido, la boca medio abierta. Paralizadas y agarradas de gancho, mientras Laura, sonriente, se tambalea de la mano de su novio, con un vestido rojo, escotado, una figura de modelo, zapatos altos. Encaja perfecto en el molde de las estrellas de Hollywood. Se dice estúpida y cae a tierra. Una dura caída. No es muy condescendiente con eso.

Laura se cree intelectual, de esas pocas que saben nombres de escritores famosos. Nombres raros. No necesariamente los ha leído. Entre sus apellidos aparecen Nietzsche y Kaffa y Cortazar. Esos, bueno, de esos sí ha leído una que otra cosa. Se enloquece un poco. Ella SE CREE, que es un límite bastante complejo.

Laura se derrite de calor.

… seguiremos…

1 comment

  1. Paulo Cesar Barbatti   •  

    Muy lindo… y yo, a veces pienso y hasta con una cierta certeza, de que nuestros “sueños”, como los de Laura, son el combustible que impulsiona nuestra vida, haciendo realidad casi todo aquello que queremos. Hay estudios que comprueban, que nuestros sueños más profundos y llenos de fé, alguno día se hacen realidad en nuestras vidas… Es como una semilla que se ponen en el suelo, y se le cuida todos los días con mucho cariño y amor, y pasado un tiempo hemos flores, o frutas o aún un lindo árbol. Entonces, hemos que sembrar con fé y amor en nuestro subconsciente, aquel sueño bonito en lo cual nos gustaría participar… Como los sueños bonitos de Laura. De corazón, deseo a tí Camila y a sus lectores, felices sueños…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>