DEL AMOR Y OTRAS EQUIVOCACIONES

Tal vez sea inevitable, tal vez. Todavía hay un poco de algo, inexplicable, también. Lo difícil es tu falta de tacto, de imaginación, de lanzarte y darle un beso, aún cuando su boca no está tan lejos. Saber, sólo si crees en él, que Dios no escucha tus súplicas repetidas: ‘dale señor, colabora con la causa’. No, Dios para eso está sordo. Entonces te conformas con la idea que es una más de tus equivocaciones. Ya se irá, ya casi. Regalale a Dios un antibiótico para su otitis.

Ella -una amiga de pelo morado – escribió que era una mala idea prender la luz cuando no se han revelado las fotografías. Tiene razón. Muy mala idea evitar la imagen antes de que esté lista, salvo si está él y la idea es el olvido. Luego dijo que ponerse sandalias en invierno. Tiene razón. Ver como tus pies se ponen húmedos y como contagian la bota del pantalón y como estorba el agua estancada allí. Supongo que mojarse los pies implicará, no necesariamente, mojarse el resto del cuerpo, pero los pies, los pies es molesto, salvo si él te coge la mano y se mojan juntos. No importan los zapatos, tampoco si llueve, incluso. Violeta dijo que era mala idea comer chicle con hambre, leer con sueño y actuar sin pensar. No tanto. No es tan mala idea. No siempre el chicle da hambre, aunque preferiría un beso, de él por supuesto, que masticar chicle. Si lo que se quiere es dormir libro, leer con sueño no es tan mala idea y más si tiendes al desvelo, y más si vas a dormir con él, en sueños. A veces no hay que pensarlo tanto. Si esa no noche no hubiese pensado tanto, tal vez me hubiese acercado un poco más cerca de su cara. Ella terminó sumando una última frase, después de una pausa suspensiva, …casi tan mala como enamorarse de quién no se debe. Ahí está. La mala idea de enamorarse de él, una manzana casi tan prohibida como la de Adán y Eva, salvo porque la prohibición no existe en realidad, excepto por su falta de amor, o su despiste, si es el caso. Preferiría que fuera por despiste.

WRITING

¿Con dos copas de helado es suficiente? No está para responder. Quiere saber si es suficiente para embriagarse, tanto para empalagarse, olvidarse y borrarse. Algo así como decir control-alt-suprimir. ¿No es suficiente? No está para responder.

Luego se debe poner finalizar tarea. La tarea es dejar de sentir. Lo demás es añadidura. No. Esa no es la tarea. La tarea es dejar de pensar. Lo demás es añadidura. No. Esa no es la tarea. La tarea es dejar de querer. Lo demás es añadidura. No. No siga. Se podría terminar diciendo lo que no se quiere decir. El problema es mirar dónde no se debe, escribirle a quién no lee, gritarle a quién sigue sordo.

Si no se tiene el suficiente helado para olvidar es preferible buscar la posición exacta en la cual el corazón se encalambre, tanto como logra hacerlo un pie, y después extirpar su nombre, tanto como cuando se presiona el pie y no duele. Suprimir el pedazo de corazón que ocupa, más cuando ni su cabeza, ni su corazón, incluso, ha tenido tú nombre. Diría la amiga de Violeta -alguien que ronda por ahí, a veces como fantasma -, no en sus palabras, la costumbre de enamorarse sola. Y diría Violeta, no en sus palabras, eso de pensar en la inmunidad, de reírse de los consejos, de sistematizar eso de que ‘la letra con sangre entra’. Y diría Tomás -otro de ellos -, crazylove-lovewithout feedback. Y diría Camila, eso y todo lo demás.

El amor no existe, no siempre. Y ellos no entienden -el corazón y sus secuaces -, tampoco, o no quieren entender, que es peor.

123