GALERIA RODANTE II

Les dejo la segunda parte de la crónica. Ahí va!

Tirando compás

A Pingüino lo único que le exigen es el logotipo de la empresa, el color de fondo del carro, que lo pinta otro, y el paisaje. De resto, tirar compás a diestra y siniestra, según le mande su cabeza. A veces le han salido con cosas extrañas. Por lo general a los dueños de chivas les gusta poner en la parte de atrás la iglesia del pueblo, el sagrado corazón, un paisaje de los que recorren, la Virgen del Carmen o algo que se ingenie Pingüino según las líneas que le hace a los lados. “De resto, que le quede muy bonito”. En fin. A los dueños ya no les gustan las chivas sencillas.

Continuar leyendo