INCLUSIÓN

Incluirse en su vida, como una forma de hacer que sean uno solo, y no dos, de tal manera que el amor del uno, alcance para cobijar al otro, y viceversa. Así, que ella no lo quiera no importará más. Lo de él alcanzará para cubrir la cuota sentimental necesaria para sobrevivir para el resto de las vidas, suponiendo, que no hay abogados que quieran separlos, ni desamor suficiente para repartirse las almohadas. Incluirse en su vida, para poder hacerle el amor cuando se le ocurra, cuando tenga ganas, cuando haya mucho que hacer, cuando los dos quieran ponerse uno al lado del otro, con un libro en la mano, con la cara en paralelo al techo, tratando de leer, pero pensando en acercarse, robar un beso y continuar. Y sobre todo, incluirse en su vida, para que le quiera mucho, y no le duela más, que su mirada, no esté, aunque fuese, en medio de su entrepierna.

Inspiración: El blog de Eliette, una amiga de Letras.  Una frase: de una tarde de lectura con un buen amigo. Y el amor: del aire.