L

Pequeñita se siente María. Más pequeña que su nombre y que lo que ella es con su cuerpecito delgado. Tiene la cabeza atarugada de palabras. Está que dimite, que se tira en la cama con los ojos cerrados, a dejar que el tac tic del reloj la extermine.