UNA CIUDAD GRIS

Es gris, y no solo porque las nubes se pasan la mayoría del tiempo unos cuantos metros más arriba del techo de las casas. No. Es gris, y no solo por el humo de los carros que han causado contaminación. No. Es gris, porque su corazón la ha pintado así. Se debe a que pertenece a otro lugar, ese mismo donde dejó los colores, los zapatos y donde se dejó a ella misma, también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>