La despensa de la pobre Viejecita

Por Alvaro Galeano [algagil@hotmail.com]

En medio de tanta abundancia en la hacienda verde y tal escasez en el rancho rojo, nos queda una dicha y es el poder recordar esa vitrina, esa despensa llena de las mejores viandas futbolisticas, en este caso jugadores de fútbol nacidos en estas breñas paisas de riquezas naturales, de campos llenos de flora silvestre y de jugadores que muchas veces ni supieron cuánto valían. Hoy ilustro esta página con una fotografía de una Selección Antioquia que puede ser de 1966. Esta nómina jugó un torneo amistoso en el mismo Cali que luego los recibiría para el campeonato nacional y en el cual se conseguiría el segundo lugar que parecía ser nuestra mayor desgracia, aunque ya vendría la época de los grandes éxitos; pero la nómina, incomparable. Su director técnico era Luis López, el popular flaco López, argentino, exjugador, talentoso para el manejo de grupo y de una bohemia incomparable. Veamos los jugadores:

* Arriba de izquierda  a derecha:
-El arquero RODRIGO GONZALEZ, en la liga atajó principalmente para Fabricato y luego en el fútbol profesional para el Quindío, aunque de corta trayectoria, creo no equivocarme si digo que en el cuadro textilero compartió arco con Gustavo Echavarría, falleció demasiado joven.
-FABIO DE J. RAVE, también de Bello, lo conocí en sus comienzos en la primera categoría jugando para Estra, justo el año que descendieron a la B, era 1956; su rudo temperamento futbolístico no le auguraba gran recorrido, pero fue puliendo sus condiciones y fue baluarte de varios seleccionados antioqueños, incluída la campeona de 1962, también consiguió la primera copa ganada por Fabricato en la primera categoría. Después del título de 1962, engrosó la nómina reservista del Medellin; ya falleció este líder en sus buenas épocas.
-SERGIO OCHOA, el popular “Hincha”, de esos fenómenos que se dan pocas veces, lo vi jugando para Coltejer de las reservas y luego despuntó jugando en Apolo en donde hizo con Carlos Arango Salinas una línea de volantes inolvidable, llenaban la Marte Uno para verlos como se divertían jugando con amplio lirismo, jugaban balón, derrochaban técnica; “El Hincha’ llegó a Santa Fe y una lesión le cortó su sueño del fútbol rentado; con el tiempo lo veía deambular por las canchas en donde desplegó su talento, hace algunos años falleció.
-El mono GUSTAVO MUÑOZ, lo recuerdo poco, pero su gracia tenía para estar en este cuadro.
-RIGOBERTO URREA, un gigantesco defensor central o volante, en la liga lo vi destacándose en el Apolo, muy pronto saltó al profesionalismo en el Kinder de López Fretes, el Pereira y pertenecer  a varias Selecciones Colombia incluída la primera representación nacional a Juegos Olimpicos, los de México; después sería destacado personaje en el América de Cali y una maldita lesión le alejó del fútbol. Manejó por años un famoso bar El Imperial que luego se llamaría Internacional; su don de gentes hicieron de este sitio un agradable recreo.
-SAUL VELASQUEZ, hoy catedrático, fue decano de alguna facultad en EAFIT, pensaba más en su preparación académica, pero sus condiciones futbolísticas lo obligaban a estar en acción, desde joven hizo parte de los equipos de Vicuña, tenía talento, fuerza y marca, marca a lo vaquero; gran amigo, todo un profesional, acaba de lanzar un libro sobre estudios económicos en el idioma de Shakespeare y ha gozado de gran acogida.
-REINALDO SANCHEZ, a propósito, involucrado en los primeros pasos que dio este exitoso evento del Ponyfútbol que hoy se juega en su edición número XXVIII. Defensor central de baja estatura pero de inigualable saltabilidad, amén de buena técnica para evitar la mala intención; siempre lo ví en Sulfácidos hasta llegar a la línea profesional de Atlético Nacional; antes de jubilarse fue funcionario de Coldeportes Antioquia, prestando con su cargo un gran servicio a las ligas de nuestro departamento.
-HECTOR MARIN, marcador que pertenecía a Fabricato, de buena técnica, fue titular en varios seleccionados; prestaba un muy útil servicio en su trabajo, un Monte de Piedad en San Juan con Carabobo, en aquellas noches de “todos de saco” porque la juerga es larga.
-ANIBAL CARDENAS, un gran arquero, un pintoresco personaje de las noches del Viejo Medellin, Anibal llamado carinosamente “Rastrillo”, jugó para Sulfácidos, Apolo, La Macarena, pero en su periplo profesional jugó para el Atlético Nacional, compartiendo entre otros con Luis Largacha; sus condiciones se basaban en una gran colocación y en el arrojo, los delanteros le temían a chocar con sus manos, forjadas además en el trabajo que realizó siempre, la cerrajería; pudo haber sido mas como deportista, pero las noches de Nemqueteba, Jardin Pilsen, Tropicana y la música de la Combo Di Lido fueron mas; su hermano Darío Ingeniero Agrónomo, fue otro brillante futbolista, pudo mas la academia!
 
** En cuclillas,
-GABRIEL CORREA, puntero derecho, se destacó en varios equipos de la liga, hizo parte de esta selección y esto lo lanzó al Kinder de Don César López Fretes, aunque sin mucho éxito en cuanto a titularidad.
-OSCAR VILLA, especial talento el de este corpulento defensor o volante según las necesidades de sus técnicos; recuerdo que se había iniciado en el equipo patrocinado por la Esso, luego llegó a Pilsen con varios años en la primera categoría; de esta selección pasó al Pereira de López Fretes, siempre titular, luego llegó al Quindío, Medellín, Once Caldas y en un canje raro apareció en Santa Fe; cuando iba a debutar en un cuadrangular internacional, el presidente Carlos LLeras Restrepo ordenó el toque de queda, era el año 1970 y todo el mundo a dormir temprano, se dañó el evento y se desarmó el trato que incluia a Alonso Pipa Botero, Iván Salcedo y el citado Oscar Villa, lo que impulsó su retiro, ya falleció.
-LUIS ALFONSO PIZARRO, brillante goleador por décadas en el fútbol aficionado y las veces que lo hizo para el fútbol profesional, refrendó sus condiciones con creces, que lo digan sino sus pasos por Medellín y Millonarios a pesar de tanto delantero argentino; en el fútbol de Antioquia defendió a Tejicóndor y Vicuña entre los que recuerdo; alcanzó a dirigir algunos partidos al equipo profesional de Nacional.
-FABIO CADAVID, de la dinastía Cadavid encabezada por su padre y su hermano Uriel, Fabio se inició en la primera jugando para Coltejer como buen goleador, luego pasó por Sulfácidos y en el fútbol profesional debutó con el Pereira que ya hemos mencionado; llegó al Medellín, pasó por Once Caldas, ya era marcador o volante con buena pegada, regresó al Medellín hasta su retiro; destacado comerciante, fallece trágicamente.
-RAMIRO MONSALVE, el mayor de una familia de cracks, fútbol lírico, disfrute puro, gol, guapo, no nos explicamos como no fue mas; en el Suramericano de Asunción de 1967 fue considerado el mejor juvenil de Suramérica, luego estuvo en Panamericanos de Winnipeg, jugó en la profesional para Nacional, Pereira, Once Caldas; era la época en que los técnicos consideraban que el jugador bajito era marcador y desdeñaban el talento impresionante como el de Ramiro.
-JOSE MEJIA un puntero zurdo de violenta pegada, se destacó en Fabricato, pequeño, rápido, terror de arqueros, nativo de La Floresta, su físico con apariencia de obeso le negaba brillantez.
-Termina esta foto con DARIO LOPEZ, de otra gran dinastía al lado de Luis Fernando, Gustavo y John Jairo. Darío lo vi en Coltejer y de allí a la selección y al kinder ya mencionado; conocemos su recorrido por Pereira, Cali, Santa Fe, Medellin, Cúcuta y alguno mas y las distintas selecciones Colombia, bien juveniles, olimpica o de la rama profesional. Luego sería técnico de varios equipos entre ellos el Nacional.

Esta seleccion hizo el preámbulo de la que sería la nómina definitiva para el campeonato nacional que se reajustaría con Gustavo Cifuentes, Rodrigo Bustamante aquel gigante delantero nacido en Británicos y que luego llegó a Medellín, Drogueria Colombiana y otros equipos, Rodrigo Ángel, marcador de los buenos en Haceb,Jaime Chano Restrepo, de Vicuña y Haceb, Juan Pineda creo del Sena, Victor Urrutia, un moreno chocoano que jugó algunos dos o tres partidos en el arco de Nacional, ya fallecido y Gustavo Acosta entre otros. Fútbol del bueno, abundante en personajes, cuántos quedaban por fuera. Si, Antioquia era una despensa, la de la pobre viejecita! Y no estoy hablando de Manuel! 
El Polaco, Álvaro Galeano

Cuando los punteros se daban silvestres y de gran clase

Por Álvaro Galeano [algagil@hotmail.com]Justito en la organización del Festival de Festivales de La Corporación Los Paisitas, me encuentro con uno de aquellos jugadores que no rodaron con suerte en el ámbito profesional por la invasión extranjera de la época de los años sesenta, pero que aún hoy, él tendría vigencia; la velocidad, gambeta y gol no pasan de moda y este Oriol Ruiz gozaba de estas cualidades.

Oriol Ruiz es fruto del Barrio Colón, cuna de grandes deportistas, sede de la legendaria Cancha de la Colombiana, en donde se jugó el mejor baloncesto nacional de la época. Ruiz se inicia en equipos del recordado por algunos y olvidado por la inmensa mayoria, Arturo Villegas.

Un año después del primer Baby Fútbol, en 1960, Jorge “Tato” González que había sido figura del Maltica, primer campeón, encontró en Oriol Ruiz un buen compañero de colegio y un mejor jugador y lo invitó a hacer parte de un equipo, Deportivo Frenón en la categoria juvenil y con una excelente nómina, la presente en esta foto que acompaña la crónica:

-Parados.
Tongueo Vélez,auxiliar de muchos equipos.
Victor Isaza arquero.
Guillermo “La Gata” Muñoz, volante jugaba bien, lo mismo a los caballos, al chance o a la cartas.
Jorge González, figura del fútbol nacional.
Horacio Estrada que luego se destacaría en Vicuña y Pilsen, que taches Dios mio! el rubio a su lado, no recuerdo el nombre pero creo que llegó a Sulfácidos. Lázaro Estrada, hermano de Horacio, no los ponían juntos en la foto para no tener un lesionado en casa.
Rodrigo Ramirez.
El recordado hoy Oriol Ruiz.
Gustavo “Ñato” Ortiz, habia sido arquero del baby fútbol, ahora aparecía como marcador de punta y así llegó a las selecciones Antioquia y al fútbol profesional, marcaba como con torno, era indeleble.
El entrenador Rodrigo Fonnegra, personaje de palabras mayores en el fútbol de Antioquia, en el fútbol profesional, en la fabricación de implementos deportivos y campeón como jugador con Ingenieria y Construcción en la primera categoría de 1953.

-En los sentados están:
Oscar Arrubla.
El ingeniero Durán
Guillermo Serna, no recuerdo el siguiente.
El Mono Restrepo.
Hernando Ricaurte, pintó bien, alguna salida con la profesional del Nacional, desapareció y luego se dedicó al arbitraje.
Jaime “Chano” Restrepo, un gran jugador que se destacó con Vicuña y Haceb entre los que recuerdo, además de algunas selecciones Antioquia.
El último es Alberto González, hermano de “Tato”.

Como pueden ver, esta nómina aportó buen número a las inferiores del Nacional, al llamado Sulfácidos de la familia Botero Moreno. Allí Oriol Ruiz se encuentra con algunos que serían grandes figuras del fútbol paisa, casos León Muñoz, prospecto con mucha salidas en el cuadro verde, pero que un desgraciado accidente lo dejó en eso, solo promesa; tambien estaban los hermanos Miranda, Humberto, todo un señor jugador en el medio y Rodrigo a quien su bajo perfil le negó mejores oportunidades, pero así y todo jugó para Nacional, Santa Fe con el que salió campeón y Bucaramanga. Jugaba también Hernán Agudelo que tuvo algunas salidas profesionales, gran ser humano.

El paso por este Sulfácidos patenta a Ruiz de figura y salta a los seleccionados antioqueños, recordando a uno de ellos que estuvo en un hexagonal en Cali en el año 1962; tuvo como compañeros a Ramón Vélez y Jairo Santamaria, ambos llegados al profesional, con gran vigencia Vélez en Nacional y con esporádico paso por Tolima por parte el concejal Santamaria. Jaime Salazar, Diego Galeano, Elkin Velásquez, Ignacio Rendón talentoso que pasó por Quindío, Gonzalo Caro goleador con poca oportunidad en el Medellín, Emiliano Gómez, puntero izquierdo paisa pero con calidad brasilera en su shut.

En 1963 Oriol Ruiz tuvo su mejor vitrina en el primer campeonato nacional juvenil de Girardot, Antioquia sale tercero en forma increíble y veamos compañeros de Ruiz: Julio Edgar Gaviria, Delan Galeano, Jorge Tato González, Javier Mesa, León Muñoz, Darío “La Pipa” Vásquez.

Como dije antes, una gran vitrina para que Oriol llegue al profesionalismo, había sido llamado a esa preselección para el Suramericano del 64 en Bogotá, pero primó el colegio; igual subió a la profesional del Atlético Nacional, tiene su debut ante el Deportivo Pereira, pero las oportunidades son muy pocas, dominan los argentinos de poco fútbol pero de excelsa verborrea y los directivos con paruma que veían a nuestros futbolistas por encima del hombro y estos ayudaban con su poco profesionalismo, no era el caso de Ruiz, pero si lo mataba su juventud. En Nacional solo soporta dos años. Ya para Ruiz el fútbol era solo una diversión y así en 1966 llega al Medellín, también pocas oportunidades, pero se divierte jugando para las reservas con una nómina como esta: Ramón García, Delan Galeano, Armando Rossi, Dante Álvarez, Conrado Arango, Saporitti, Álvaro Molina, Ramiro Viáfara, John Jaramillo, Janio Cabezas y Oriol. Era el equipo de Pancho Hormázabal y en una barrida de argentinos, se van Cáceres, Mattera y Saporiti y los dirigentes aprovechan para depurar la nómina, salen de Ruiz y de Conrado Arango entre otros.

Al no ver futuro en el fútbol, Oriol se dirige al Norte, va primero al Canadá, luego a los Estados Unidos, juega para disfrutar, trabaja por su obligaciones, le va mejor y entonces le queda el fútbol como un grato recuerdo con el que llenó el espacio lúdico de su vida; lo jugó con arte, el engranaje directivo le negó al público el haberlo conocido y disfrutado mas. Hoy, jubilado, con la nobleza en su pelo blanco y con el deseo de servir, socio de la Corporacion Los Paisitas, trabaja con ahinco para que todo salga bien, mientras degusta fútbol infantil, tratando de encontrar “copiadores” de su clase.

Si, claro, al leer estas lineas, el viejo Quin dirá que Oriol se tiraba en el área y que no aflojaba un peso, viejo pedigueño, a su lado Mesa se sigue rascando y rabiando porque no encuentro nada para decir de él, mientras llora en la cabeza del pequeño Diaz, si, ese que se cuela en el Metro y que está jubilado desde que estaba chiquito.
[Álvaro Galeano]

Gran equipo, pobre campaña y figura sin continuidad

Por Álvaro Galeano [algagil@hotmail.com]

Hoy voy a dar paso a una foto del año 1966, Atlético Nacional que para esta época perdía muy fácil la línea del éxito, el año anterior habia salido subcampeón y en este 66 apenas si ocupaba el puesto número 12.

 La fecha de esta foto fue el 20 de Febrero, partido jugado en Bogotá y que ganó el Santa Fe por dos goles a cero. Vamos con los jugadores:

-Arriba, de izquierda a derecha: el utilero y masajista el “ñato” CASILDO ALVAREZ que había sido jugador en la época predorado y dueño de una absoluta bohemia, trabajó para otros equipos, casos Millos y Medellin.

-GILBERTO OSORIO, marcador de amplia vigencia, este si ícono del equipo verde, solo defendió sus colores, además de la Selección Colombia preolimpica del 57 y una de Adefútbol que no alcanzó a jugar.

-CRISTOBAL YOTAGRI, emblema de Puerto Berrío a pesar de no haber nacido allí, también de la misma preolimpica de Osorio, tuvo algunos eventuales partidos jugando para el DIM, vive en los Estados Unidos desde los años 70; cuando viene a la ciudad nuestra, escasea el etílico en los barrios y cantinas, le ayudamos al consumo para que no se intoxique.

-OSVALDO SIERRA, argentino que en el fútbol nuestro tuvo destacada vigencia defendiendo al Cali, Nacional, Once Caldas y alguno mas.

-ABEL ALVAREZ, volante central con un pincel en su suela, decoraba el fútbol, su apodo le hacia juego “El Panadero”, claro, si amasaba la pelota; además defendía con hombría a su equipo, a sus compañeros; tuvo el derecho a defender la Selección Colombia en las eliminatorias al mundial de 1970, debutando con la tricolor en el Brasil en aquella goleada talvez 5-2.

-RAMON VELEZ, arquero que venia de River de Aranjuez, llegó a Sulfácidos y tuvo unas buenas temporadas con el equipo verde, alternando con arqueros del corte de Luis Largacha, luego regresó al fítbol aficionado y lo vimos atajando para el Calzado Ger del inolvidable Gustavo Echavarria.

-JULIO EDGAR “Chonto” GAVIRIA, crack por genética, una joya del fútbol nuestro, ya fallecido.

-En cuclillas, JOSE PEPILLO MARIN, inteligente puntero derecho venido a Colombia para Santa Fe, de grandes campañas con el Nacional.

-JUAN EDUARDO HOBBERG, excelente jugador nacido en Rosario Argentina, pero nacionalizado uruguayo, figura del mundial de 1954 en Suiza; en la semifinal puso a soñar a Suramérica, cuando perdiendo 0-2 con Hungría, en pocos minutos con dos goles de Hobberg, se igualaban; desgraciadamente en el tiempo de desempate, Hungría hizo dos tantos mas. Llegó a Colombia para el Cúcuta y apareció en Nacional en 1964 como jugador y luego como técnico hasta mediados del 66; tristemente empañó su campaña cuando en un partido en que ofició como jugador, agredió al árbitro Uldarico Henao. Dirigió a la seleccion uruguaya en 1970 con un honroso cuarto lugar. Falleció creo que en el Perú.

-ONOFRE BENITEZ, fue un argentino que llegó al fútbol colombiano sin mayor alharaca, jugó para el Quindío y de alló llegó a Nacional en 1965; un verdadero salvador cuando el reloj marcaba el final de los partidos, incluso en alguno, un árbitro irresponsable pitó final cuando la pelota pasaba la raya de gol; era el verdadero San Onofre.

-OSCAR LOPEZ, el de menos categoría en la trilogia de los López, sinembargo no lo hizo mal, figuró algunas veces en el marcador, su pinta de galán lo obligaba a disiparse y quien no, su pinta lo colocoba de primero en el gusto de las feminas.

OMAR OSORIO, POR SEPARADO
-Por último OMAR OSORIO, al que titulo como figura sin continuidad.
OMAR OSORIO, futbolista paisa de muy buenas condiciones téecnicas, inteligente en el campo, zurdo, tan escasos en el fútbol, con gol, pero con mucho respeto por el medio y con cierta tímidez que le impedía reclamar su espacio, su oportunidad, al fin y al cabo el hambre no lo apretaba y si no era, no era y chau no va mas.
Osorio nació en Abejorral y fue su primer representante en el fútbol de alta competencia. Cuando su familia se traslada a Bello y su papá ingresa como trabajador a Fabricato, Omar entra al colegio La Salle, se divierte con la pelota y es llevado a los equipos que representaban a la textilera, alli juega desde la quinta categoria hasta que muy jovencito, debuta en la primera de la liga, reemplazando a John Jaramillo que iba al DIM; empieza a demostrar sus dotes de buen jugador y goleador, bien sea como puntero izquierdo o interior del mismo lado.
Por sus condiciones llega a la selección Antioquia del 65, ya hablamos de ella y en 1966,en el nacional de Pereira y con una gran nómina, una jugada traidora de parte de la organización deja por fuera a Antioquia que dejó como legado al mejor jugador del torneo Luis Alfonso Jaramillo; de esa nómina Omar Osorio hizo parte con buen resultado y recuerda que ademas estaban Esteban Jaramillo,, Ramiro Monsalve, Orlando Mesa, Pedrito Alzate el de Rionegro, Iván Salazar, tambien de Bello, Libardo Vélez el hermano de Ramón, Darío López, Rodrigo González.
Estos pasos por el fútbol aficionado, el mejor, el más organizado llevan a que Omar Osorio sea llamado a la nómina profesional del Atlático Nacional, ni siquiera pasa por las inferiores. En el año 1966 tiene cierta continuidad, pero el puesto es para un extranjero, los directivos presionan y Omar se limita a ser suplente de Oscar Romero, solo Osorio se reporta en el marcador en un juego amistoso contra el rival de patio, ese día anota dos veces; el año 1967 es igual, pocas oportunidades, él se dedica al estudio y viendo que su técnico, Hobberg, que lo llevó al equipo, ya ni lo saludaba, a comienzos del año 68 decide no ir mas con el embeleco del fútbol profesional, estudia, se gradúa en Administracion del CEIPA y vuelve a Fabricato, trabaja  y juega nuevamente, encuentra sus antiguos compañeros casos Fabio Rave, Héctor Zapata, Rodrigo González, Orlando y Diego Galeano de la dinastía de alla en Madera al lado de Delan, ya todos fallecidos; una lesión corta su carrera, de muchas condiciones, de poca figuración, efecto de su bajo perfil. Luego trabaja para el Exito, para Simesa; el bicho del fútbol lo tiene aun vivo. Luis Alfonso Marroquin le da la oportunidad de manejar ciertos niveles en su escuela de fútbol, Osorio es un estudioso, dirige a ColoColo de la B, colabora con GIlberto Osorio en unos buenos equipos del año 2007 y 2008.
Sigue con su ambicion por trabajar con niños no solo en el aspecto futbolistico sino tambien en la pedagogía social para que cuando tengan la oportunidad, no se dejen obnubilar por la pasajera gloria; naturalmente Omar Osorio tambien quiere recibir esta oportunidad de ser util a la sociedad, ahora que disfruta de su jubilación y de su familia después de 40 años de matrimonio.
Omar Osorio jamás traicionó la escuela de sus padres, primero el respeto, nunca perder esto buscando la gloria; talvez por eso nunca reclamó, aceptó las decisiones de sus técnicos asi estuvieran equivocados, por eso figuró poco, porque además la noche y sus tentaciones nunca llegaron a su vida, la bohemia es un gran sonajero y él prefirió el silencio; hoy es un hombre feliz, sin el éxito que él mismo se negó en el fútbol, pero con la frente en alto. Todo un señor, OMAR OSORIO nos entregó lindas tardes de fútbol en las inolvidables jornadas del sábado amateur, o como local en la cancha de Fabricato. A los viejos, si no lo recuerdan en esta narración, en la foto reviven memoria y en lo de Darío Muñoz, arco norte de la Marte, encontrarán a un personaje de nuestro fútbol, OMAR OSORIO; si hasta el viejo Mesa y el pequeño Diaz lo reconocen.   
[Polaco ....Álvaro Galeano]

Extraordinaria nómina para un fracaso increíble

Por Álvaro Galeano [algagil@hotmail.com] Todos recordamos la tragedia del fútbol colombiano cuando un poco de individuos con ansias de poder ligadas al afán de enriquecimiento rápido, crearon un verdadero cisma para nuestro fútbol; de un lado los enquistados miembros de la ADEFUTBOL y del otro los ambiciosos conformantes de la desgraciada FEDEBOL que sería la dueña de la representación legal ante la Conmebol; esto sacrificó el derrotero de nuestro fútbol que habia adquirido cierto status con la presencia en la Copa Mundo de 1962; de ahí en mas tendríamos que esperar 28 años para volver al evento ecuménico; claro que a los directivos no les importó todo este sacrificio, ¿cuándo les va a importar algo que sea distinto a su propio bolsillo?. Pero vamos a otra cosa, ligada a la anterior como referencia de calendarios.

 Al quedar la Fedebol como representante de nuestro fútbol, ellos realizaron el primer campeonato nacional de su organización. Lo llamaron “Primer cammpeonato nacional de fútbol aficionado”, lo realizaron en Cúcuta en Enero de 1965. Un gentil amigo, presente en dicho torneo nos acercó una foto de la Selección Antioquia; naturalmente el fue parte importante de este combinado departamental, su nombre Omar Osorio y además de agradecerle su deferencia, espero no darle muy duro con la punta de mi lapiz, porque voy con todo!

-Empiezo por describir a su director técnico, Julio Gaviria, el popular “Chonto”, dueño del arco por varias décadas y en diferentes equipos, gran campeón con Santa Fe, equipo que llegaron a llamar “Chontafe”, dada su brillante incidencia en los resultados positivos de este equipo; con Atlético Nacional consiguió el derecho  a ser miembro con honores de la institución, así los directivos lo hayan ignorado, unos pocos por desconocimiento y juventud en una época en que ya nadie se documenta mas allá de la semana anterior y otros por olímpico desprecio; en su senectud y meses antes de su descanso eterno, lo vimos en la puerta del estadio esperando la misericordia de una entrada, mientras los jóvenes dirigentes miraban para otro lado; en fin que Gaviria Zapata era el técnico de esta selección. Voy con la descripción mas certera posible sobre los integrantes de dicha representación:

-Parados, de izquierda a derecha, ANIBAL CARDENAS, excelente arquero, ágil, arriesgado hasta la agresividad en el área, jugó para Atlético Nacional durante varias temporadas, aunque a la sombra del vallecaucano Luis Largacha; estuvo en otras selecciones; hoy sufre de una amnesia parcial, efecto de alguna dulcetoma.
JAIRO CORDOBA, de los lados del Bar Chapinero allá en el Barrio Cristóbal, se dio a conocer como gran goleador en los equipos de Noel para luego pasar a Sulfácidos, con algunas pocas salidas en el plantel profesional de Nacional, su condición de jugador criollo lo sacrificaba ante la llegada numerosa de jugadores foráneos.
LUIS ALFONSO CHAVERRA, jugador de Coltejer por muchos años, ya había saboreado el título con Antioquia 1962 y tuvo un paso fugaz por la nómina profesional del DIM; excelente marcador izquierdo, marcaba con bisturi.
GUSTAVO ACOSTA, “el Ñato”, hace poco hicimos su reconocimiento, marcador en Atlético Nacional por varios años.
SERGIO OCHOA, reconocido en la calle por su apodo de “EL HINCHA”, pero en la cancha por su calidad única, un talento que el país no pudo disfrutar, una lesión lo sacó de la escena cuando se iba a iniciar en el Santa Fe; lo recuerdo jugando para Coltejer y luego en Apolo cuando la Marte se llenaba para disfrutar la sinfonía de fútbol que “el hincha” daba al lado de Carlos Arango.
CUTY MAYA, guardó un corto recuerdo de este jugador, creo que para esta selección ya estaba grandecito.
LEONEL ESCOBAR, el popular PELE, animador de cualquier delegación, habilidoso, con gol,lo recordamos en el Boca, jugaba de puntero en Vicuña, luego trabajó para las Empresas Públicas, vecino de Floridablanca, ya falleció.
ORLANDO SARAZ, el popular “Meleguindo” ,todo un desperdicio de clase por montones, la bohemia a profundidad le negó al fútbol y a la afición el derecho a la diversión; lo recordamos en los equipos de Pedro Pablo Álvarez de los años 50, en Vicuña, Fabricato al lado de Holguin, en el Atlético Quindio, DIM de reservas; de familia de futbolistas, aun suenan por ahí, mientras “Meleguindo”, lleno de bondad y don de gente recibe el reconocimiento de los viejos, reparte consejos a los jóvenes que se inician, aunque poco caso le hacen; grande Saraz, gran ser humano.
JAVIER MESA, uno de los buenos en esa gran familia de futbolistas que comandaba el papá don Pedro Mesa; Javier lo recordamos en Haceb y en la preselección Colombia al Suramericano de 1964 y que dirigía Efraín Sánchez; también jugó para el Quindío, una lesión lo alejó pronto de las canchas.
ROBERTO FONNEGRA, hermano de Rodrigo aquel añorado técnico del Medellín y de selecciones Antioquia; Roberto fue un brillante kinesiólogo, con paso por el fútbol profesional y algunas selecciones Colombia. Cuenta Jairo Tapias que estando en una noche de farra en la Argentina, a Roberto lo cogió la nostalgia y en su llanto decía que se iba para la casa; Jairo le dijo “Hombre Roberto, estamos en Buenos Aires” y Fonnegra, bañado en lágrimas, le dijo; “que lihace, yo cojo bus de La Toma”.
ROGELIO OSPINA, calidad por montones, lo recordamos como jugador de Pantex, excelente en la definición, gran goleador..
CARLOS ALVAREZ, arquero que cargó con la cruz de ser hijo del mejor de todos los tiempos, como lo reconocen los que han vivido todo el recorrido de nuestro fútbol; este Carlos hijo atajó para Coltejer y, aunque suplente, se dio el lujo de ser parte del seleccionado paisa campeón de 1962 en Medellin.

-En cuclillas encontramos a un alegre jugador, miembro de varios seleccionados y destacado en los equipos en que lo recuerdo, Everfit y Fabricato con el que salió campeón en la liga, este es GONZALO GOMEZ, le decian “salchicha”.
GABRIEL CORREA, creo recordarlo como alero derecho, estuvo en esta selección y luego llegó al Kinder de César López Fretes con poca figuración, poco frecuente en las tertulias futboleras, aunque si en las noches de rumba y buena música.
OMAR OSORIO, otro de los nacidos a destiempo, cuando los técnicos creían que el único problema era el balón, muy poca fundamentación, jugador destacado del sector bellanita, destacado con Fabricato, llegó al fútbol profesional con Atlético Nacional, en una época de mucha incertidumbre por la llegada constante de camionados de extranjeros, asi no jugaran bien, si hasta peluqueros llegaron, no recuerdan a Flórez en Nacional?
HUMBERTO BUSTAMANTE, goleador, guapo, buen manejo de la pelota, con buena educación, infundia respeto por su seriedad, tenía un alias que no concordaba con su espiritu, jugó para los equipos de Arturo Bustamante, caso Radio Caracol y Santa Fe.
CARLOS ARANGO es el recuerdo del fútbol diversión, del fútbol espectáculo; después de cada túnel había que cobrar, si, hasta apostaban cuál hacía más caños de los dos, el o “el hincha”; lider grupal en Everfit, en Apolo,llegó al Atlético Quindio, al Nacional y al Medellin, pero no se consolidó, la vida tenía cosas mas importantes, vivirla era una de ellas; después quiso hacer carrera de técnico, pero pronto buscó un mejor porvenir para su familia y se ausentó del país, ya regresó, se duele por la soledad, los amigos ya no están, cambiaron de rumbo.
ELKIN USPINA, back central de increíbles condiciones, como increíble fue no haberlo tenido en el fútbol profesional: como su hermano Rogelio pudo ser mas  este cabezón que el aficionado añora. Ya había estado en una selección que no participó en Barranquilla,pero si a un intercambio con la Valle

Como pueden ver, una gran selección que en el campeonato nacional no hizo un solo gol y no sacó ni un punto, quedando eliminada muy temprano; los motivos, no sé, tal vez, como dice un jugador de hoy, “eso es lo bonito del fútbol”, lo impredecible, la falta de criterios en la dirección técnica; siempre diremos que son los que juegan los que dicen si o no al triunfo o al fracaso, pero aqui hubo algo más de fondo, somos simples aficionados y nos quedamos sin saberlo; si hasta el escudo de la bandera es extraño! Ahora saldrán los mas viejos de la guardería de Dario, caso Mesa, Gustavo el de la Estación Villa o Alberto Diaz el que compra con la del municipio y otras entradas, repito vendrán con sus disculpas; pero de que se puede recordar  tipos a los que que masajiaban con Vacol, ese unguento que solo servía para la mastitis en las vacas y los árbitros como el “galafardo” de Quin Correa que pitaba de corbata, no de él, del primer borracho que se dormía, ah?

En fin, luego vendrían muchos triunfos, algunos sinsabores como aquel de Juegos Nacionales de Pereira con Tucho Ortiz a bordo como técnico y después de seis títulos seguidos; pero igual, el fútbol antioqueño será por siempre de primer nivel, la materia prima sale silvestre en estas breñas paisas; los futbolistas paisas, en las buenas y en las malas, ORGULLO NUESTRO; donde nace un futbolista, dejo de aparecer un político y eso si es mucha satisfacción, aunque como todo en la vida, hay ambidextros.    
 
Invito a quienes crean que hay equivocaciones, nos ayuden haciendo la respectiva sugerencia, asi vamos puliendo esta descuadernada historia del buen fútbol antioqueño. Esto es de todos.
[Álvaro Galeano]

Equipos sin título, pero grandes en el recuerdo

Por Álvaro Galeano [algagil@hotmail.com]Una tarde de estas  recibí una llamada desde Elizabeth, New Jersey; eran tres amigos que compartían la maravilla de un buen recuerdo y una amable discusión; eran tres corazones y camisetas distintas, pero un mismo sentimiento que quisieron compartir conmigo y yo con ustedes.

 

Los tres personajes eran Carlos “El Negro” Mosquera, caleño con alma y vida y camisa verde azucarada, con un tango y un bolero entre pecho y espalda. Gonzalo Salazar, personaje de la Estación Villa, esa que le robó su niñez siguiendo al DIM y Tulio Tamayo, antioqueño con vida caleña, el barrio no le robó ni el señorio ni la disciplina, mucho menos su adoracion sin aspavientos por el Nacional. Todo giró en torno a una gran foto del Deportivo Cali que yo atino a decir que fue del año 1960. Quiero hacer una pequeña descripcion de sus jugadores y espero recibir de ustedes amables lectores las correcciones que amerite esta reminiscencia; ya David Mesa debe tener los taches en alto, lo que no era capaz de hacer cuando jugaba por allá por 1920, talvez por el dolor de las niguas.

En la foto
De pie y de izquierda a derecha:
-LEONEL MONTOYA, jugador antioqueño que pasó por varios equipos del fútbol profesional, había estado en el Boca de Cali por 1955, salió campeón en 1957 con el Independiente Medellín, jugó también para Once Caldas y otros equipos; fue técnico de Medellín, Santa Fe, Caldas y otros mas y talvez fue el primer técnico colombiano en dirigir en el exterior y participar en Libertadores con equipos del Ecuador, marcador de punta con limitadas condiciones pero con total entrega; en la liga de fútbol manejó los equipos del Sena.

-Sigue LUIS ALBERTO “Cocina” TEJADA, cosa seria en el arte de raspar, pegaba sin pena, pasó por otros equipos antes de llegar al Cali, caso Deportes Tolima.

-FEDERICO RICKENS, imponente volante central, argentino que hacia sentir su corpulencia.

-VICTOR SUAREZ,colombiano de buenas apariciones,de la camada de don Carlos Peucelle, pasó también por Santa Fe.

-OMAR IVES AYALA, maravilloso defensor central argentino que había llegado para el Independiente Medellín, con el sale campeón en 1957; dotado de excelente técnica que prevalecía sobre la rudeza que debe tener un defensor central; inestable, trashumante, pasó por Cali, Caldas, Bucaramanga, Cúcuta, fue al Ecuador, dilapidó sus condiciones por su espíritu caminante, sumándole además una fuerte bohemia. Vivió en Popayán y luego regresó a su país, creo que allí falleció.

-El jugador siguiente me pone en la duda de creer que es HERNAN MARTINEZ, aunque otros dicen que es de apellido Díaz; de todos modos se que estuvo por unos cuatro años en la nómina caleña, con buen número de apariciones y salió también del aporte fundamentador de Carlos Peucelle, que dio al fútbol colombiano un jugador espectacular, su apellido Valderruten y como el Pitijaya, la vida los llevó por caminos distintos a lo que pudo haber sido su gloria.

-OSVALDO SIERRA, caracterizado por su señorio fuera de la cancha, tuvo un largo periplo por el fútbol colombiano, recordando entre otros equipos a este Cali, Once Caldas, Atletico Nacional, Talvez Bucaramanga; de buen físico, buena técnica y pegada, además sabía cumplir como volante cuando las necesidades lo requerían; dicen que falleció en su natal Argentina.

-FERNANDO SIERRA, arquero paisa de grandes gestas con el Independiente Medellin, Atletico Nacional, Santa Fe, Caldas, Bucaramanga, alguna vez citado a una selección Colombia que no llegó a ser partícipe de eventos oficiales; amante de la hípica, era su hobby cuando se había radicado en Medellín después de vivir en los Estados Unidos; falleció en Bogotá; era primo de nuestro compañero de blog Miguel Robledo.

-FREDY ESCOBAR, buen arquero caleño que pasó por Tolima y Atlético Nacional y también tuvo paso por alguna selección.

-El tecnico, JOSE PROSPERO FABRINI, argentino que estuvo en varios de nuestros equipos, de buena recepción entre sus dirigidos, con el DIM también hizo buenas campañas.

En cuclillas
Llegamos a los jugadores en cuclillas, pero mencionemos a uno de los buenos Kinesiólogos de la época, el señor John Mery que trabajó para varios equipos y con seleccionados nacionales; de la buena época de Malabert, Mala suerte, Pedro Monteblanco, Buitrago, “Manteco”, Bolivar, “El Ñato” de Pereira, Cosmopolita de Bucaramanga y otros pintorescos personajes del aguaterismo y utileria.

-GUILLERMO ARREDONDO, rápido, hábil, guapo, goleador, todo quedó enmascarado en su violenta pegada, virtud de este hijo de Bello, de familia de grandes futbolistas; se destacó con Nacional, Madellin, Cali, Caldas, y algún otro equipo; incluso me dice Tulio Tamayo que llevó a Cali a su hermano “Pitarrillo”, pero la rumba caleña lo envolvió y nos perdimos de disfrutar otro gran jugador; Guillermo Arredondo también jugó en seleccionados nacionales y el arquero Laercio del Santos de Brasil guardó en sus negros recuerdos un espectacular gol de tiro libre que le anotó ese flaco y loco y genio de Memo Arredondo.

-MIGUEL PANESSO, un rápido jugador del Valle del Cauca, pasó por varios equipos entre ellos Nacional y tenia buena figuración en el arco contrario.

-RENE SEGHINI llegó a Colombia a petición de José Manuel Moreno, en el año 1954, hábil, inteligente, goleador, en el año 1956, por julio, viajó a Italia y se alistó en el Bolognia, pero en diciembre volvió a la ciudad que lo consagró, Medellín; justo en 1957, se va Moreno y el queda como técnico en propiedad y con el sale campeón el DIM, título que no disfruto pues estaba en Buenos Aires el dia de la consagracion que fue en marzo de 1958; después estuvo en Medellín sin equipo, el rojo desapareció, para 1959 se va al Deportivo Cali, sigue siendo figura y regresa al DIM a finales del 1961; en el año siguiente y por algunos meses, es director técnico del Atlético Nacional, además trabaja para los equipos de Sulfácidos y en 1963 se radicó en Nueva York y trabajó en alguna compañía aérea. Como dato curioso, él jugó en Argentina para Boca Junior en 1951 y luego hasta su venida a Colombia, actuó para Platense; su padre, de nombre Napoleón había sido jugador en 1933 de Vélez Sarfield y en 1934 en Talleres y Lanus.

-Creo que el siguiente en esa fila de cuclillas es “Pintuco” Aguirre, de los más brillantes manejadores de pelota que pudo dar nuestro fútbol; este valluno estuvo en varios equipos, en su momento llegó a reforzar por temporadas a Nacional, Medellín; su ritmo de vida le hizo perder la razón, falleció en lamentables condiciones.

-WALTER MARCOLINI perteneció a esa gran trilogía argentina que llegó para el Deportivo Cali. Justamente ese año salió goleador del campeonato rentado al anotar 30 goles; su compañero y vecino en la foto.

-JOSE AMERICO CASTROMAN, anotó 25 tantos y lo secundó en la tabla.

-Termina la lista con JULIO MARCARIAN, también con capacidad goleadora, rápido puntero que dejó  en alto su nombre. Creo saber que ese mismo año estuvo en el equipo Humberto Turrón Alvarez, con buenas actuaciones, con algunos problemas de acomodo; para el año siguiente llegarían Jairo Tapias, un poco nómada y Bernardo Cunda Valencia de prolongada y brillante actuación en este Deportivo Cali.

A pesar de su poderio en el ataque, el Cali de 1960 tenía ciertas deficiencias defensivas; a pesar de anotar 76 goles, sus zagueros permitieron 71 en contra y el equipo terminó en cuarto lugar; el campeón fue el Santa Fe de aquella base argentina de Bevilaqua, Milne, Campana, Panzutto, Perazzo y Resnik y algunos buenos criollos como Jairo “Niño”Arias que llegaba del Nacional, Carlos Aponte, Gallito Hernández; el segundo fue el América, con jugadores como Juan Vairo, Alberto Castronovo, Arcangel Britto que venía de Independiente, era negro como Joaquín Mauricio Mora, los criollos Faustino Abadia, Muelón Sánchez, los arqueros Gabriel Mejia y el grande Carlos Montaño. El tercero fue Atletico Bucaramanga con figuras nacionales como Herman Cuca Aceros, Marcos Coll, Lácides Otero y foráneos del corte de Américo Montanini, Pablo Janiot, Hugo Scrimaglia y el arquero de apellido Berto.

Como dato al margen, el DIM terminó en quinto lugar y el Nacional en el puesto noveno, eran doce equipos. Al cuadro azucarero del Deportivo Cali, aun le quedaban cinco años de espera para su primer título y creo estar seguro que el único que repitió nómina fue Omar Ives Ayala. Ahi queda esto para la polémica, para otra agradable discusión como la de los tres amigos del inicio, quienes me estimularon para esta nota que no es mas que unas ganas inmensas de vivir aunque sea en sueños, la presencia de grandes figuras como en aquellos años. Mis errores, no son pocos, sirven para ampliar el tema; espero sus conceptos.
[Álvaro "Polaco" Galeano]

En el baúl del abuelo también hay brillantes (Gustavo Acosta)

Por Álvaro Galeano [algagil@hotmail.com]

Ya ha amainado un poco la euforia originada en el último título del Atlético Nacional, llega entonces el descanso ante tanto sufrimiento y es bueno que el hincha de antaño y el joven que hoy disfruta, recuerden y conozcan la historia del club y algunas de sus figuras que aportaron su granito para que a través de los años, el club verde llegara a la grandeza de hoy.
      
Atletico Nacional ha fundamentado su trasegar en las divisiones inferiores, de hecho los mejores aportes a los seleccionados nacionales han salido de sus canteras; no siempre los títulos dan honores, el mejor premio es el grato recuerdo por sus condiciones técnicas y humanas. Hoy voy a hablar de un personaje que tuvo el honor de ser seleccionado antioqueño cuando para poder lucir la camisa verde y blanca habia que dejar la vida en la cancha, luego futbolista profesional por varios años en el cuadro hoy campeón y además llegó a ser excelente ejecutivo del deporte paisa cuando perteneció a Coldeportes Antioquia; hablo de Gustavo Acosta Palacios.
    
El popular Gustavo “Ñato” Acosta, es originario del barrio Florida, vecino del estadio y cuna de grandes jugadores, vale recordar los hermanos Pizarro, Luis Alfonso Y Miguel, los Sierra, Gerardo y Fernando, los Cárdenas, Makario y Omar, Los Pérez, Orlando y Gustavo, Leonel Escobar, los Vásquez de Memo Vásquez y dejemos ahi, a sabienda que se nos quedan muchos por mencionar. Ya vendrá David Mesa y su estilo de cascarrabias, producto de su octava década, a engrosarnos la lista.
 
Volviendo a Gustavo Acosta, se dio a conocer en el primer torneo Babyfútbol jugado en el coliseo mayor; integró el representativo de Vicuña, eran dirigidos por Ricardo “Tanque” Ruiz y tuvo como figuras ademas de Acosta a Luis Fernando Mesa, hoy economista, quien fuera gerente del Medellin por los años ochenta y en su época de estudiante jugó para la U. de A. y para la Selección Antioquia, supremamente ductil con el balon. Guillermo “Memo” Vásquez, gran puntero de Medellín, Nacional, Quindío y Selecciones Colombia. Un dato muy particular, no sabemos si él lo recuerda, el arquero de este Vicuña era Dario Arismendi, el hoy periodista y director de noticias en Caracol, personaje de amplia resonancia nacional.

El resultado en este torneo infantil, fue marcando el destino del Ñato Acosta, le valió ser llamado a una selección Infantil, empezó a integrar el equipo del barrio, el histórico Boca Junior de la Florida, con cancha propia en donde hoy está el Barrio Florida Nueva. Luego de su paso por Boca, es llevado al Sulfácidos Nacional, la cantera verde, impulsada por los hermanos Botero Moreno y con la entrega con alma y vida de Jorge, uno de ellos. Recordábamos con Gustavo a buenos compañeros como Gustavo “Ñato” Ortiz, Edgar “Teo” Garcia, Humberto Miranda (como no llegé éste?), Oriol Ruiz, Luis Fernando Pareja, Francisco “Pacho” Dávila, mago del balón, Everardo Londoño.

Gustavo Acosta es seleccionado para el torneo juvenil de Girardot 1963, pero la obligación académica le impidió estar presente, pero en 1964, cuando ya el fútbol profesional le coqueteaba, estuvo presente en el torneo nacional de Popayán, dirigido por Julio “Chonto” Gaviria y con compañeros como Abel Álvarez, Esteban Velásquez, Jairo Zapata, Orlando y Javier Mesa, Rodrigo Angel entre otros.

Para 1965, Acosta ya estaba integrado a la nómina profesional del Nacional, con algunas concesiones debido a su estatus estudiantil y estuvo en la seleccion nuevamente dirigido por Gaviria y con una buena nómina, Antioquia vivió un fracaso en Cúcuta, a pesar de una gran nómina con Carlos Arango Salinas, Dario López, Luis Alfonso Jaramillo, Pedro Alzate, Ramiro Monsalve, Libardo Vélez, hermano de Ramón y otros.

Llegaria el año 1966 y el torneo en Cali, Antioquia con una conformación de lujo y vuelve Gustavo Acosta a ser seleccionado, esta vez al mando estaba un folclórico personaje y gran persona, el flaco Luis López; allí hubo figuras en Antioquia del corte de Aníbal Cárdenas como arquero, Rigoberto Urrea, Oscar Villa, Fabio Cadavid, Sergio Ochoa, Dario López, Ramiro Monsalve, Gustavo Cifuentes, Rodrigo Bustamante, estos que llegan a mi memoria. Esta selección sale en segundo lugar, creo que Ángel fue expulsado y Valle aprovechó la ventaja numérica y nos ganaron 3-0.

Ya Acosta era jugador del plantel profesional y empieza su periplo como jugador del rentado, que lo lleva a ser de la titular desde 1966 hasta la temporada internacional de 1971, cuando don Hernán Botero se mandó la mano al dril y cambió la historia del conjunto verde. Pero hagamos un corto recorrido por la vida profesional de Gustavo Acosta.

En 1966, compartió equipo con Yotagrí, Ramón Vélez, Julio Edgar Gaviria, Jorge “Tato” González, Luis Pentrelli,, Osvaldo Sierra, Gilberto Osorio. Muy abajo en la tabla, aunque animadores del torneo por sus fichas extranjeras, de corte internacional caso, Ramacciotti, Pentrelli.

El año 1967 lo consolida a Acosta como titular, al lado de Gilberto Osorio, Chonto, Abel Álvarez, Rubén Beron, un buen jugador que también pasó por Medellin y ya falleció, Carlos Campillo que regresaba de Millonarios, Hugo Pezzi, Luis Largacha y aparecia uno de las gratas revelaciones, aunque de vida cómoda, José Bernardo Pérez.

En años siguientes, la nómina verde sufria cambios, surgían más jugadores de la cantera, llegaban mas argentinos sin figuración y de pobres actuaciones, pero Gustavo Acosta conservaba su puesto mientras se iba puliendo en la academia, ya se había definido por la Educación Física en la UdeA, después de varios semestres por la Ingenieria. Tuvo en la nómina como compañeros a Gustavo Santa, Abel Álvarez, Largacha, Bernardo Cunda Valencia,llegó Dante Lugo, un gran jugador,y mediocres como Schneider y Marchessi. También aparecio Teófilo Campaz, que aguantó hasta llegar a la época de los éxitos. Esta nómina se hizo prácticamente criolla para 1969, llegó Teherán, Padilla, Antonio Rada, Caro, Edgar Angulo con paso fugaz, Justo Lopera, Alvaro Vieira, Luis Alfonso Jaramillo, continuaba Cunda, Tato, el Ñato Acosta era titular, a pesar de los cambios, de las campañas con vacíos el equipo, Acosta era inamovible, solo algunas lesiones, alguna de gravedad lo alejaban del campo, aunque el corte a la actividad como jugador estaba cerca.

Para 1970 la nómina era Largacha,, Osorio, Campaz, el gaucho Hernán Carlos Ramírez y Gustavo Acosta; Silva Pacheco que no se sabia si era defensor o delantero, terminó como delantero y goleador, tampoco quedó claro si era argentino o uruguayo; Abel Álvarez,Héctor Holguin que la injusticia que existe en el fútbol, le negó el llegar mas lejos, Juan Carlos Lallana, Gustavo Santa, Orlando Guzmán, Quique Salazar y aparece un histórico, Jorge Hugo Fernández.

Para el año 1971, Acosta aún está en nómina, el Nacional cambia de estilo directivo, se juega una gran temporada internacional, el volumen de jugadores es alto y se opta por el préstamo a otras instituciones, a Acosta le ofrecen el Quindío, pero prefiere terminar su carrera académica y tambien la del fútbol.
Sinembargo, al terminar su carrera, Gustavo Acosta no se desvincula del fútbol, juega para la Universidad y empieza su carrera administrativa en el manejo de una sección técnica de Coldeportes, hace un recorrido amplio por la entidad cabeza del deporte paisa, hasta lograr su jubilación con lujo de resultados; fue pieza importante en la creacion del Cefan que sirvió de trampolín a muchos de los que hoy son técnicos del fútbol. ademas hizo parte del engranaje en la facultad de Tecnologia deportiva del Politécnico Jaime Isaza C.

Como hecho curioso en la vida de Gustavo Acosta, llegó a ser el asesor técnico de Francisco “Pancho” Hormazábal cuando este, a petición de Guillermo Vargas, se encargó de la direccion técnica de los equipos de la Universidad Nacional; ante un mal resultado don Pancho se retira y Acosta continúa como asesor de Rodrigo Fonnegra que había tomado la posta.
 
Hoy  Acosta Palacio pasa sus dias atendiendo algún negocio familiar, su familia es lo primero, un diálogo constante con sus hermanos y sobrinos, con sus vecinos, el fútbol no es su pasión, los recuerdos de su paso por el deporte le hacen sonreir, fue todo una diversión, no era su modus vivendi. Poco amigo de la diversión nocturna, unas copas le avivan la nostalgia por tantos amigos que el fútbol le dejó, pero que no frecuenta, aunque recuerda con absoluto cariño. Gustavo Acosta Palacio, todo un señor, ejemplo para mostrar en sociedad; el fútbol es lo e menos, la vida es lo de mas.
[Polaco]