RECUERDOS DE DON JOSÉ CURTI, EX TÉCNICO DE NACIONAL

Por gentileza de doña Marta Curti [mcurti@arnet.com.ar], nos remite desde Buenos Aires, Argentina, la última foto de José Curti, ex técnico de Nacional tomada el 17 de abril de 2010. Nos comenta su hija, que su padre amó profundamente sus días en Colombia. Y aparece igualmente la foto donde descansan sus cenizas, la cancha de River Plate. Esperamos que los seguidores de Nacional puedan complementar este registro fotográfico con anécdotas o datos del paso del profesor Curti.

PRIMER CAPÍTULO
Por Marta Curti
“MI PADRE FORMÓ UNA GRAN FAMILIA JUNTO A MI MADRE, DOÑA JUANA SIERRA. SE CONOCIERON CUANDO ELLA TENIA 15 AÑOS Y EL 18. CUANDO RIVER VENDE A MI PADRE A ITALIA, EL VIAJA SOLO, PERO AL AÑO SE CASA POR PODER CON MI MADRE, QUIEN HOY TIENE 82 AÑOS. NUNCA SE SEPARARON, ELLA LO ACOMPAÑO SIEMPRE EN SU CARRERA.
EN ITALIA NACIO MI HERMANO QUE TIENE 61 AÑOS, EN PADOVA, YA QUE PAPA, JUGABA EN EL PADOVA, LUEGO NACI YO, TENGO 56 AÑOS, EN TRIESTE, YA QUE JUGABA EN EL TRIESTINA, JUGÓ EN EL SAMPDORIA, EL TORINO, ETC.
ES MAS MI PADRE SE SALVO DE LA TRAGEDIA DEL AVION QUE CAYO, DONDE VIAJABA TODO EL EQUIPO DEL TORINO, PORQUE ANTES DE SUBIR AL AVION EL TECNICO LO MANDO DE REGRESO AL HOTEL, POR UN  DOLOR EN LA RODILLA, EL DESTINO ASI LO QUISO.
AL CUMPLIRSE 50 AÑOS DE LA TRAGEDIA, MI PADRE FUE INVITADO POR LA EMBAJADA Y VIAJO A ITALIA PARA COMPARTIR EL HOMENAJE Y FUE RECONOCIDO CON UNA PLACA QUE SE ENCUENTRA EN ITALIA POR SU TRAYECTORIA.
VIVIMOS EN EUROPA MUCHOS AÑOS, Y ALLI CULMINO SUS DIAS DE JUGADOR. ESTUDIO PARA DIRECTOR TECNICO, VOLVIMOS A LA ARGENTINA DONDE NACIERON MIS HERMANOS, GRACIELA DE 53 AÑOS Y OMAR DE 47.
MI PADRE FUE EL PRIMER TECNICO EN ARGENTINA CON DIPLOMA DE TECNICO INTERNACIONAL, YA QUE AQUÍ NO HABIA ESCUELA DE TECNICOS, CUANDO SE CREO, REVALIDO SU TITULO. YO VIVI EN COLOMBIA JUNTO A MIS HERMANOS MENORES DURANTE LOS AÑOS QUE PAPA ESTUVO EN EL NACIONAL DE MEDELLIN, PUNTUALMENTE EN EL BARRIO ESTADIO, YA QUE ALLI VIVIAMOS TODOS LOS ARGENTINOS…..

APRECIADOS HINCHAS VERDES … LUTO EN ESTA COMUNIDAD…

LUTO.  Hola Alfredo: un Feliz 2011 para usted y su familia es mi deseo. Le cuento que la mamá de Álvaro Galeano murió el domingo 26 de diciembre, tenía 88 años. Venía muy enferma hace varios años. Saludos, Roberto Uribe Escobar.

 Por Miguel Robledo Restrepo [miguelrobledo11@gmail.com]

La grandeza no es una ecuación ni una sumatoria de títulos. La grandeza está dada por la huella como lo dijo Machado en la voz de Serrat, “Caminante no hay camino. Se hace camino al andar…”

Remontando la historia del Atlético Nacional , si nos atenemos a esa antigua clasificación de las etapas históricas que los mismos historiadores avalan digamos que la prehistoria va desde el Unión Indulana hasta el inicio de los torneos oficiales y como es obvio hay pocos recuerdos, algo así como las pinturas rupestres. Historia inicial y adolescencia desde 1948 hasta 1965, etapa en la que se logró un título de la mano de Fernando Paternoster y que encumbró a la historia a Gabriel Mejía, Atilio Miotti, Ulises Terra, Gianastassio, Ignacio Calle, Turrón Álvarez, Carlos Gambina y El Tigre Moyano y el honor de haber lanzado al estrellato a Delio Maravilla Gamboa en 1958. Rematado con aquel glorioso campeonato del 65 con Ramón Vélez, Yotagrí, Biaiolli, Chonto Gaviria, Gilberto Osorio, Osvaldo Sierra y Coco Rossi, Oscar López, Eduardo Ballasanian, Carlos Campillo y Oscar Romero.

Etapa de la plenitud juvenil que duró desde 1965 hasta 1981 y estuvo marcada por la presencia del Doctor Hernán Botero al frente con su práxis del ensayo y el error que incluyó argentinos viejos 1966-67 (Berón, Pezzi, Vásquez, Pastorini) , puros criollos 1968 (Cunda, Ramiro Monsalve y José Bernardo Pérez), brasileños desconocidos 1969 (Castilho, Pipico, conocido goleador del Unión Magdalena, Ubiratan y Sabara) y pléyade de estrellas en 1970 hasta que dio en el clavo con una mezcla de veteranía y juventud, de talento sureño y malicia criolla como en aquel Nacional de 1971 con Navarro, Calics, Campaz, Abel Álvarez, Tito, Jorge Hugo y Tamayo. De ahí en adelante el equipo fue subiendo como la espuma: En 1973 con López Fretes y Navarro, Calics, Campaz, Retat, Lóndero y El Divino Negro. 1976 con El Zurdo, Maturana, Retat, Olmedo y Vilarete hasta el culmen de 1981 con el Maestro Cueto y Hernán Darío Herrera, dos magos juntos; después de pasar por las manos de muy pocos, Curti, Popovic, López Fretes y Zubeldía que llevó al equipo a su máxima expresión.

1982-1987 representó la crisis de la primera edad, la del triunfador que no sabe qué hacer. Marcada por la salida del Doctor Botero y la llegada de la Familia Piedrahita que muy poco bien le hizo al equipo, época en la que casi todo el esfuerzo lo hizo el directivo Gilberto Molina y que tuvo un momento brillante con Cubilla que fue capaz de juntar a estos artistas, Carrabs, José Luis Brown, César Cueto, Santín, Larrosa, Sapuca y Herrera.

En 1987 llegó la madurez y con ella los triunfos. De ser un equipo local pasamos a ser uno de los más importantes del continente. Bastaron la llegada de Francisco Maturana y Hernán Darío Gómez, la aparición milagrosa de Andrés Escobar, la llegada de Luis Carlos Perea, Gildardo Gómez y Leonel Álvarez, junto con Alexis García y Albeiro Usuriaga con el Higuita y el Tréllez que ya teníamos desde el Suramericano de Marroquín en 1985. Un apoyo sólido de empresarios hinchas. Logramos una copa Libertadores, Varias finales del fútbol colombiano, los títulos de 1991 y 1994, Una brillante libertadores en 1990 que perdimos en semifinal y cuando ganábamos al Olimpia 1-3 en Asunción por aquel gol de Monzón en el último minuto después de una mala devolución de Chonto a Perea y otra muy elegante en la que eliminamos a River con aquel golazo de Higuita y cuya final perdimos en minusvalía por la estúpida expulsión de Aristi en Buenos Aires. 1-3 en Portoalegre y 1-1 en Medellía. Varias supercopas, Recopas e Interamericanas nos dieron gran prestigio. Dirían los astrólogos que se conjugaron todos los astros para que Nacional venciera y hasta me atrevo a creerles. ¿Fue la casualidad la que juntó a Maturana con ese excepcional grupo de jugadores? ¿O Maturana descubrió virtudes escondidas? 1985 – 1993 la etapa más brillante del fútbol colombiano.

1997 – 2010 y llegó la decadencia. Y no vale la pena hacer recuento de lo poco sucedido. Caímos como todo imperio. Cayó Roma en el siglo II y se desintegró en el Siglo V. Los Ingleses perdieron a los Estados Unidos en 1776 y todas sus colonias en el siglo XIX en el XX perdieron África y La India con Gandhi. Manos equivocadas se apoderaron del equipo y le han dado un manejo que no corresponde a la pasión que el equipo genera. Son mentes y manos frías, multiplicadoras de dinero que sólo piensan en aguas adulteradas pero son manos y seres insensibles sin ningún compromiso y sin ningún conocimiento de la joya que compraron.

Hacen con la secuestrada hija del Sultán lo que quieren, le ofrecen las más preciosas joyas, las más exóticas aves y los más preciados frutos del universo pero la princesa languidece por falta de amor y por estar lejos de su tierra, secuestrada por mercenarios extranjeros. Le traen Arrues, Charrias, Renterías, Cabreros, Maggiolos y Mondainis pero la princesa está moribunda. Ahora le ofrecen un príncipe encantado llamado Santiago Escobar que puede devolverle el interés por la vida. Pero el antiguo gran visir llamado Chicho Serna tiene qué romper el malvado hechizo que mantiene a varios jugadores atados a su maligno poder.

Retomando una frase del principio, estoy seguro de que nadie en América Olvidó las hazañas de Estudiantes de La Plata en 1968-69 y 70. Estudiantes de Zubeldìa es un símbolo de América a pesar de que llevaba casi 40 años sin figurar en la cartelera hispano americana, una Libertadores en el 2008 y un Apertura argentino en el 2010 lo revitalizan. Ánimo hinchas Nacionalistas que no nos han olvidado y seguiremos siendo el más importante equipo colombiano en el mundo. El Universo es cíclico y la pesadilla OAL no puede ser eterna.
Miguel Robledo Restrepo, 55 años, Santa Bárbara-Antioquia. Hincha Verde desde 1964.

VARTA CALDAS 3 – ATLÉTICO NACIONAL 5 (Junio 14 DE 1981)

Por Miguel Robledo Restrepo [miguelrobledo11@gmail.com]

*Domingo 14 de junio de 1981. Estadio Fernando Londoño Londoño de Manizales.
Esta crónica tiene el propósito de que las nuevas generaciones recuerden y sepan que una vez, hace ya muchos años, hubo un Atlético Nacional Grande, Inmenso que ganaba, gustaba, goleaba y conseguía títulos. Un equipo que entre 1971 y 1981 obtuvo 3 campeonatos y dos subcampeonatos, además de cinco participaciones en la Copa Libertadores de América. Un equipo que tenía un Presidente, Hernán Botero Moreno, conocedor del fútbol, bien asesorado por Don José Curti y luego por El Zurdo López, y entregado a la causa y un técnico como Osvaldo Zubeldía, que tenía los más grandes pergaminos del continente, tres Copas Libertadores y un Mundial de Clubes, amén de títulos locales con San Lorenzo de Almagro y brillantes campañas con Vélez Sarsfield y Banfield. Bajo su égida surgieron jugadores como Luis Artime y Hugo Orlando Gatti. La grandeza de este equipo, El Atlético Nacional,  duró hasta que cayó en manos de mercachifles mercenarios pero esa es otra historia.

Corría el año de 1981; año de las eliminatorias para España 82. Colombia tras una brillante seguidilla de partidos que incluyó un triunfo 5 – 0 sobre el Nottingham Forest, el equipo de la tierra de Robin Hood, 4 – 1 sobre el Bimingham inglés,  y varios triunfos más  sobre equipos llenos de pergaminos fue despertada de su sueño en Belo Horizonte por el Mineiro que le propinó un 6 – 1 y esa Selección dirigida por Carlos Bilardo fracasó estrepitosamente en las eliminatorias frente a Perú, clasificada con la última camada de su más grande época y en ese momento conformada por el Portero Roberto Quiroga, Los defensores jorge Duarte, Héctor Chumpitaz, Toribio Díaz y Roberto Macuco Rojas; José Velásquez, Jorge Olaechea,  Julio César Uribe, César Cueto y Teófilo Cubillas; Jerónimo Barbadillo, Guillermo Larrosa y Juan Carlos Oblitas  y Uruguay. Lo duro para Nacional fue que debió ceder la mitad de su nómina a los combinados de Perú y Colombia. Jugadores como César Cueto y Guillermo Larrosa de la selección peruana y Jorge Porras, Pedro Sarmiento, Eduardo Emilio Vilarete y Hernán Darío Herrera, titulares indiscutidos del Verde se perdieron casi todo el campeonato por estar en sus selecciones. Pero fue ese el momento en que salió a relucir el kínder de Zubeldía. En ese momento fructificó el trabajo de los cinco años anteriores, trabajo que tuvo como obreros a Pedro Pablo Álvarez y a Luis Alfonso Pizarro que pulieron joyas como Víctor Luna, Barrabás Gómez, Carlos Ricaurte, Norberto Peluffo, John Jairo Gómez, Jairo Taborda, Luis Fernando Suárez, John Jairo López, Álvaro Mondragón, Pedro Juan Ibargüen y otros que se me escapan. Con estos pelados Nacional maduró y alcanzó la estrella de 1981. Este título fue brillantemente obtenido en un cuadrangular con América, Tolima y  Junior. Nacional venció al América en aquella inolvidable final en que Ochoa Uribe retiró a su equipo antes de que César Cueto cobrara el penal que nos hubiese dado el segundo tanto. El primero había sido de Pedro Juan Ibargüen, jugador luego desperdiciado por el DIM.

AL PARTIDO
Se jugaba la decima octava fecha de un torneo Apertura que en ese momento era comandado por Millos con segundo lugar de Nacional. Varta era octavo.  Al final el ganador fue  América, pero el 21 de diciembre quien dio la vuelta olímpica fue el Glorioso Atlético Nacional, con el suscrito en su puestecito de Oriental después de pagar casi al doble de su precio un pasaje desde Quibdó adonde hacía prácticas de internado.

Varta Caldas comandado por Efraín Elías Sánchez Casimiro, El Caimán, formó con Hebert Armando Ríos en la Puerta; Henry Álape, El colombo-ecuatoriano Jesús Montaño, Norberto Molina y Jairo Torres en defensa; en el medio Osvaldo Calero, Claudio Darío Casares y Jorge Armando Sanabria y adelante John Jairo Carmona, Heberth Barona y Antonio Ríos. Entraron Jairo Arboleda por Casares (m.58) y Carlos Julio Jaramillo por Montaño (m73). Suplentes sin jugar, el arquero Enrique Moreno y Hernán Darío Londoño. Llama la atención la presencia en esa nómina del jugador Oscar Micolta, posiblemente pariente del Micolta actual. Todos le agradeceríamos la aclaración a algún memorioso lector

Nacional de la mano de Zubeldía tuvo a Lorenzo Carrabs en el marco; en la defensa a Jairo Taborda, Luis Fernando López, Luis Fernando Suárez y Carlitos Maya; en el medio a Pedro Sarmiento, John Jairo López y César Cueto; adelante a Iván Darío Castañeda, Guillermo Larrosa y Hernán Darío Herrera. Pedro Juan Ibargüen ingresó por César Cueto, lesionado. Suplentes el arquero Fabio Calle El defensor Gabriel Jaime Castañeda y el delantero Álvaro El Polo Mondragón.
El partido se jugó con un Nacional a la espera y contragolpeando. Abrió el marcador Sarmiento en el minuto 19 y empató Sanabria en el m.32. Nacional se fue arriba con gol de Herrera, m.39 y pronto equilibró nuevamente el ex Huracán Sanabria en el m.42. Así terminó el primer tiempo.

En el m.3 del segundo tiempo hubo un penal muy discutido de Hebert Ríos sobre El Chumi que convirtió Cueto para salir inmediatamente por una lesión. El cuarto fue en el m.61 y obra de El Arriero por segunda vez para el 2 – 4. Varta alcanzó a estar 3 – 4 con gol de Barona en el m.87. Ya sobre el tiempo, Sarmiento puso el 3 – 5 (m.92) definitivo que costó la expulsión por sus reiteradas protestas de los jugadores Molina y Álape. Previamente habían sido expulsados Sanabria en el m. 58 y Toño Ríos en el M. 63 junto con El Cocho Taborda por mutua agresión.

Partido accidentado con arbitraje muy discutido de Guillermo El Chato Velásquez  y con líneas de Jaime Giraldo y Ramiro Díaz. Asistieron 12.310 aficionados que dejaron $1’705.000 en las arcas del Varta con el dólar a $52,94.
[Miguel Robledo]

NACIONAL 2 – VARTA CALDAS 1 (Jueves 20 de marzo de 1980)

Por Miguel Robledo [miguelrobledo11@gmail.co]

En el Atanasio se jugó la quinta fecha del Apertura de 1980. Se enfrentaron el Atlético Nacional y el Varta Caldas; Nacional era el líder y El Varta ocupaba el tercer lugar del grupo B.  Cali ganó ese torneo con segundo lugar del Junior de Varacka Campeón y dueño de la estrella de ese año. Subcampeón el Cali, tercero Nacional y Cuarto América en el cuadrangular definitorio.

Uno de los hechos memorables de 1980  para el fútbol de Colombia fue el torneo Preolímpico que se jugó en nuestro país para los juegos de Moscú a los que Colombia clasificó después de eliminar a Brasil en una memorable noche de Nuestra selección y en espacial de Pedro Sarmiento autor de tres de los goles con que Colombia derrotó en el Pascual Guerrero por 5-1 a los poderosos auriverdes. Aquella selección dirigida por Eduardo Julián Retat, mientras Bilardo era el técnico de la de mayores formó esa noche con Carlos Valencia en el arco. En la defensa, Hugo Pitillo Valencia, Jorge Porras, Henry Viáfara y Rubén Vélez. Los volantes fueron José Cheché Hernández, Pedro Sarmiento y Fernando Fiorillo. Adelante jugaron Benjamín Mincho Cardona, Rafael El Vallenato Agudelo y Luis Chicho Pérez. Entraron Eusebio Vera Lima por Chicho Pérez y Gonzalo Sánchez por Mincho Cardona. Otros jugadores fueron Hebert Armando Ríos, Norberto Peluffo, Alonso Marín (hermano del gran ciclista asesinado Gonzalo Chalo Marín) y Javier El Pillo Cardona.

1980 fue el año del retiro del emblemático y legendario portero alemán que lo fue de la selección y del Bayern Múnich, Sepp Maier. Con cuatro mundiales a cuestas y el título de 1974.

Las contrataciones de Nacional fueron Los porteros Lorenzo Carrabs y Luis Gerónimo López (en el finalización pasó al DIM), Daniel Aricó y retornó Jorge Olmedo.

El Caldas, por su parte, depositó su confianza en Norberto El Oso Díaz, en el veterano Adolfo el Rifle Andrade, el Juvenil Alexis García y el argentino Carlos Scolari.

EL PARTIDO
Nacional con la dupla Zubeldía-Darío López, pues El Maestro amenazaba con que se iba y se quedaba, tuvo a Luis Gerónimo López en la puerta. Como defensas a Gilberto Salgado, Francisco Maturana, Héctor Darío Dragonetti y Jorge Porras; en el medio a Pedro Sarmiento, Jorge Peláez y Hernán Darío Herrera. Adelante a Guillermo Larrosa, Eduardo Emilio Vilarete y Daniel Aricó. Carlos Ricaurte y Norberto Peluffo entraron por Aricó y Peláez.

El Varta Caldas salió con Hebert Armando Ríos como portero; Henry Álape, Norberto Díaz, Norberto Molina y John Jairo Torres en la defensa. Volantes Osvaldo Pescadito Calero (qepd), Claudio Darío Casares y Adolfo Andrade; adelante El Pillo Cardona, Carlos Scolari y Antonio Ríos. No hizo cambios.

Los goles Verdes fueron de Vilarete y Herrera en el primer tiempo.  Descontó Claudio Casares. Salieron expulsados por mutua agresión Héctor Dragonetti y Carlos Scolari en el minuto 44 del primer tiempo.
[Miguel Robledo Restrepo]

DESDE EL RECUERDO: CÚCUTA 0-NACIONAL 1 (Junio 10 de 1973)

Por Miguel Robledo [miguelrobledo11@gmail.co]

Domingo 10 de junio de 1973. Vigésima fecha del Torneo Apertura en ese momento encabezado por Millonarios con segundo lugar del Cali y tercero de Nacional; Cúcuta era quinto. Al final el ganador fue Millos con segundo lugar del Cali; tercero Nacional y cuarto Cúcuta. Al final del Apertura salió Popovic de Nacional y llegó César López Fretes técnico con el que Nacional ganó el Finalización. Ese torneo se definió en un triangular entre Millonarios, Cali y Nacional y fue nuestra segunda estrella con vuelta olímpica en el Pascual guerrero una fecha antes de terminar el torneo ante un gran triunfo logrado con gol de Hugo Horacio Lóndero. En ese triangular Nacional cabalgó.

1973 fue el año de las eliminatorias para el mundial de Alemania 74; a Colombia le tocó enfrentar a Uruguay y Ecuador en su grupo del que clasificarían los Charrúas. Miremos la nómina de Toza Veselinovic. Porteros, Pedro Antonio Zape y Jaime Deluque; defensas, Luis Eduardo Soto, Henry Caicedo, Jaime Rodríguez, Joaquín Pelé González, Gerardo Moncada y Arturo Segovia; Volantes, Hermenegildo Segrera, Eduardo Retat, Domingo Tumaco González, Oscar Ortega, Adolfo Andrade y Alejandro Brand; delanteros, Willington Ortiz, Jaime Morón, Ernesto Díaz, Oscar Mejía y Víctor Campaz. Fueron muy criticadas las ausencias de Darío López, Alfonso Cañón y Chonto Gaviria pero por sobre todas la de Maestrico Jairo Arboleda quien se hallaba en su mejor momento futbolístico. Colombia a pesar de terminar invicta y de ganarle a Uruguay en El Centenario Colombia fue eliminada por la diferencia de goles. Los otros clasificados por suramérica fueron Argentina y Brasil tristemete eliminados del cuadro de honor;  creo que fue el peor mundial para nuestro continente.

EL PARTIDO
Estadio General Santander de la capital fronteriza. Ante 4.096 espectadores saltaron a la cancha por el Cúcuta que dirigía Francisco Pancho Villegas el cancerbero Edilberto Righi y los defensas Néstor Orlando Puerto, Norberto Claudio Bautista, Joaquín Ramírez y Joaquín Sánchez; los volantes Carlos Obando, Néstor Manfredi y Carlos Arturo Monsalve Álvarez; los delanteros Fabio Guaracha Mosquera, Alfonso Nelson Silva Pacheco y Édgar Angulo. Entraron Raúl Peñaranda y Fabio Espinosa por Puerto y Manfredi. Ese Cúcuta de tan buena campaña se debarató pues Righi y Bautista pasaron al América. Guaracha Mosquera, Manfredi, Monsalve, Silva Pacheco y Édgar Angulo fueron al Junior. Fue un gran Cúcuta que dio la pelea hasta el final; con un gran portero como Righi con la veteranía de Bautista y Joaquín Sánchez atrás; el talento de Carlitos Monsalve, otro jugador diferente que no necesitaba correr para que su equipo corriera, y un verdadero tridente arriba, Guaracha, Silva y Angulo. Este último y Carlitos jugaban de memoria. Juntos fueron a Junior y juntos pasaron a Nacional el 1976.

El Atlético Nacional aún bajo la discutida dirección de Vladimir Popovic tuvo a Raúl Navarro en el pórtico; a Álvaro Champion Suárez, Gilberto Salgado, Francisco Maturana y Jorge Ortiz en defensa; Abel Álvarez, Tito Gómez y Jorge Hugo Fernández en el medio y adelante a Gustavo Santa, al ex cucuteño Hugo Horacio Lóndero y a Leonidas Hurtado. Entraron Gentil Serpa y Eduardo Retat por Tito Gómez y Leonidas Hurtado. Champion Suárez salió expulsado.
El gol lo consiguió Lóndero al minuto 15 del primer tiempo después de una doble pared con Jorge Hugo que le dejó el balón servido para batir al guardameta Righi. Después Nacional se replegó y Cúcuta se volcó hasta contarle siete tapadas de gol a Navarro dos de ellas ante cabezazos de Silva Pacheco y Angulo y otros dos remates de Obando y Ramírez.

Gilberto Maldonado en su crónica para Nuevo Estadio tituló; “Navarro ahogó el gol” y aparte reseñó la destacada actuación de Jorge Hugo Fernández de quien dijo que “fue el hombre orquesta del cuadro Verdolaga, se multiplicó por todos los sectores. En la inicial se convirtió en el eje y engranaje del cuadro antioqueño. En el segundo tirado hacia abajo hasta convertirse en defensor. Brillante su labor a lo largo de los 90 minutos”.
El arbitraje del chileno Mario Canessa fue calificado como correcto. La taquilla fue de $75.848,oo con el dólar a $23,50. 
Preparado para Cápsulas De Fútbol por Miguel Robledo Restrepo.

DESDE EL RECUERDO: NACIONAL 2 – QUINDÍO 0 (JUNIO 19 DE 1977)

Por Miguel Robledo [miguelrobledo11@gmail.com]

Domingo 19 de junio de 1977. Atlético Nacional 2 – Deportes Quindío 0.

Estadio Atanasio Girardot. Era la 24ª feche del apertura de 1977.  Nacional con tres partidos aplazados por su participación en la Copa Libertadores de América ocupaba el 9º lugar del torneo con 21 puntos; Quindío por su parte era el tercero del torneo que encabezaba el Junior de Barranquilla, con 32 puntos, Campeón al final del apertura y ganador de la estrella de ese año.

Nacional se rearmaba después de ser campeón y de ser desmantelado por  la desbandada de unos jugadores y por las lesiones de otros. Miguel Ángel López debió abandonar el fútbol por una lesión lumbar; Eduardo Julián Retat estaba en el proceso de la cirugía de rodilla que lo alejaría del fútbol. Jorge Héctor Olmedo no fue retenido y se le dejó ir al América y Eduardo Emilio Vilarete fue reclamado por el Atlético Bucaramanga dueño de su pase. Es decir que Zubeldía debió empezar de cero pero su sapiencia se sobrepuso a sus adversidades. Para suplir al Zurdo ya estaba entrenando a Gustavo López (de la dinastía de Darío, Luis Fernando y John Jairo) lamentablemente lesionado gravemente en los inicios de la que prometía ser una brillante carrera. Para reforzar el medio campo hizo la mejor elección, traer a Alejendro Estanislao Semenewics, jugador del proceso copero de Independiente de Avellaneda y triunfador en todas las canchas del mundo, y que entre otras estaba en su mejor momento. La salida de Vilarete parece que no dolió porque ya Osvaldo Marcial Palavecino estaba conversado desde el año anterior.  Pero lo más importante fue el lanzamiento de Hernán Darío Herrera y, en tono menor, de Pedro Sarmiento; este hecho fue el que marcó el inicio de la ERA ZUBELDÍA.  Para el segundo torneo y por alivianarle la carga a Herrera, aún muy joven, llegó Mario Rubén Mendoza, excelente volante zurdo recomendado por Miguel Ángel Lòpez, convertido en nuestro mejor embajador.

En este año de cambios Nacional hizo una decorosa presentación en la Copa Libertadores venciendo en el Atanasio a sus rivales bolivianos Bolívar 1-0, y Oriente Petrolero 3-1. En Bolívar jugaba Ricardo Troncone, hijo del gran cantor Enrique Campos y a quien de niño su padre dedicó en el tango Noche de Reyes “. Y para Ricardito, El Libro Corazón.”. Clasificó el Cali.

Para Nacional fue muy duro el cambio pero necesario pues El Cosmos, equipo Verde de La Liga pasó a la primera plana. Si en la corta nómina de Nacional alguien faltaba, del Cosmos tenía qué surgir y de la mano de Zubeldía. Herrera, Sarmiento, Porras, Ricaurte, Luna, Taborda, Maya, Hanz Wagner, Polo Mondragón, Pedro Juan Ibargüen, todos estos jóvenes y algunos involuntariamente ignorados tuvieron su oportunidad. Recuerdo anecdóticamente que en ese año se habló mucho de la posible llegada de Ernesto Díaz al club Verde, en algún negocio con Vilarete. No se dio pero el resultado fue bueno. Como cuando se habló de Puntorero en cambio de La Chancha Fernández.  ¿Qué hubiese sido de suceder lo contrario?
Mejor dicho, 1977 fue un año de transición a una madurez lograda entre el 78 y el 80 pero sólo festejada en 1981.

VAMOS AL PARTIDO
A los dos minutos ya Palavecino había estrellado dos remates en los palos. Los punteros no funcionan pero Semenewics se echa el equipo al hombro como impulsando a sus compañeros hasta que Angulo se acuerda de su misión y pone un centro bien capitalizado por Palavecino. El mismo Angulo se cansó de meter centros desperdiciados hasta que uno de ellos fue conectado por el Benny Aristizábal.

Ese día, Nacional con Zubeldía en el banco jugó con Navarro en el arco; atrás, Gerardo Moncada, Gustavo López, Francisco Maturana y Gilberto Salgado.  En el medio, Alejandro Semenewics, Pedro Sarmiento y Hernán Darío Herrera y adelante, Iván Darío Castañeda, Osvaldo Marcial Palavecino y Édgar Angulo. Bernardo Aristizábal entró por Herrera y Raschetti por Angulo.

El Quindío con el Hijo Pródigo Sabino Bartoli como DT puso a Alcides Saavedra a tapar ; en defensa a Héctor Hugo Ostos , Jorge Bermúdez, Rodrigo Cosme y Marco Aurelio Reyes. Volantes, Domingo Tumaco González (qepd), Marco Alberto Coria y Marco Tulio López. Delanteros, Julio Gómez, Manuel Rosendo Magán y Lorenzo Jiménez. Era un equipo en el que se iniciaba con éxito Astolfo Romero, seguían  vigente Walter Moraes Waltinho y Nelson Silva Pacheco y en el que se destacó Hugo Promanzio.
Zubeldía pensaba que Nacional debió ganar de largo y Bártoli que el Quindío estuvo descoordinado amén de que el árbitro Roberto Rodríguez según Bártoli les anuló un gol inexplicablemente.
Preparado por Miguel Robledo Restrepo