Zabulón Ruiz, profeta del fútbol

Por Hermes Díaz Correa, Acord Santander  [futbolistassantandereanosc@yahoo.com]

Zabulón  Ruiz Carrillo, no es muy fácil encontrar en el mundo del futbol jugadores  con ese nombre, es de esos casos curiosos del futbol, Zabulón Ruiz, destacado tenimesista en su infancia, donde ganó todos los torneos en los cuales participó en su etapa en Medellín, donde por esas cosas del trabajo de su padre, contratista de Postobón, le tocó vivir los primeros  pasos de su vida en tierras antioqueñas.-¿Dónde empieza Zabulón Ruiz a jugar fútbol?
Empiezo a jugar futbol en Medellín desde la edad de 5 años me fui de Bucaramanga y regrese a los 16 años a jugar con Ascenso Bucaramanga donde fuimos campeones y de una vez me subieron a primera donde quedamos campeones de primera y de ahí en un salto pase a la Selección Santander.

-¿Por qué  a los 5 años se va para Medellín?
Mi papá trabajó toda la vida con Postobón y lo trasladaron, él era el jefe de publicidad y no fuimos a vivir allá, mis primeros 5 años fueron allá y los 12 siguientes acá en Bucaramanga.

-¿Santandereano?
Me crié siempre en el parque Cristo Rey mi papá me contaba de Papo y de Cuca y después ya con mayor razón.

-¿Su papá fue futbolista?
Si mi papá jugaba fútbol y bastante lo que pasaba era que mi papá tenía  una limitación física, tenía una pierna más  delgada que la otra, mi papa era polifuncional en equipo Once Amigos y Titán  la verdad nunca los llegue a escuchar.

-¿En su etapa en Medellín que hacia?
Estudie toda la primaria y el bachillerato y allá jugaba tenis de mesa donde fui campeón metropolitano, municipal, departamental barrí con el tenis de mesa, siempre he sido bueno para todos los deportes, he sido Selección Santander en bolo americano, juego tenis y me defiendo en varios deportes.

-¿Cuál era su sueño de infancia?
Ser futbolista yo estuve en Medellín en las divisiones menores de Independiente Medellín y en varios equipos de allá  como Yodora  recuerdo a uno de mis técnicos como Humberto Turrón  Álvarez,, jugué los torneos de la Liga de Antioquia, jugué con Hugo Galeano, La bala Osorio, Rubén Darío Bedoya, Bendito Fajardo, entre otros eso fue por allá en 1978 más o menos.

-¿Cuándo regresa a Bucaramanga llega hecho futbolista?
Sí, siempre he sido hincha del Atlético Bucaramanga yo recuerdo cuando iba al estadio a ver a Piripi, Osma, Vilarete, Agudelo, Angarita y admiraba mucho a Peluffo, que me parecía un jugador espectacular. A Norberto lo vi jugar Selección Santander y Selección Antioquia y yo era un niño ese día lo vi jugar y jugaba muchísimo.

-¿Le dio nostalgia dejar Antioquia?
Yo digo que Medellín es una ciudad hermosa, una de las mejores para vivir pero yo a Santander a Bucaramanga no la cambió por nada, uno es muy apegado a la tierra yo me fui a jugar a Pereira 6 meses, dure 2 años en Barranquilla, y siempre era añorando venir a Bucaramanga, cuando tenía 17 años me llamaron  para la Selección Santander, Alberto Coco Forero, el me ve en la final de la primera división, era un desconocido y en la Selección siempre fui titular y fue un paso directo  al Bucaramanga recuerdo que vendimos el pase al Bucaramanga por 500 mil pesos a Reynaldo Rueda Castañeda que era el presidente de la institución (cuando había dirigentes)

-¿Cuánto tiempo jugó en Selección Santander?
Solo en 1983, yo llegué y a mí me hablaban de la selección de 1981, yo no sabía nada, todos los que fuimos de esa selección llegaron a la profesional.

-¿Que recuerda de esa etapa de Selección Santander?
Es  lo mejor que le puede pasar  a uno, la verdad  era un orgullo nosotros con esa Selección dimos candela y contentos donde íbamos ,nos trataban muy bien teníamos a  don Carlos Arenas que siempre era el delegado, el papá de nosotros porque siempre estaba pendiente de nosotros que no nos faltara nada, una persona entregada  de tiempo completo  a sus jugadores, nosotros viajábamos en avión para donde fuera, llegábamos a los mejores hoteles, nos daban los mejores uniformes, (no los quitan como ahora )el técnico era el Coco Forero y el preparador físico Aureliano Montañés  que nos hacia  la doble a Morrorico.

-¿En 1984 llega al Bucaramanga?
Llegá a las reservas con Van Stralenhm,Ricardo Garcia, José Luis García, Miller Cuesta, Martín Peluffo,Watusi Lozano, William Ruiz, César Riveros, Orlando Maturana, el técnico era Cuca Aceros y el único que debuta es Orlando Maturana que le dan unos partidos y ya en el 85 casi todos jugábamos.

-¿Recuerda su debut?
Debuté frente al Unión Magdalena, estaba de suplente y a los 10 minutos del segundo tiempo entro, ganamos 2-1, al otro partido fui titular contra  Deportes Tolima ganamos 4-1 y desde ahí siempre fui titular o suplente.

-¿Cuánto tiempo jugó con el Bucaramanga?
1984-85- 86  parte del 87 me fui para Deportivo Pereira, regrese, jugué el 88 estuve a principios del 89, 2 años con Sporting, 89- 90 y parte del 91 y de ahí vino Cuca Aceros a llevarme al Minerven  y en este equipo terminé mi carrera porque tuve una fractura de tibia y peroné de la cual no me recupere y ahí fue cuando decidí  montar empresa.

-¿Cuántos partidos profesionales?
Aproxidamente  180 partidos, en Sporting yo fui capitán y titular jugué con Miguel Calero, Yosvidas Fuentes, Edison  Domínguez, Gober Briascos, Chevy de Venish , Alex  de Alba, Héctor Arévalo y otros.

-Cuántos goles marcó?
26 goles como profesional en Colombia y en Venezuela hice 9, vale aclarar que la posición mía era más de marca, el único equipo donde jugué de volante de creación fue en Minerven, de resto en Sporting yo era el 6, 6.

-¿Como es la historia donde en las fotos de Atlético Bucaramanga usted siempre posaba con Radamel Falcao García cuando Radamel García  jugó en el Bucaramanga?
Con Radamel papá que jugaba conmigo teníamos una amistad muy chévere, me parecía a mí un tipo muy profesional y yo creo que es el único jugador que llevaba todos los días al entrenamiento a Radamel Falcao, entonces como Radamel era tan alto, él siempre se hacía  de pie y yo  molestaba con el sardino para allá  y para acá, yo era como el más allegado entonces siempre salía conmigo en la foto, y yo si le digo todo eso que es Radamel Falcao hoy en día es debido al papá, le cuento Radamel papá tenía una disciplina bárbara  el mismo me decía a mí, mire Sabu, él  era de los que almorzaba y a la sopa siempre le echaba salvado, que para la digestión y todo, me decía gordo usted tiene que hacer esto para que no engorde, siempre debe estar bien entonces ahí están los resultados un papá disciplinado, responsable, profesional, ciento por ciento.

-¿Qué pasó en Deportivo Pereira?
Sí, yo digo que Pereira fue un paso desafortunado  mío porque  estaba en el mejor momento de mi carrera llegue con muchos sueños, el técnico era José Varacka  pero en pretemporada me empezó un problema en la rodilla ahí empezaron los problemas míos, empezaron  a decir que yo llegue lesionado, me dieron un medicamento costoso me fui para las oficinas y Pereira no me lo quiso dar entonces, Pedro Julio Mora que era gerente del Bucaramanga supo de  eso y lo hizo público a través   de Caracol entonces empezaron  los problemas y Varacka me trato de disociador y yo les dije que eso no era cierto y les dije que me dieran el pasaje y me vine y llegue acá y me dijeron que era una condromalacia y un día  amanecí yo perfecto  y desde ese día empecé de nuevo hasta  que me salió  lo de Sporting  donde ganaba muy buen billete.

-¿En Sporting dura 2 años?
Juego de nuevo en Bucaramanga y no estaba en los planes del Tucho Ortiz, él no me conocía, duré 2 meses y cuando aparece la oferta del Sporting de una vez la tomo y allá fueron los 2 mejores años en el futbol colombiano sobretodo el primero.

-¿Quién lo llama de Sporting?
Edgardo Barros, el técnico era el uruguayo Oscar Alfonso Rodríguez , y fue tanta la confianza que él  me nombra el capitán del equipo, yo era la insignia del Sporting en ese año me fue muy bien ,al siguiente año tuve ofertas de Junior y Nacional, después tuve problemas con  Rubén Flota que me hizo unas jugadas que no se me olvidan, no jugué un solo partido, se fue Flota  y ahí mismo jugué, yo estaba tranquilo estaba ganando bien, termine, me vine para Bucaramanga y salió lo de Minerven donde económicamente me aseguré, guarde el dinero  nunca me dio por seguir en la dirección técnica, porque  eso es muy difícil y bueno hoy tengo la empresa de Publicidad Ruiz que ya tiene 20 años.
[Hermes Díaz Correa]

Alberto “Coco” Forero, técnico y comentarista de carambola

Por Hermes Díaz Correa, Acord Santander  [diazdefutbol@yahoo.com]
Empecé  como periodista comentando baloncesto y no fútbol, como ha sido mi pasión.
Alberto “Coco” Forero es egresado de la Universidad  Pedagógica y Tecnológica  de Tunja como licenciado en Educación Física. Toda su vida se la ha dedicado a dos de sus pasiones como son el fútbol y el periodismo deportivo del cual vive agradecido. Frentero, claro en sus conceptos, no se guarda nada a la hora de verter  sus opiniones.  Para el fútbol de Santander es el último técnico campeón nacional desde 1981. O sea, que han pasado 31 años y esta región no volvió a ganar nada. Piensa que ya es hora que se dé el cambio en la dirigencia santandereana.

-¿Cuántos años en el fútbol y en los medios de comunicación?
Muchos, ya la memoria me falla pero creo que fue desde 1978 cuando llegué a Bucaramanga después de terminar mi carrera universitaria, yo tenía ya un contrato con Caracol y venía todos los fines de semana a atender los compromisos del fútbol del Bucaramanga y todas las actividades de Caracol en  materia deportiva, porque  en esa época se hacían las matinales deportivas, y recuerdo que llegué un día  al coliseo como estudiante a ver un partido de baloncesto del campeonato del mundo que en esa época se jugó acá en Bucaramanga como subsede en 1982, yo llegué al coliseo y me senté  detrás de donde estaban las emisoras y yo estaba en la fila de atrás y me encuentro con Jaime Ortiz Alvear, Esaú Jaramillo y Carlos Antonio Vélez (yo no los conocía) y se presentó una polémica por una jugada y entonces pusieron a opinar al público  y colocaron el  micrófono y el que estaba detrás era yo, yo les contesté lo que me preguntaron, seguramente algo de lo que yo les dije les hubo de haber gustado y entonces me preguntaron usted que hace, yo les dije, yo estoy estudiando en Tunja, educación física y me vine a ver el torneo , entonces Jaime Ortiz, me dijo hombre porque no nos acompaña, lo de ellos no era el basquetbol salvo Esaú Jaramillo, entonces  a partir de ahí establecí  yo el vínculo con Caracol, entonces me dicen venga mañana a la transmisión, yo les di opiniones y entonces la gente de Caracol Bucaramanga, Jaime Flórez  Ochoa que era la voz comercial se me acercó y me dijo que por que no me vinculaba al comentario deportivo, porque  me parece que a usted  se le facilita y entonces a partir  de ahí empecé  con Caracol ya contratado y estando en eso me llegaron unas notificaciones de la Gobernación de Santander (yo era maestro) para que trabajara como profesor de educación física en el Colegio Santander y por estar con las Selecciones de Santander perdí mi nombramiento como obrero del departamento.

-¿Sólo jugó fútbol aficionado?
Si, el fútbol con los amigos del barrio Modelo, del colegio, en el Barrio había un señor que llamaban Marciano, él era zapatero  y él tenía un equipo en la categoría infantil que se llamaba Millonarios y ese equipo jugaba casi todos los partidos preliminares, el señor Marciano quebró, él era un hombre pobre  y entonces su equipo para que no se acabara se lo vendió a un señor Jaime (que era empleado de la Gobernación) y él le cambió el nombre por Nacional y jugamos en liga  desde finales del 60 hasta el 70.

-¿Quién le pone el apodo de “Coco”?
Fue en Caracol porque  cuando llegué a trabajar en radio estaban Kiko Navarro, Cuca Aceros, entonces para que rimara el tema me colocaron Coco, si preguntara por Alberto Forero seguramente nadie sabe quién era y a raíz de eso tengo una anécdota terrible porque perdí un nombramiento valioso en la Gobernación de Álvaro Beltrán Pinzón, él tenía una deuda de gratitud conmigo, habíamos llegado del exterior de un campeonato que habíamos ganado y el me nombró como obrero de la gobernación, me posesioné  como obrero de la gobernación pero en esos días nos íbamos para los Juegos Nacionales en Manizales, yo iba con el equipo de fútbol, yo me posesioné como Alberto Forero, cuando regresó de Manizales me encuentro que mi puesto ya no existía porque no me conocían por Alberto Forero sino como Coco Forero.

-¿Cuánto tiempo jugó fútbol como aficionado?
4-5 porque me voy para Tunja cuando tenía 17 años, a mí nunca me pasó por la mente jugar con Atlético Bucaramanga porque era consciente de mis limitaciones,  además en esa época había muchos extranjeros.

-Las dos pasiones son la dirección técnica y la radio?
Sí, yo tengo vocación de maestro, me siento maestro yo me fui por el fútbol en el último  año de especialización escogí  el fútbol y el voleibol.

-¿La mayor satisfacción como técnico?
El titulo de 1981, porque en esa época llenábamos el estadio, la gente pagaba para ir a vernos jugar, recorrimos todo el país.

-¿Qué jugadores de esa selección del 81 se quedaron, y no llegaron al fútbol profesional?
Fernelly  Bravo, Vicente Hernández  y varios porque  a pesar de ser excelentes personas se casaron muy rápido y se dedicaron a trabajar.

YO TRABAJE EN RADIO HASTA EL DIA QUE ME PAGARON..
-¿Para su gusto cuáles o cuál han sido los mejores futbolistas de Santander?
Orlando Álvarez, todavía juega, tiene como 65 años, Barrigas, era incomparable, tiene el mejor promedio de la Facultad en físico química de la Pedagógica, era habilidoso, entendía  muy bien el juego, se daba el lujo de coger la pelota desde el arco y sacarse a todo el mundo, la Cancha Marte en esa época  Barrigas la llenaba solo.
Él jugaba con Telecom, simultáneo con él hubo otros 2 jugadores, Jacinto Araque, del Colegio Santander y Mario Cogollo del Barrio Santander famoso, muy joven e infortunadamente tuvo problemas personales, de los que llegaron al fútbol profesional, Papo Flórez jugo bien, yo no vi a Cuca Aceros, al que si vi fue a Américo Montanini.

-¿Qué hace cuando está descansando?
Soy compulsivo a la internet, leo muchas noticias, información, soy un lector enfermo..

-¿Cree en Dios?
Yo me formé en colegios con principios católicos, Salesiano, Santander, soy antirreligioso tengo un temor  tremendo por un ser superior y voy a misa cuando se muere alguien, pero  estoy muy alejado porque las religiones  perdieron el rumbo.

-¿Le gusta la política?
Me encanta, mis abuelos eran socórranos  y vinieron a parar a Barranca por el monte, liberales, cachiporras.

-¿Salsero?
Soy melómano, nada que ver con ese vallenato de ahora, no lo entiendo  sino lo soporto, me mata la salsa, El grupo Niche, la salsa es poesía pura que me llega al alma, me gustan también los Beatles.

-¿Cómo está formado su grupo familiar?
Tengo una familia pequeña somos  3 varones, empezaron a jugar  fútbol ya grandes, el menor tiene 15 años, un día lo llevé a entrenar y me escucho gritar y no volvió, el mayor Jaime Alberto es egresado de la UIS, es fisioterapeuta, Jorge Enrique está en España y el menor es Carlos Fernando y mi esposa se llama Ximena con la cual ni recuerdo cuando años de casado tenemos creo que 30 años.

-¿A qué se dedica actualmente?
Tengo dos actividades, una con Bavaria trabajo en una escuela de formación en el norte en el Barrio Café Madrid y el otro tiempo se lo dedico a unos contratos que hago con la Alcaldía de Bucaramanga, a veces con Desarrollo Social, Inderbu, pero son contratos de prestación de servicios.

EL FUTBOL DE SANTANDER NECESITA UN CAMBIO EN TODAS SUS ESTRUCTURAS..
-¿Qué opina de la situación del fútbol santandereano hoy por hoy?
Hayy,pregunta  grabe porque  no soy capaz de decir mentiras, pero con el respeto con las personas que están allá , pero yo sí creo que el futbol necesita un viraje total, el fútbol merece otra suerte, merece otra conducción, otro timón, estamos en la necesidad de que el fútbol santandereano cambie en todas sus estructuras, le vendría muy bien al futbol que quienes están ahí le dieran la oportunidad a otros, ya es tiempo suficiente para que den un paso al costado con gallardía, con hidalguía, con la convicción de que le dieran la oportunidad a otras personas para llevar al futbol de Santander por otro camino.
[Hermes Díaz Correa, especial para Cápsulas-Carreño]

Siempre fui un líder”: José de Jesús Suárez

Por Hermes Díaz Correa, Periodista Acord Santander  [futbolistassantandereanosc@yahoo.com]

* Siempre fui un líder, por eso me echaron del Bucaramanga en 1884

-¿Sangileño de pura cepa?
Si, naci un 22 de junio de 1955, estudiante del Colegio Guanenta y futbolísticamente hecho en la Escuela de Futbol, Nacidos, y Selección San Gil y con el sueño de integrar una Selección Santander y jugar en el equipo profesional”.

-¿Por qué se llamaba esa escuela de fútbol Nacidos?
“Esta escuela nace de unos aficionados al fútbol y decidieron poner una categoría menor, vincular sus hijos por la idea de un señor Argemiro Sarmiento que jugaba de delantero y quiso formar este club para que fuera de las divisiones menores de esta categoría, pero creo que es más el titulo de una película y ahí empecé a jugar fútbol y básicamente me fui desarrollando dentro del fútbol”.

-¿Siempre arquero?
“Siempre la afición mía fue ser arquero porque me llamaba la atención el vestir diferente, ser el hombre que ordenaba las ideas aparte que siempre fui un líder, voz de mando y mucha gente me valoró ese liderazgo creyendo que iba a llegar lejos”.

-¿Cuando comenzó a jugar fútbol ya de forma organizada?
“1973 llego a la Selección San Gil vamos a un torneo departamental en Barranca donde fuimos campeones, en ese entonces muy competitivos y ahí comienza básicamente mi carrera; en el año 1974-75 fui enviado por un profesor de San Gil a Américo Montanini  y Álvaro Solarte para que me vieran, eso fue en el año 75 donde llego al estadio Alfonso López a pisar la grama, recuerdo ese equipo con Miguelucci, Arango, Celaya  entre otros y para esa convocatoria la prueba era jugar un partido el dio jueves en las horas de la tarde frente al equipo profesional, entonces para mí  era una prueba exigente y recuerdo tanto que a esas prácticas asistían miles de aficionados, era la oportunidad de quedar en la Selección Santander y recuerdo tanto que don Álvaro Solarte dice donde está el arquero de San Gil, donde está el de Ocaña era Miguel Prince,  y así se fue armando la selección y me dan el visto bueno para quedar en las Selección Santander para el campeonato nacional en Cúcuta.

-¿Quién peleaba con usted esa posibilidad de ser arquero también de la Selección?
Aparece el Chato Guzmán, Kike Moreno, entonces había arqueros nos compartimos y venimos y logramos ese título del año 75, que ha sido una de las añoranzas en el fútbol, pero tengo una anécdota de pelado. Un día van a jugar las viejas glorias del periodismo deportivo a jugar un partido amistoso en San Gil, recuerdo a Churio, Álvaro Fonseca, Kiko  Navarro, Pepo Navarro, Pastor Vesga y me fui a verlos, y sorpresa cuando Churio le dice al delegado no traigo arquero, necesito que presten un arquero y yo estaba escuchando, entonces le levante la mano a Churio y le dije, si quiere yo les tapo, entonces me dice Churio, que estaba muy pelado y yo le dije déjeme tapar, y para mí fue una prueba muy grande, porque Churio me dice que si me va bien me trae para Bucaramanga, porque  ellos en  esa época jugaban preliminares  y recuerdo que a la siguiente semana me trae a jugar en Bucaramanga”.

-¿Cuánto tiempo dura en Selecciones Santander?
“En 1976 volvemos a torneo nacional en Bogotá en un grupo donde estaba Prince, Peluffo, Hosni Gaviria, Paquete Riberos, Perdomo íbamos a defender el título  al siguiente año y nos encontramos con un buen torneo donde fuimos terceros y fui catalogado como el mejor arquero del torneo junto a Marco Tulio Duque de Antioquia y a partir de ahí, yo ya estaba vinculado con Atlético  Bucaramanga y tuve la satisfacción  y la alegría que se lesiona Artemio Villanueva y Egidio Hinestroza y me dan la oportunidad de viajar a Pereira donde fue mi primer viaje como profesional a los 20 años de edad”.

-¿Cuánto tiempo dura en Atlético Bucaramanga?
Pasa 76,77, 78 aparece el torneo de reservas la Copa Colombiana al tener la posibilidad de viajar con el equipo profesional, por eso a partir de ese año hay una salida importante de jugadores, hago una excelente participación y a raíz de eso, Gabriel Ochoa Uribe me invita al América, pero Bucaramanga no acepta ningún intercambio y se me quita esa posibilidad de estar con América  y fue para mi orgullo que Ochoa se haya fijado en mi, entonces 79, 80, 81, Santander es campeón con Alberto Forero y se monta también la Selección Colombia a los Juego Bolivarianos donde fuimos subcampeones, pero para el 81 yo ya me retiro del Bucaramanga y aparece la posibilidad de irme al Independiente Medellín alcanzando una excelente presentación, lamentablemente los derechos no son vendidos y debo regresar a Bucaramanga en 1983 y en el 84 ya me retiro.

-¿Recuerda su primer partido profesional?
“Yo vengo a debutar con Raúl Betancourt cuando teníamos a Riquelme, Moreno yo era el tercer arquero y don Raúl me dice palabras textuales: muchacho va a jugar el domingo, usted es inteligente, agárrese de esa posibilidad y es así  que juego debuto contra Deportes Quindío  hago una excelente participación y básicamente él me sostiene y le doy la despedida a Roberto Riquelme y Kike Moreno.

-¿Qué mensaje les dejo Raúl Betancourt?
No, son personas especiales que le dejan a uno una huella en lo personal, con una manera hacia los jóvenes con una manera de no temblarle la mano para nada, sin estar condicionado a nada, que fue el respaldo que sintió también el Mico García al verlo en la Cancha Marte y a los 8 días colocarlo de titular frente a Nacional”.

-¿Qué fue lo mejor de su paso por Bucaramanga?
“Los objetivos de llegar hacer campañas exitosas como la del 84, porque básicamente quede yo al mando de ese grupo cuando en el 83 fuimos abandonados por una angustia económica total con 6 meses de deuda y que el equipo no desapareciera para el siguiente año donde vi por primera vez la unidad del santandereano”.

-¿Del Bucaramanga pasa al Medellín?
“Tengo por delante a Hernando La Pinta García, Ormeño Gómez, pero como siempre voy de atrás hacia adelante, me toco tapar un día frente a Millonarios, el técnico de nosotros era la dupla Olmedo-Comesaña y ahí también me agarro donde siento un respaldo por la afición paisa y donde el Medellín después de muchos años vuelve entrar a finales, pero desafortunadamente no pude jugar porque aparece una lesión muy fuerte en el rostro”.

-¿Cuánto tiempo duró en el Medellín?
“Un año y medio se cumplió el contrato y regreso al Bucaramanga que era dueño de mis derechos deportivos, en el 84 yo tengo conflictos con Bucaramanga por ser el líder, por reclamar lo justo lo que nos debían y deciden no continuar conmigo, entonces Cuca Aceros me da la posibilidad de ir al Tolima, porque Cuca toma el equipo que en ese entonces era presidio por Jorge Barón, voy y hablo  arreglamos un contrato verbal, arranca tapando Hernán  Torres, pero por un error de Torres se pierde 1-0, yo había arreglado verbalmente entonces Jorge Barón le dice a Cuca que quería un arquero extranjero y si el señor Suárez se quiere quedar por esto, bien, entonces Cuca me dice el tema y entonces tomo la decisión  de retirarme me vengo para Bucaramanga y aparece el director de Coldeportes que era del Cesar y me envía como técnico y ahí empecé como técnico a  partir  de 1985″.

-¿Cuánto tiempo como profesional?
“Ocho años como profesional, hay un partido que se pierde 5-1 con Medellín y fui la figura, hay calificaciones donde comparto honores con Delménico.

-¿El gol más tonto que le hicieron?
“El de  Víctor Luna porque yo cuando atajaba siempre fui una persona que me jugaba la lógica, y recuerdo que la sacaba con la mirada, en ese entonces Luna venia por su costado y mete un centro y yo dije esta pelota va para afuera, la acompañé con la mirada y cuando bajó se me metió en el arco de la portería sur”.

-¿Quién fue el delantero que más goles le marcó?
No fui un arquero con regularidad eso de jugar 25 partidos por temporada porque en esa época los puestos eran para los extranjeros.

-¿Cuál fue la lesión grave que tuvo?
“En el torneo de reservas en el año 78 enfrentando a Santa Fe, Ferney Balanta en el último  minuto, le salgo a los pies y en una jugada el tira los pies y me lo coloca en el maxilar inferior cuando voy a bajar la cabeza, me rompe todo el maxilar inferior. Entonces Libardo Serna que era el árbitro de esa partido me salva la vida porque dicen que la muela rompe el maxilar y la lengua se me enrolla , pero Serna como era odontólogo en ese entonces, el mete el dedo y logra sacar la lengua y dicen que me salvó de esa situación, por allá en noviembre de 1978 en el Campin de Bogotá.
[Hermes Díaz Correa]

Elías Correa, el guapo de Piedecuesta..

Por Hermes Díaz Correa, Acord Santander  [diazdefutbol@yahoo.com]

Elías Correa Jiménez es otro de esos jugadores aguerridos que ha tenido el municipio de Piedecuesta. Su temple, su garra, su entereza en el medio campo de los equipos donde militó en su paso por el fútbol profesional colombiano, lo llevaron a ganarse un espacio, como lo ratifica al cerrar su etapa como jugador del Rionegro Fútbol Club y llevar  a ese club antioqueño a ser director técnico a Santiago Escobar, luego que Sachi llevara 6 años alejado del futbol a raíz de la muerte de Andrés  Escobar.-¿Cómo fueron sus inicios en Piedecuesta?
Inicié con un gran amigo llamado Juan Bernal en un equipo llamado Canarios a la edad de 9 años. Yo estudiaba en el Tecnológico, ahí conocí a Cristian Argüello y  Juan Carlos Triana, y los lleve a jugar allá. Después estuve en Créditos La Esperanza y pasé a integrar la Selección Piedecuesta con 13 años. Un día me vine para Bucaramanga y llegue a la Cancha Marte y encontré a un señor de barbita, llamado Coco Forero con Norberto Anaya, quedé en esa Selección y después pasé a Ofitécnicas de don Carlos Arenas, continúe en selecciones y tuve la oportunidad de jugar el primer Torneo de la Cancha Marte con Los Criver.

-¿Cómo llegó al Atlético Bucaramanga?
En 1987 el técnico era Roberto Diplácido me dio la oportunidad  de jugar y jugué en el Bucaramanga hasta 1992, que fue una época de momentos buenos, regulares y malo. En el año 87 estuvimos mal, en el 89 no había dinero, nos debían varias quincenas, la gente no respondía y afortunadamente en el año 90 llegó el Tucho Ortiz y cambió la historia del fútbol para esa época”.

-¿Siempre jugó de volante de marca?
Yo en Piedecuesta jugaba de volante 10, también fui arquero en los Juegos Intercolegiados, en Selección Santander jugué de defensa con Julio César Sarmiento y cuando llegué a la pretemporada con Bucaramanga había muchos volantes 10, ahí estaban Paco Castro, Darío Erramuspe, Alonso Pacheco, William Ruiz, Zabulón Ruiz, Aníbal Méndez, Watusi Lozano, Américo Quiñones, había  mucho volante y vi la opción de jugar de volante de marca y ahí me quedé, eso fue en 1987. Recuerdo que debuté en un partido frente a Millonarios marcando a Rafael Bobadilla un paraguayo y me fue bien, ese día quedamos 0-0″.

-La llegada de Tucho Ortiz le marcó su vida?
Claro, lo del Tucho fue un resurgir del fútbol santandereano porque había oportunidad para los futbolistas santandereanos, algo parecido a lo de ahora con Álvaro de Jesús Gómez que fue técnico mío en Atlético Huila, un gran señor, un ganador, eso fue más o menos parecido con Tucho porque reorganizó lo deportivo y administrativo, nosotros arrancamos con un equipo de retirados del futbol como Kiko Barrios, Esterilla, Víctor Espinoza, William Rico etc.”.

-¿Del Bucaramanga donde dura 5 años para dónde sale?
“Inicialmente iba a Nacional, voy a Junior como parte de un deuda que tenía Bucaramanga con Junior, a mi me quedó el 8% alrededor de 12 millones de pesos, yo inicié ganándome 18 mil pesos mensuales, el mínimo  eran 25 mil en el año 87 y cuando me  fui del Bucaramanga me fui ganado 1.200.000 pesos, fuimos  a Barranquilla como pioneros, voy a Junior a otro medio ,empiezo a manejar relaciones, me lleva Comesaña y en el primer entrenamiento lesione 3 jugadores porque pegaba mucho.
Debuté en Junior enfrentándome al América  de Cali y me tocó marcar a Alex Escobar. Comesaña me dice vea Elías: si hoy le va bien acá lo van a querer, si le va mal haga la maleta y se va, porque la afición barranquillera le gusta la gente entrompodora, había periodistas que me daban duro como Fabio Poveda, Hugo Illera, Edgar Perea,  fui campeón en el 93 y duré 2 años en Barranquilla. Después voy a Santa Fe y un día  me llama Iván Mejía para entrevistarme y me dice que porque no quería ir a Santa Fe, me llama Cesar Villegas y duré un año en Bogotá. En el 94 donde teníamos un súper equipo el técnico era Arturo Boyacá, pero no teníamos técnico, imagínese  uno llamándose Boyacá, con ese apellido no podes ganar nada.

-¿Llegar a Junior fue alcanzar otra estrella?
Claro, porque uno llega a Júnior como refuerzo, mejoró el contrato para el siguiente año en un 80%, es el equipo de la Costa, es el más importante, fue madurar en lo personal y en lo deportivo.

-¿Después de Santa Fe qué sigue?
Vuelvo a Junior con Piscis Restrepo, voy a un recambio con el Tolima con Tucho Ortiz, me llama el senador, voy al Tolima, estoy 6 meses en el Tolima y hay la posibilidad de ir al Huila como para hacer un favor a nivel de directivos, voy por 6 meses y me quedo un año, hubo momentos difíciles estaba por 26 años, Álvaro de Jesús Gómez dirigía, renunció por problemas, voy a Unicosta estoy 15 días y renunció, el técnico era Javier Castell. Entonces me llama un amigo de Rionegro y me dice Elías  venga y juega 3 meses para que no se quede sin jugar, y en enero se va para el Pereira. Voy a Rionegro por 3 meses y me quedé 6 años, empiezo a ser entrenador de divisiones menores para justificar el sueldo, me encuentro con Darío López como técnico, se va, llega Chalo Montoya, empiezo a tener un problema de rodilla ya tenía 29 años, entonces decido quedarme en la B porque en la B se trabajaba 1 vez al día, hago muy buenas amistades, termino como jugador en Rionegro, llevo a Santiago Escobar como técnico, porque  él se había alejado del futbol por la muerte de Andrés Escobar, él estaba retirado de las canchas, surge la posibilidad, el dueño del equipo, un senador Rubén  Darío Quintero y Samuel Ospina que era el otro dueño del equipo, me hacen la sugerencia. Elías por qué no nos recomienda un técnico porque yo era el capitán,la figura allá en Rionegro, entonces yo hago la sugerencia, llamo a Santiago, él manejaba una escuelita, doy mis opiniones porque el periodismo se había ido, se apartó de Rionegro, entonces el único es Sachi porque él es de acá  de Antioquia y los periodistas lo quieren, entonces ahí empezó su carrera como técnico, Santiago se actualizó.

-¿Se retira en el año 2000 y qué pasa después?
“Conocí a Carlos Hernández de Cúcuta,  me llama juego ese año en Cúcuta, al año siguiente nos volvimos dueños del Cúcuta, alquilamos la casilla a los Pachón y vuelvo a Rionegro como asistente, director de divisiones menores, luego Carlos Hernández en el 2003 va a Pumas de Casanare, me llama estoy un año allá , luego voy a Chía Fair Play, vine a Piedecuesta, mis hijos estaban creciendo, me encuentro a Raúl Cardozo y me ofrece trabajo  en la Alcaldía, termino en la política metido como concejal y saco 500 votos en la campaña de Jorge Navas a la Alcaldía  de Piedecuesta y ya entré en ese campo y pienso ser concejal y alcalde de Piedecuesta, son aspiraciones que estabna ahí, tuve un escuela de futbol por 5 años y eso es lo que quiero hacer hoy en día un trabajo social.

-¿Cuántos años como futbolista profesional?
16 años, después de Pimentel soy el más expulsado tengo como unas 35 expulsiones, marque 6 goles y el más importante uno que hice con Junior al Nacional en Medellín  y otro en la rama aficionada a René Higuita en Medellín”.

-¿Su mejor amigo en el fútbol?
Héctor Méndez

-¿Quién fue el árbitro que lo expulso más veces?
El difunto Álvaro Ortega.

-Una plaza?
El Alfonso López de Bucaramanga ahí la gente me reconoció y me apoyo.

¿El periodista que más duro lo criticó?
José Maria Yepes  me dio duro y de pronto nos encontramos en un diagnosticentro en Neiva y hablamos  e hicimos una buena amistad.

-Cuántos hijos tiene?
Tengo una hija de 24 años casada con un ingeniero de petróleos, soy abuelo, un hijo de 20 años dedicado a los negocios, jugó muy bien, esos son mis 2 hijos ya grandes, mi hijo se llama Junior lo bautice así  cuando jugaba en Junior, yo soy un agradecido con el fútbol, el fútbol me dio un enfoque de vida,

-¿Cuántos años tiene?
44 años bien vividos, soy un romántico, toco guitarra, canto y si llegara un reality acá seria Leonardo Favio.
[Hermes Díaz Correa]

“En Santa Fe alcancé reconocimiento”: Oscar Upegui

Por Hermes Díaz Correa, Bucaramanga  [diazdefutbol@yahoo.com]

Oscar Francisco Upegui Pereira es de los pocos jugadores de Piedecuesta que alcanzaron notoriedad en el fútbol profesional colombiano.
Upegui, al igual que Elías Correa, son dos de los mejores exponentes que ha dado este rincón del departamento de Santander.
Reconocen que lo mejor que les pudo pasar en su vida fue jugar fútbol profesional.
Y agradecen y guardan un grato recuerdo de quien consideran ha sido su maestro en el fútbol, Humberto Tucho Ortiz.

-¿Cómo fueron sus primeros pasos en el fútbol?
“Yo empecé como lo hacemos todos, jugando con los amigos de la cuadra en Piedecuesta, con los equipos locales, en una selección Piedecuesta, después llegué a una Selección Santander en unos Juegos Deportivos Nacionales, eso fue terminando la década del 70. Con 10-11 años mis primeros equipos fueron una escuela de fútbol que manejaba Ludwig Flores, Arnulfo Rodríguez, de las primeras escuelas que hubo en Piedecuesta, antes eran equipos que no estaban muy organizados como El Danubio, Comuneros, Peñarol, se trabajaba de una manera empírica”.

-¿Qué compañeros tuvo en esos inicios?
“Daniel Correa hermano de Elias, Duvalier Chaparro, mi amigo de infancia, Kiko Calderón, Leonardo Ramírez, jugadores que estuvieron muy cerca de estar trabajando en el Bucaramanga pero que por esas cosas del fútbol no llegaron a la profesional”.

-¿Cuál  fue su primera Selección Santander?
“En 1986 con Álvaro Solarte, ya había estado en una selección Piedecuesta cuando se hacían los torneos departamentales, me había visto con otros 6 compañeros y ya en selección fue en el año 1986″.

-¿Se perdió la mística por jugar en la Selección Santander?
“Se ha perdido la mística por estar en la selección porque en esa época no era fácil, estaban los mejores del departamento. Yo tuve compañeros como Enrique Álvarez, un muy buen arquero, Javier Cervantes, Miguel Montañéz, Robert Villamizar y otros con muchas capacidades. Hicimos unos buenos Juegos Nacionales en el Eje Cafetero, estuvimos con Miguel Montañéz convocados en una Selección Colombia Prejuvenil que dirigía en ese tiempo Juan José  Peláez, había una lucha sana por el puesto y creo que se ha pecado mucho en Selecciones porque se ha olvidado la provincia”.

-¿Quién le da la oportunidad de llegar a Atlético Bucaramanga?
“Jugando un hexagonal de la Marte me llamaron a jugar en la segunda división en un equipo que dirigía Álvaro Pipo Suárez, había dos segundas divisiones, la otra la manejaba Chucho Vega y a los 6  meses tuve la oportunidad de jugar en la profesional. Pipo Suárez estaba encargado del equipo, él me llevó a jugar y después vino Daniel Silguero por poco tiempo, no alcancé a juagar con él. Silguero se fue y tuve la oportunidad de jugar en Armenia frente al Deportes Quindío y durante ese medio año del 89 tuve la oportunidad de jugar varios compromisos”.

-¿Recuerda algo de ese debut?
“Si, es el partido que uno nunca olvida. Yo buscaba ser el titular porque en ese momento el titular era Eugenio Uribe, yo empecé en el fútbol como delantero, ese día perdimos, fue un debut interesante y a la postre no me fue mal porque terminé jugando fútbol profesional. Recuerdo de ese equipo a  Agustín Granados, Ricardo García, Pablo Zuleta, Martín Balcucho, Fabio Zárate, Mauricio Gómez, Germán Bueno era un equipo muy santandereano”.

-¿Cuánto tiempo jugó con el Bucaramanga?
“Hasta el año 94, ahí llegó el Tucho Ortiz, él me dio la oportunidad de jugar como central, volante de primera línea. Después del Tucho, que fue un técnico que nos dejó marcados a muchos, vino Norberto Peluffo donde me consolidé como titular y al siguiente año viví esos 6 meses del descenso con Hugo Gallego y recuerdo esos 6 meses porque fueron vertiginosos, había una buena base y eso fue lo que hizo que volviéramos de nuevo a la A.

-¿Qué enseñanza le dejó Tucho Ortiz?
“Le tenemos un gran aprecio por lo que nos dejó, era un adelantado de la época, lo mejor de Tucho fue el manejo de grupo, siempre formando personas rectas, decentes, siempre pensando en que primero estaba el ser humano que el jugador, hablaba con uno, con la familia, estaba pendiente de todo”.

-¿De Bucaramanga pasa a Santa Fe?
“Después del regreso de la B, en diciembre terminé arreglando mi vinculación con Santa Fe, el técnico era Basílico González, estaba el Tren Valencia, Rubén Darío Hernández jugadores de mucha experiencia combinado con juventud, jugadores rolos. Me encontré con Robert Villamizar, era mi primera experiencia con un equipo de afuera, no fue fácil jugar en la capital. Yo creo que a mi Independiente Santa Fe me marcó bastante porque ahí conseguí lo mucho o poco, reconocimiento nacional me lo dio Santa Fe. En la parte económica me dejó algunas bases, era una época donde los dineros no eran muy santos, el equipo lo maneja César Villegas con un grupo de empresarios,había pasado la época del Banco Comercial Antioqueño y de algunos otros personajes que tenían que ver con el América de Cali, el caso de Freddy Rincón, Wilmer Cabrera, entonces venia la época de las vacas flacas, tuve un etapa interesante en la parte económica, el hecho de haber sido capitán de Santa Fe demuestra el trabajo y la entrega”.

-¿Cuántas temporadas jugó con Santa Fe y con Wilson Gutiérrez, el técnico de Santa Fe?
“Sí, yo tuve 2 épocas  en Santa Fe, la de 4 años y después volví un año más. Esos 4 años estuve con Wilson Gutiérrez  el fue compañero mío en la defensa, rivales de puesto, con el técnico Pablo Centrone en la Copa Conmebol, estuvimos en la final, cobré penal y lo boté frente al Vasco da Gama, estaba Gregory Méndez, Robert Villamizar, una serie de jugadores jóvenes, después vino Slobodan Zekanovich  y él es el que me coloca de central y empecé  a jugar en esa posición, ya con Wilson  Gutiérrez peleábamos el puesto”.

-¿De Santa Fe pasa a Junior de Barranquilla?
Si, voy un año a Junior, fue un cambio total, volví  a jugar de lateral izquierdo, estaba el Zurdo López, jugué 6 meses como lateral y 6 meses como central, ganamos cupo a Copa Libertadores, estuvimos hasta el final peleando la clasificación, fue una experiencia enriquecedora cambiar de cultura totalmente, ir a una ciudad como Barranquilla donde el costeño es el más  regionalista de todos y tuve muchos inconvenientes. A los 3 meses me había dado duro, los periodistas me preguntaban que cuándo iba a renunciar, que cuándo me iba, el Zurdo conmigo fue espectacular y al final de la temporada el periodismo me preguntaba que si me quedaba. Finalmente no hubo ese acuerdo, yo quería quedarme en Junior pero los directivos de Santa Fe querían que volviera”.

-¿Cuál o cuáles fueron los periodistas que lo criticaban duro?
Hugo Illera, fue muy crítico  conmigo dentro de su manera de pensar y con el terminé hablando y reconoció que se había equivocado”.

-¿Después  de Santa Fe llega al Deportivo Pasto?
Estuve un año en Santa Fe con el Pecoso Castro que también fue una época de mucho aprendizaje. Yo creo que es de los técnicos que se ha estigmatizado mucho en Colombia porque todo el mundo habla entrecomillas de lo malo, pero no le reconocen lo bueno, solo apenas en estos días se está  empezando a reconocer lo bueno que ha hecho el Pecoso Castro por el fútbol colombiano, después regreso al Bucaramanga estuve un año y de acá  voy al Pasto donde duro 2 años y medio, un subcampeonato que fue bueno”.

-Cuántos años en la profesional?
“Mas o menos 13-14 años, por eso digo que en el debut no me fue mal, tuve la fortuna de no tener lesiones graves hasta el día del retiro”.

-¿Cuántos partidos jugó y cuántos  goles alcanzó a marcar?
La cuenta no la tengo, he pedido estadísticas en la Dimayor pero no he podido, creo estar cerca de haber jugado unos 500 partidos y marcar 9 goles”.

-¿Cuál la cancha donde siempre le gustaba jugar?
Bucaramanga, cuando estaba en otros equipos y no era porque me jugara un partido especial, sino porque siempre afuera a uno lo reconocen mas. También la hinchada de Santa Fe era muy especial”.

-¿Su mejor directivo?
“Hugo Prieto, Alonso Lizarazo, pero Hugo Prieto más que un presidente fue un amigo, fue una persona de palabra, en Junior nunca tuve dificultades”.

-¿Cuál fue su último partido como profesional?
Contra Atlético Junior jugando con Deportivo Pasto, pensé arreglar con Bucaramanga, el técnico en ese momento no dio el visto bueno, tenía la posibilidad de seguir jugando, pero decidí salir en un buen momento, eso fue en el año 2005 cuando tenía 35 años de edad”.

-¿Actualmente a que se dedica?
“Estuve el año 2011 trabajando en Ocaña en un convenio existente con el Cúcuta Deportivo en un equipo de la categoría Sub-20, yo venia de trabajar con Piedecuesta, allá me llevó a trabajar el profesor Prince con don Álvaro Torrado, presidente del Cúcuta y se dejó una muy buena impresión y hay la posibilidad de volver. Sigo preparándome, asistiendo a seminarios porque tengo mi sueño de dirigir en la rama profesional al Atlético Bucaramanga aunque ya tuve la fortuna de estar ahí y dirigir a la Selección Santander porque estamos perdiendo protagonismo.
[Hermes Díaz Correa]
Email: diazdefutbol@yahoo.com

Roberth Villamizar, de mensajero a futbolista

Por Hermes Díaz Correa, Bucaramanga  [diazdefutbol@yahoo.com]
La carrera  futbolística y personal de Robert Villamizar estuvo caracterizada por la lucha y el sacrificio tratado de salir adelante en el fútbol y en su vida personal. Las dificultades económicas por las cuales pasó en su barrio San Rafael, al norte de Bucaramanga, lo llevaron a medírsele a todo lo que se le presentara con el fin de ayudar a su familia, desde vendedor ambulante hasta mensajero de la Liga de Fútbol de Santander. Todos esos saltos le enseñaron en la vida, que el sacrificio y la lucha lo iban a llevar hasta donde llegó en el fútbol profesional colombiano.
Una carrera de 11 años le permitieron vestir las camisetas de los clubes profesionales Atlético Bucaramanga, Junior, Independiente Santa Fe, Independiente Medellín y Real Cartagena. Villamizar  fue uno de esos hijos que tuvo Humberto Tucho Ortiz en su paso por Bucaramanga.

-¿A qué se dedica actualmente?
“Estoy estudiando en las Unidades Tecnológicas de Santander, Tecnología  Deportiva; en el Sena en las horas de la noche la Tecnología de Técnico de Fútbol y trabajo con Comfenalco en las divisiones menores”.

-¿Cuánto tiempo duró su carrera en el fútbol profesional y sus comienzos?
“11 años. Me inicié jugando en la barriada descalzo en el barrio San Rafael donde nací y donde mi familia vivía y empecé jugando en Girón con el profesor Gamba, en un equipo que se llamaba San Andresito. De ahí el profesor Álvaro Solarte me vio jugar y me llevó a una Selección Santander juvenil donde estuve preseleccionado a un torneo nacional en Medellín pero desafortunadamente no pude viajar por cuestiones de estudio, dejé de jugar por 1 -2 años, por la decepción de no poder viajar a Medellín y volví  a jugar con San Andresito en la categoría juvenil y el profesor Solarte me volvió a convocar, integré la Selección Santander durante 3 años consecutivos, de los cuales duré 2 años en la copa nacional y el otro en Juego Nacionales”.

-¿Qué recuerda de su infancia en el barrio San Rafael?
“Mucho. Estábamos en un barrio bastante complicado, es un barrio del norte de Bucaramanga, bastante peligroso, pero con unas buenas bases mi papá y mi mamá  nos inculcaron valores los cuales siempre he aplicado en toda la vida, jugando banquitas descalzo en la calle donde había muy buenos jugadores que no llegaron a la rama profesional”.

-¿Qué compañeros recuerda de esas Selecciones Santander?
“Oscar Gómez (hermano de Polo Gómez), Oscar Ruiz, Julián Forero, Arismendi, Miguel Montañéz, Oscar Upegui, Duvaler Chaparro, Daniel Correa, había un buen grupo de trabajo que el profesor Solarte nos imprimía mucha energía positiva, hicimos buenas campañas y teníamos un equipito que respondía muy bien  en todas las plazas”.

-¿Terminó estudios en el Colegio Salesiano?
“Soy técnico industrial graduado en 1987 donde recuerdo al profesor Sergio Sarmiento que era el coordinador quien me ayudó mucho. Jugué 2 Intercolegiados  con Salesiano, cuando eso el Salesiano era el boom porque tenia los mejores jugadores de microfútbol y ahí fue cuando me volví a motivar y me volvió a llamar el profesor Solarte, al cual le tengo un gran cariño y aprecio”.

-¿Estuvo preseleccionado a una Selección Colombia Prejuvenil con Juan José Peláez?
“En ese momento estaban Jorge Bermúdez, Flavio Torres, Danobis  Muñoz, Carlos Castro, Omar Cañas, Oscar Córdoba, había  un gran equipo, una competencia sana y no quedé en la lista que viajó al Suramericano de Argentina y al Mundial de Arabia Saudita”.

-¿Quién le da la posibilidad de llegar al Bucaramanga?
“Cuando terminé bachillerato salí sorteado para ir a prestar el servicio militar, pero sucedió algo muy curioso, me tuvieron allá 2 noches y 3 días, cuando al tercer día llego alguien preguntando por mí y me llevaron a la Selección Santander para los Juegos Deportivos Nacionales y después al Bucaramanga con Pipo Suarez hasta que llego Tucho Ortiz debutando el 1 de abril de 1990″.

-¿El fútbol lo salvo de prestar el servicio militar?
Si, porque el representar a Santander fue la opción que vieron más viable para poder salir del ejército porque ya estaba listo para ir a prestar servicio militar al Batallón Guardia Presidencial, yo estaba decidido irme porque no tenía plata para pagar la libreta militar, sexto de 7 hermanos, pero se dio la posibilidad y creo que Dios me tenia para eso, estaba trabajando de mensajero en la Liga de Futbol, cuando eso me pagaban 15 mil pesos y mi papá ya  veía que tenía un trabajo y me dejó jugar al fútbol”.

-¿Siempre hubo respeto por usted en el Barrio San Rafael?
Mas que respeto era cariño, amor, yo creo que cuando uno trabaja bien y le ayuda a la gente que se pueda ayudar”.

-¿Cómo fue esa experiencia de ser mensajero de La Liga de Fútbol de Santander?
“Me tocó duro, recuerdo a Betty Gómez, una muy buena persona, era la secretaria, ella me armaba los paquetes cuando había convocatorias, asambleas  me tocaba repartir correspondencia a pata por toda Bucaramanga, pero fue una época bonita porque cuando a uno le gustan las cosas se esfuerza por lograrlas, medio tiempo trabaja con la liga y medio tiempo entrenaba con la selección”.

-¿Quién fue Tucho Ortiz para usted?
Fue quien me dio la posibilidad de debutar en la profesional, le gustó mucho mi entrega, mi dedicación, le gustaba mucho los volantes que pisaban las dos aéreas, a Tucho le comentaron muchas cosas de mí, un dia me mandó a Alonso Lizarazo para que me persiguiera, a veces llegaba cansado a los entrenamientos y le dijeron que yo era vago, entonces Alonso le dijo, no lo que pasa con ese muchacho es que le toca irse a pie desde la quinta con diez  hasta el estadio, cuando Alonso le contó el profesor se conmovió tanto y empezó a regalarme 10 mil pesos semanales para el transporte. Yo creo que es la persona que le debo todo en el fútbol”.

-¿Cuánto tiempo jugó con Bucaramanga?
“90-91-92 y volví acá en el 98 con Peluffo. En el 93 fui a Junior, donde quede campeón con una tropa donde estaban Pibe Valderrama, Mackenzie, Pacheco, Niche Guerrero, Valenciano. Después fui vendido a Santa Fe donde jugué 6 años (5 como capitán), subcampeón de Copa Conmebol. Posteriormente fui al Medellín volví al Bucaramanga y terminé jugando en Real Cartagena.

-¿Cuál fue el mejor Bucaramanga que integró?
“La época del 90-91-92, fue una familia muy unida, compartíamos todo, nos ayudabamos unos a otros, hubo empatía, esa campaña fue muy buena porque hice 17 goles como volante de marca y aparte Alonso Lizarazo tenía muy buenas relaciones ya había llevado a Elías Correa, Oscar Upegui”.

-¿Qué fue lo mejor: el titulo con Junior o el subcampeonato de la Conmebol con Santa Fe?
“Creo que el quedar campeón  en el fútbol colombiano es bastante complicado, el jugar con Valderrama, Niche Guerrero, Valenciano y eso me marcó mucho en la carrera de uno, lo de la Conmebol también fue bueno porque fue un equipo de obreros, ahí me tuve a uno de mis mejores amigos, Jorge Salcedo”.

-¿Económicamente en Junior le fue bien?
“Si, claro, ahí pude ayudar a mi familia, pude comprar un lote para mi papá, terminar la casa de mi papá, tengo mi propia casa, tengo mi familia y todo se lo debo al fútbol”.

-¿Cómo fue ese paso de Junior a Santa Fe?
“Jugué Copa Libertadores con Junior hasta mitad del 93, Cesar Villegas fue a Barranquilla y me dijo que si quería ir a Santa Fe, entonces se dio la posibilidad de ir a la gran capital donde jugué 6 años y fui capitán. Allá  decían que yo era un león, porque el símbolo de Santa Fe es un león”.

-¿En Medellín cómo le fue?
“No tuve continuidad, ahí estaba el Pánzer Carvajal, Juan Carlos Ramírez, siempre fui suplente con Rebolledo, ahí conocí al Tren Valencia, Giovanni Hernández, ahí fue cuando el profesor Rujana me llamó para ir a Real Cartagena, ya pensaba retirarme, se dio la posibilidad de ir a Girardot fuimos invictos 14 partidos, hice 9 goles como volante de marca, no nos pagaban, en Real tuve una lesión en la rodilla y me retiré a los 30 años de edad”.

-¿Cuántos partidos profesionales?
“Siempre fui titular alrededor 60 partidos por temporada en 11 años, marqué 21 goles de cabeza y 41 como profesional, recuerdo un gol que le hice a Deportes Quindío de mitad de cancha a Maciel, tuve 6 expulsiones en toda mi carrera”.

-¿Sueña dirigir algún día al Bucaramanga?
“Ese es mi sueño, mi esposa, mis hijas lo saben, ojalá los directivos me tengan en cuenta”.

-¿Qué cree le pasa al fútbol santandereano?
“Sentido de pertenencia porque material humano lo hay, solo falta que quienes se ponen la camiseta de Santander la sientan como propia”.

-¿Agradecido con el fútbol?
Con Dios, porque el fútbol me lo dio todo en la vida.
[Hermes Díaz Correa]