FÚTBOL PENSADO (I)

Por Jaime A. Barrientos  [jaimeca4@hotmail.com]Cuando vi tapando al “Gato” Fernández defendiendo los colores de Paraguay en el Mundial de México 86, con su particular forma de atajar penaltis me di cuenta de que el arco era lo mío. Después lo ratifiqué con el belga Jean-Marie Pfaff, con Falcioni y con René. Tenía 6 años, la decisión estaba tomada, de ahora en adelante iba a encargarme de dejar mi portería en cero sin importar el rival.

 A los 8 años, gracias a que mis papás sabían de mi gran interés por el fútbol, ingresé a la Escuela Luis Alfonso Marroquín, allí comenzó mi formación futbolística y en muy poco tiempo estaba jugando en los torneos de la Liga Antioqueña de Fútbol. Con 10 años y ya estaba peleando la titularidad con compañeros de 13 y 14.

Aunque seguía siendo un niño ya tenía cierta experiencia cuando jugué el Pony Fútbol con el equipo de Malibú. Empecé a destacarme y pude integrar mi primera Selección Antioquia Infantil. De ahí en adelante fui llamado varias veces, hasta que en 1996 fuimos campeones nacionales prejuveniles bajo la dirección técnica de Francisco “El Bogotano” González.

 Todos los días jugaba fútbol, pero nunca sin dejar de estudiar. Por eso el mismo año que quedé campeón con Antioquia me gradué del Colombo Británico y ya tenía el cupo para la universidad. Padres apoyando constantemente, un colegio flexible, pasión por lo que hacía, orden y disciplina permitieron que poco a poco fuera logrando cada uno de mis objetivos.

Las Selecciones Colombia, los equipos profesionales, los rivales famosos, los viajes y tantas cosas más que hay alrededor del fútbol se las contaré en una próxima entrega.
( La foto corresponde al debut en el Envigado, marzo de 1997. A mi izquierda Ever “Chaca” Palacios y a mi derecha Juan Carlos Ramírez. Marcador: Cali 1-Envigado1 ).