Comienzo del fútbol en Medellín

Por Carlos Julio Serna   [Repaisa50@hotmail.com]

El fútbol comenzó en Medellín más o menos en 1913, año en el que surgieron los equipos Sporting y el Medellín, integrados por jugadores antioqueños y extranjeros residentes en la ciudad.

Una de las primeras canchas de la que se tiene noticia se denominó Los Belgas, ubicada en lo que es hoy El Hospital San Vicente de Paul, allí se jugó fútbol hasta 1916, posteriormente se jugaba en las canchas de Fatesa, El Carretero, Agronomía, Miraflores y la Floresta donde había carreras de caballos.

Cancha Los Libertadores,año 1940 . Foto cedida por Carlos Julio Serna.

El 24 de febrero de 1929 se inauguró la cancha de los “Libertadores”, en los terrenos donde hoy está el barrio San Joaquín.

El partido de inauguración fue entre los equipos Ciclista Lima Association del Perú y El ABC de Medellín, ganaron los peruanos 9 a 0 ante ocho mil espectadores, ocho días después los peruanos vencieron al equipo Colombia 3 a 0.

El segundo equipo peruano que vino a Medellín fue el Chancay, en octubre de 1929 jugó contra el Junín, le ganó 12 a 0. Estos partidos fueron arbitrados por Míster Charles Gilppin.

En 1948 los terrenos de la cancha Los Libertadores fueron vendidos por el Municipio de Medellín al Instituto de Crédito Territorial para construir el barrio San Joaquín.

Los cronistas de la época se quejaban por la falta de un buen predio para la actividad del fútbol, ya que la Federación Antioqueña de Fútbol tenía cerca de 40 equipos.

1 comment

  1. Roosevelt Castro B.   •  

    *Complemento a la historia del fútbol en Medellín
    Por Roosevelt Castro [historiasalaredonda@gmail.com]

    Un complemento a su aporte. Breve historia del futbol en Medellín

    La práctica de los deportes en nuestra ciudad surge directamente ligada a los procesos de modernización acelerada experimentados durante las tres primeras décadas del siglo pasado.
    Estos procesos tuvieron su expresión más palpable en el incrementos inusitados de la áreas urbanizadas, las apariciones de modernas industrias, el auge de la exportación cafetera y la cada vez más estrechas relaciones del comercio medellínense con estados Unidos y Europa.
    El paso de villa semicolonial a ciudad moderna implicó en Medellín profundos cambios en la vida cotidiana, las costumbres y los usos, y especialmente e las formas de socialización de la clase alta local, enriquecida por el oro, el comercio y la exportación de café.
    En pocos años el comercio se vio abarrotado por objetos de consumo suntuario, aparecieron los clubes sociales, los teatros y se multiplicaron las publicaciones y las revistas, se crearon nuevos espacios para la vida social, los negocios y el uso del tiempo libre, al menos en lo que podríamos llamar la nueva “elite antioqueña”

    Las distracciones de estos sectores privilegiados de la sociedad local hasta entonces se limitaban a cabalgatas, paseos a fincas circundantes y baños dominicales en los balnearios de la quebrada Santa Elena (Un pequeño riachuelo que cruza la ciudad de oriente a occidente , taponado y canalizado para darle paso a lo que hoy es la Avenida La Playa).
    Estas actividades recreativas y del uso del tiempo libre revelan una lúdica más asociada a lo rural que a lo urbano.
    En este contexto aparecen los deportes, rompiendo con una dinámica que se había perpetuado por centurias. Primero fueron el tennis y el golf y posteriormente el fútbol y el baloncesto, como uso exclusivo de la elite de la capital del departamento de Antioquia. Estaba, aunque no lo presentían sus impulsores, el germen de una pasión para muchos y la profesión para otros: El fútbol.

    Sí, los miembros de la elite medellinense nunca llegaron a imaginar los alcances y las repercusiones tanto en la vida social como política, económica o cultural que iba a tener esta nueva actividad deportiva en la ciudad.
    Fue el señor Guillermo Moreno el que, al parecer, trajo el primer balón a Medellín, luego de un viaje realizado al viejo continente.
    El primer equipo fue el Sporting Foot-Ball Club, organizado por el año de 1912 por dos comerciantes suizos: Juan Heiniger y Jorge Herzig.
    Heiniger, nacido en Berna, vino a Medellín en 1880 a trabajar en la joyería de Felipe Hettien, posteriormente compró aquel negocio con su cuñado Jorge Bachman.
    De otro lado, Jorge Herzig, nacido en St. Ennier, había venido un año antes de la creación del primer equipo de fútbol contratado por la Casa Bechmann & cia y después se estableció por cuenta propia en el negocio de la relojería y la joyería.
    Asimismo, Herzig se había graduado en la Escuela de Cultura Física de París, conocía al dedillo las reglas del fútbol por lo que, además de entrenar al equipo, se desempeñaba como árbitro en muchos partidos.
    El Sporting F.B.C. estuvo integrado en su mayoría por extranjeros y algunos antioqueños. Entre los extranjeros habían ingleses, franceses y suizos y se desempeñaban como comerciantes, comisionistas y representantes de casas exportadoras o de empresas manufactureras de sus países respectivos.
    El segundo equipo de la ciudad fue fundado por el teniente de la policía Alberto Uribe Piedrahita y los empresarios antioqueños José Luis Restrepo, Guillermo Greffenstein y Enrique Villas.
    conformaban jóvenes de la alta sociedad y algunos compañeros de sus fundador. El equipo se llamó Medellín Foot-Ball Club y el hecho sucedió en 1913.

    Los primeros encuentros futboleros de aquellos años fueron entre estos dos equipos y se realizaban en un terreno ubicado al nororiente de la ciudad denominado Cancha de “los Belgas”, amenizados por ruidosas bandas de música.En ese lugar funciona hoy el hospital San Vicente de Paúl, justo al pie de la Estación Hospital de nuestro Tren Metropolitano.
    primeros equipos funcionaron en forma de clubes y por lo tanto se convirtieron en un importante espacio de socialización, alrededor de los cuales se desarrollaban otras iniciativas y actividades no deportivas.
    Debido a la casi inexistencia de contrincantes, a mediados de 1914 los integrantes del Sporting Fútbol Club invitaron al campeón de un torneo en Santa Fe de Bogotá, y en donde el nuevo deporte había tomado cierto auge también en la clase alta.
    Se trataba del equipo “los Bartolinos” integrado en su mayoría por jóvenes de la capital colombiana alumnos del Colegio de San Bartolomé.
    El entusiasmo por la práctica del fútbol había contagiado a los sacerdotes jesuitas, directores de los colegios donde se educaba y hoy se educa a los hijos de la elite de nuestro país.
    Por esa misma razón es apenas lógico que el padre Zumalave, rector del Colegio de San Ignacio de Medellín, promoviera la práctica de ese deporte entre los estudiantes de dicha institución.
    En forma paralela a la fundación de los equipos Sporting y Medellín Foot-Ball Club y bajo el impulso y patrocinio de ellos, en el colegio San Ignacio empezaron las prácticas del balompié.
    La escasez de campos apropiados para la práctica del exclusivo deporte condujo a que los equipos e instituciones en donde había tomado fuerza el balompié adquirieran terrenos y los adecuaran para tal propósito.
    Así, el colegio de San Ignacio adquirió en 1915 la Quinta de Miraflores, situada en la parte oriental de la ciudad de Medellín.
    Los padres de la compañía de Jesús contaron con el apoyo de prestantes miembros de la clase alta de la sociedad medellinense para realizar la obra.
    Coroliano Amador, un rico empresario de la ciudad y quien trajo el primer automovil, vendió por un reducido precio los terrenos a Enrique Mejia. Alejandro Echavarria, uno de los fundadores de la Compañía Colombiana de Tejidos, Coltejer, hizo también importantes donativos al comienzo de los trabajos.
    En septiembre de 1915 se inauguró el campo de Sporting Club ubicado al frente de la cancha de “los Belgas”.
    En la década de los 20’s el fútbol perdió ese carácter elitista y de pocos privilegiados y comenzó a ser practicado en los barrios populares.
    En el mencionado periodo empezaron a improvisarse canchas en potreros aledaños a los barrios populares y de obreros de las diferentes fábricas que empezaron a funcionar en Medellín.
    Debido al auge de este deporte a fines de 1929 se fundó la Federación Antioqueña de Fútbol y el mismo año se inauguró una nueva cancha: “Los Libertadores”.
    20 años después, el 15 de agosto de 1948, se inicia la era de la profesionalizacion del fútbol en nuestro país con un torneo de clubes en el ámbito nacional. Su primer campeón resulta ser Santa fe de la ciudad de Bogotá (Colombia).

    …Y el balón seguirá rodando y rodando sin tiempo para detenerse.
    Roosevelt Castro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>