Cuando los punteros se daban silvestres y de gran clase

Por Álvaro Galeano [algagil@hotmail.com]Justito en la organización del Festival de Festivales de La Corporación Los Paisitas, me encuentro con uno de aquellos jugadores que no rodaron con suerte en el ámbito profesional por la invasión extranjera de la época de los años sesenta, pero que aún hoy, él tendría vigencia; la velocidad, gambeta y gol no pasan de moda y este Oriol Ruiz gozaba de estas cualidades.

Oriol Ruiz es fruto del Barrio Colón, cuna de grandes deportistas, sede de la legendaria Cancha de la Colombiana, en donde se jugó el mejor baloncesto nacional de la época. Ruiz se inicia en equipos del recordado por algunos y olvidado por la inmensa mayoria, Arturo Villegas.

Un año después del primer Baby Fútbol, en 1960, Jorge “Tato” González que había sido figura del Maltica, primer campeón, encontró en Oriol Ruiz un buen compañero de colegio y un mejor jugador y lo invitó a hacer parte de un equipo, Deportivo Frenón en la categoria juvenil y con una excelente nómina, la presente en esta foto que acompaña la crónica:

-Parados.
Tongueo Vélez,auxiliar de muchos equipos.
Victor Isaza arquero.
Guillermo “La Gata” Muñoz, volante jugaba bien, lo mismo a los caballos, al chance o a la cartas.
Jorge González, figura del fútbol nacional.
Horacio Estrada que luego se destacaría en Vicuña y Pilsen, que taches Dios mio! el rubio a su lado, no recuerdo el nombre pero creo que llegó a Sulfácidos. Lázaro Estrada, hermano de Horacio, no los ponían juntos en la foto para no tener un lesionado en casa.
Rodrigo Ramirez.
El recordado hoy Oriol Ruiz.
Gustavo “Ñato” Ortiz, habia sido arquero del baby fútbol, ahora aparecía como marcador de punta y así llegó a las selecciones Antioquia y al fútbol profesional, marcaba como con torno, era indeleble.
El entrenador Rodrigo Fonnegra, personaje de palabras mayores en el fútbol de Antioquia, en el fútbol profesional, en la fabricación de implementos deportivos y campeón como jugador con Ingenieria y Construcción en la primera categoría de 1953.

-En los sentados están:
Oscar Arrubla.
El ingeniero Durán
Guillermo Serna, no recuerdo el siguiente.
El Mono Restrepo.
Hernando Ricaurte, pintó bien, alguna salida con la profesional del Nacional, desapareció y luego se dedicó al arbitraje.
Jaime “Chano” Restrepo, un gran jugador que se destacó con Vicuña y Haceb entre los que recuerdo, además de algunas selecciones Antioquia.
El último es Alberto González, hermano de “Tato”.

Como pueden ver, esta nómina aportó buen número a las inferiores del Nacional, al llamado Sulfácidos de la familia Botero Moreno. Allí Oriol Ruiz se encuentra con algunos que serían grandes figuras del fútbol paisa, casos León Muñoz, prospecto con mucha salidas en el cuadro verde, pero que un desgraciado accidente lo dejó en eso, solo promesa; tambien estaban los hermanos Miranda, Humberto, todo un señor jugador en el medio y Rodrigo a quien su bajo perfil le negó mejores oportunidades, pero así y todo jugó para Nacional, Santa Fe con el que salió campeón y Bucaramanga. Jugaba también Hernán Agudelo que tuvo algunas salidas profesionales, gran ser humano.

El paso por este Sulfácidos patenta a Ruiz de figura y salta a los seleccionados antioqueños, recordando a uno de ellos que estuvo en un hexagonal en Cali en el año 1962; tuvo como compañeros a Ramón Vélez y Jairo Santamaria, ambos llegados al profesional, con gran vigencia Vélez en Nacional y con esporádico paso por Tolima por parte el concejal Santamaria. Jaime Salazar, Diego Galeano, Elkin Velásquez, Ignacio Rendón talentoso que pasó por Quindío, Gonzalo Caro goleador con poca oportunidad en el Medellín, Emiliano Gómez, puntero izquierdo paisa pero con calidad brasilera en su shut.

En 1963 Oriol Ruiz tuvo su mejor vitrina en el primer campeonato nacional juvenil de Girardot, Antioquia sale tercero en forma increíble y veamos compañeros de Ruiz: Julio Edgar Gaviria, Delan Galeano, Jorge Tato González, Javier Mesa, León Muñoz, Darío “La Pipa” Vásquez.

Como dije antes, una gran vitrina para que Oriol llegue al profesionalismo, había sido llamado a esa preselección para el Suramericano del 64 en Bogotá, pero primó el colegio; igual subió a la profesional del Atlético Nacional, tiene su debut ante el Deportivo Pereira, pero las oportunidades son muy pocas, dominan los argentinos de poco fútbol pero de excelsa verborrea y los directivos con paruma que veían a nuestros futbolistas por encima del hombro y estos ayudaban con su poco profesionalismo, no era el caso de Ruiz, pero si lo mataba su juventud. En Nacional solo soporta dos años. Ya para Ruiz el fútbol era solo una diversión y así en 1966 llega al Medellín, también pocas oportunidades, pero se divierte jugando para las reservas con una nómina como esta: Ramón García, Delan Galeano, Armando Rossi, Dante Álvarez, Conrado Arango, Saporitti, Álvaro Molina, Ramiro Viáfara, John Jaramillo, Janio Cabezas y Oriol. Era el equipo de Pancho Hormázabal y en una barrida de argentinos, se van Cáceres, Mattera y Saporiti y los dirigentes aprovechan para depurar la nómina, salen de Ruiz y de Conrado Arango entre otros.

Al no ver futuro en el fútbol, Oriol se dirige al Norte, va primero al Canadá, luego a los Estados Unidos, juega para disfrutar, trabaja por su obligaciones, le va mejor y entonces le queda el fútbol como un grato recuerdo con el que llenó el espacio lúdico de su vida; lo jugó con arte, el engranaje directivo le negó al público el haberlo conocido y disfrutado mas. Hoy, jubilado, con la nobleza en su pelo blanco y con el deseo de servir, socio de la Corporacion Los Paisitas, trabaja con ahinco para que todo salga bien, mientras degusta fútbol infantil, tratando de encontrar “copiadores” de su clase.

Si, claro, al leer estas lineas, el viejo Quin dirá que Oriol se tiraba en el área y que no aflojaba un peso, viejo pedigueño, a su lado Mesa se sigue rascando y rabiando porque no encuentro nada para decir de él, mientras llora en la cabeza del pequeño Diaz, si, ese que se cuela en el Metro y que está jubilado desde que estaba chiquito.
[Álvaro Galeano]

6 comments

  1. *Desde Santa Bárbara: qué pluma prodigiosa tenés Polaco
    ¡QUÉ PLUMA PRODIGIOSA! y qué memoria tenés Polaco. Cada una de tus reminiscencias es una joya literaria y anecdótica, por no decir histórica y que merece recopilarse en algún libro tuyo sobre el fútbol, sobre todo aficionado, de Colombia y especialmente de Medellín. Pensá en tus lectores que nos lo merecemos.
    Esta nota de Oriol Ruiz es genial, como todas las tuyas, que no sólo recrean al personaje si no a su entorno y a la época en que vivíamos cuando, un poco menor que vos, mis mañanas domingueras transcurrían en la unidad deportiva viendo aquellos memorables duelos de la Marte 1, y en la tarde sagradamente el partido profesional con los pases que nos regalaba mi tío Julio Robledo; y a la salida hasta Los Bomberos a pie.
    De los de la foto sólo reconozco al Tato González, al Ñato Ortiz y a Rodrigo Fonnegra. Pero recuerdo que fue una época dorada del fútbol aficionado que arrastraba pasiones similares a las del profesional.
    Testigo de ello es la página Martes del Fútbol Aficionado que sagradamente El Colombiano nos brindaba semanalmente con la información de todos los torneos aún hasta la sexta categoría. Y es que acordate que en aquella época toda empresa o fábrica respetable tenía su cancha propia con medidas reglamentarias y gramados de impecable mantenimiento además de equipos inscritos en la Liga Antioqueña de Fútbol.
    Ante el bajo nivel competitivo de Nacional y Medellín frente a los colosos que eran Millos, Santafé y Cali, los torneos de la liga eran un aliciente y te cuento que mi ídolo fue Rodrigo Miranda de quien me debés la nota.

    Un abrazo y … con manguito santabarbareño.

    Miguel Robledo Restrepo, 56 años, Santa Bárbara-Antioquia.

  2. *Qué buena foto la que envió Álvaro Galeano
    Buenas noches Alfredo.

    Que buena foto, yo tengo la original en el archivo de mi padre Carlos E. Serna Serna.

    El Serna que aparece ahi es el ingeniero metalúrgico Guillermo Serna Serna, hermano de Carlos E. y Olmedo Serna Serna.
    De la dinastía de los Estrada (Oscar y Horacio) viene el hijo de Horacio, Freddy, a quien veremos en algún equipo profesional muy rápido. Saludos
    Carlos Julio Serna Molina, Barrio Conquistadores

    Nota. Hola Carlos Julio. Lo invitamos a compartir algunos de esos gratos recuerdos del fútbol antioqueño, cuando era original, cuando se jugaba por placer.

  3. Roberto Uribe   •  

    *De Laureles: felicitaciones al Polaco nuevamente.
    Y esto es solo el abrebocas para lo que viene proximamente con fotos que son verdaderas joyas.
    Roberto Uribe, 62 años, Barrio Laureles, hincha de Nacional

    Nota: Orgullosos de tener en el blog a Álvaro Galeano, popularmente conocido como El Polaco, uno de los fundadores del Ponyfútbol.

  4. *De Chicago: El Polaco nos saca una sonrisa cada que aparece con sus crónicas
    A los amigos y nostálgicos, El Polaco nos saca una sonrisa cada vez que, se aparece con sus crónicas del recuerdo. Eso si, para la historia del fútbol antioqueño y para que quede un registro de una época grande de nuestra historia deportiva, un libro es la mejor solución.
    Se que el material y el cronista están a la mano, pero falta el agite para que alguien se interese por apoyar el tiraje de una obra que perdurará en la memoria de los viejos, y a los nuevos de material de consulta para entender el trasegar de Antioquia en la historia de nuestro fútbol”,
    Juan Gonzalo Gutiérrez, 62 años, hincha del DIM, Chicago

    Nota. Es el reto para Álvaro: editar un libro con estas crónicas. Del tema no hemos hablado con él pero ojalá lo hyaya pensado.

  5. Roberto Uribe   •  

    *De Laureles: por mayor presencia de Carlos Julio Serna
    Ojalá contaramos con mayor frecuencia con los comentarios de Carlos Julio Serna Molina, hijo de Don Carlos E. Serna S. un periodista que dejó huella imborrable en El Colombiano y dueño de un importante archivo histórico de nuestro fútbol.
    Roberto Uribe, 62 años, Barrio Laureles, hincha de Nacional

  6. *De PembrokePines-FL: agradecimientos para El Polaco del hijo de Oriol Ruiz
    Polaco, de entrada dejeme darle mis mas sentidos y sinceros agradecimientos por tan increible cronica que escribió acerca de la vida en el fútbol y hoy en dia personal de mi padre Oriol Ruiz. Es para todos nosotros sus hijos Dolly, Janette y Yo (Cristian) y obviamente para mi mamá Gloria un honor el poder saber la grandeza y la humildad con la que mi padre siempre ha tratado el fútbol.
    De lo más importante que me queda después de leer esta impresionante crónica es lo tanto que tantas personas quieren de corazón a mi papá, un buen hombre que siempre ha mirado el fútbol con los ojos del alma y en mi personalmente infundió la importancia de amar el deporte del fútbol como tal. Hoy en dia soy un apasionado por ver la “pecosa” rodar y desde lo más profundo y a la distancia extraño ver jugar a grandes idolos despertándonos (mi padre y yo) muchas veces en las madrugadas para poder ver algún partido de los varios campeonatos a nivel mundial que ambos hemos podido disfrutar.
    El sentarse al lado de mi padre y disfrutar de un buen partido de fútbol es no solo una experiencia de la cual aprendo mucho sino también una lección de vida ya que a travez de este mismo deporte él muchas veces hasta sin pensarlo me enseñó lo importante de ser un hombre de bien, humilde y siempre queriendo ser el mejor en todo lo que uno hace en la vida. Tal como usted escribió en esta crónica hoy y siempre mi padre será mi héroe.
    De nuevo de todo corazón mil gracias de parte de nuestra familia y mia por darnos esta felicidad de ver la huella que mi padre ha dejado en el ámbito del fútbol local y aun sigue dejando en la Marte!”,
    Cristian Ruiz, hijo de Oriol Ruiz, PembrokePines, FL, USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>