Más sobre la Copa América. Colombia, país de fracasados futbolísticamente

Por Miguel Robledo Restrepo [miguelrobledo11@gmail.com]

EMILIO RAMÍREZ. Es cruel y descarnado y sin anestesia nos lastima las llagas. Pero es mejor una verdad dolorosa que una mentira piadosa. Somos un país de fracasados futbolísticamente. Suramérica es un continente en constante retroceso pero no por falta de talento pues de sus potreros salen los mejores futbolistas del mundo pero que por falta de visión futurista y honradez de los directivos y por la avidez de los traficantes llamados empresarios son exportados prematuramente al primer mundo (Europa y el naciente poder asiático). Algunos se consolidan; muchos regresan rogando como en el poema de Rafael Pombo: “¡Ay mamita, dame palo pero dame qué comer!”.
Hablemos sólo de Colombia.

Hay estadígrafos que nos hablan de cientos de jugadores colombianos regados por el mundo en los países más exóticos. No hay equipo que gane un torneo, así sea barrial, que no se desbarate porque sus jugadores toman otro rumbo y éste es trazado por el dinero y la trashumancia es la constante. Yo creo que no hay un censo de jugadores colombianos que juegan en el lejano oriente y en los países árabes a quienes perdió el dinero y se perdieron de triunfar en el fútbol por un puñado de monedas mercenarias.
En Colombia la constante es que todo equipo campeón se desbarate y es fama que el senador Camargo no ha dejado ser campeón al Tolima para que no se le encarezca la nómina. Y también es constante que las transferencias de jugadores entre equipos del país lo sea de descartes del mercado local y cualquier jugador prefiere irse así sea Paraguay que es más pobre que nosotros pero que tiene mejor vitrina. Pregúntele a un niño de la Pony fútbol cuál es su ambición y le responderá que jugar en Europa. Nunca le dirá que es representar a Colombia en un mundial. Aún más. Los convocados a una selección ponen tal cantidad de condiciones en cuestión de premios, comodidades, prebendas, viáticos, que los de la federación casi que se arrodillan para que un mercenario de la legión extranjera acepte integrar la pobre y desprestigiada selección Colombia.

Es por eso que nuestros torneos son cada día más pobres y nuestros representantes en los torneos internacionales más fracasados. ¿O si no cuál era el afán de Envigado de enviar a un talento como Jairo Palomino a un país desconocido y sin fútbol sólo por engrosar la chequera de su dueño?

Está bien que los futbolistas quieran asegurar su futuro económico pero no al precio que les ofrecen los traficantes mal llamados empresarios que es sacarlos de su hogar a los 16 ó 18 años para llevarlos a países y culturas lejanas de las que sólo pueden regresar truncados futbolísticamente además de desadaptados sociales. Muy pocos logran asimilar la cultura a que llegan pues casi siempre son de bajo estrato socioeconómico.

Admiro y aplaudo que Zico al final de su carrera se haya ido al Japón; fue el pionero y quien abrió el mercado pero dejando atrás 15 años de triunfos y buen fútbol.

Copa 2011
Hablemos de la selección colombiana de Argentina 2011. Neco, un fiasco. Zúñiga, proyecciones improductivas con mínimo aporte atacante. Amaranto y Yépez, en su orden, el Negro adelante y Yépez con la escoba se comportaron bien. Pablo Armero fue el mejor por su proyección constante al ataque. Carlos Sánchez, la fuerza callada. Discreto, fue el mejor defensor de Colombia. Aguilar no es defensor, no transporta ni es atacante; ¿qué hace? Sube y baja sin hacer nada. Guarín, nada qué ver con el punzante volante del Porto. Dayro, Mucho corre corre y nada de paletas. Adrián Ramos pintó como el mejor pero sólo pintó. Falcao no recibió un solo balón para su lucimiento. Ahí está pintado el 4-1-4-1 de Bolillo. Dirán que vi otra Copa América pero es lo que honestamente vi: En Colombia Casi nada o muy poco.

Me desvié del tema de Don Emilio quien afirma que para los europeos es más importante una Eurocopa que un Mundial. Bueno, es posible. Europa es el ombligo del mundo occidental (no sabemos cuál será el ombligo para los chinos). Pero Europa cada día depende más de los tercermundistas y no sólo en lo económico por la mano de obra sino en lo futbolístico pues con mucha frecuencia los futbolistas suramericanos (sin demeritar a los africanos y asiáticos) han sido los determinantes de sus triunfos. Sin ir muy lejos, Francia dependió de sus colonias de ultramar para ser campeona en 1998. España 2010 ofreció un panorama diferente por su influencia de La Masia. Por el fenómeno Guardiola y por la confluencia de múltiples factores que la convirtieron en el epicentro del fútbol mundial. Digamos que toda la bondad del universo se derramó sobre una España amable, humilde y con un fútbol exquisito representado por el carismático Vicente Del Bosque y un grupo de jugadores con alma de españoles aficionados. Para los esotéricos pudo ser una conjugación astral. Para los demás, uno de los mejores equipos reunidos en la historia.

Don Emilio no puede ignorar que todas las ligas europeas dependen del mercado latinoamericano. Hoy por hoy Neymar es el hombre y Falcao García va por los laditos pero no por el arte de la Copa América si no por lo que hicieron en sus clubes.
Llegando a la Copa América, torneo decepcionante por su pobre nivel debo destacar a dos selecciones que la tomaron en serio como fueron Perú y Venezuela y que si no mostraron jugadores nuevos ratificaron a sus estrellas. Paraguay mostró sólo terquedad.

Uruguay es el único país que muestra un proceso positivamente evolutivo: subcampeones sub 17; clasificados a la final sub 20, cuartos en el mundial de Suráfrica y Campeones de la Copa América y con una nómina muy estable en lo de mayores. Y es que uno con Tabarez en el banco, Muslera, Maxi Pereyra, Lugano, Cáceres, El flaquito Pereyra, Cavani, Godín, Egurren, Forlán, Diego Pérez, Arévalo Ríos, Luis Suárez, Walter Gargano, Cáceres, etc., puede decir que ha visto una de las mejores selecciones recientes, porque juegan de memoria y con ganas, así no luzcan la divisa del toque y la sutilidad. Honor al vencedor.

Argentina jugó agrandada y desperdició al mejor jugador del mundo, a Messi, pues lo puso a arrancar desde el medio campo y lo vio llegar fundido al área contraria. Por lo demás carece de defensas pues de Milito, Burdisso y demás no se hace un Pasarella. Zanetti es para los álbumes del recuerdo. Regaló el medio campo pues repartió tanto las acciones que no tuvo un líder pues ni Gago, Cambiasso, Banega despegaron y lo que sí tuvo fue delanteros atropellados, nerviosos e imprecisos como Agüero, Huguaín, Lavezzi, Tevez, etc.,. Brasil hizo lo mismo y su portero Julio Cesar se comportó mal pues no tomó en serio los goles que le hicieron. Neymar tuvo su oportunidad y la aprovechó a medias por su seguridad de ser merengue. Paraguay, Justo Villar. Venezuela con Rincón, Rondón, Maldonado y Arango; Perú con Paolo Guerrero. Colombia con Nadie.

La copa la ganó el menos malo y sin demeritarlo, el único país que la tomó en serio, Uruguay.

Miguel Robledo Restrepo. 55 años, Santa Bárbara-Antioquia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>