NAVEGANTE ROJO … COLCHA DE RETAZOS

Exclusivo para los hinchas rojos. Yo estoy ya viejo, pero más viejas estaban mi abuela Rosa y mi tía-abuela Elena, gemelas, cuando siendo yo un niño se trenzaron febrilmente a coser una colcha de retazos. Me parecía horrible escucharlas recriminarse la una a la otra por la mala calidad de la costura o por el mal gusto en la combinación de los colores o por la lentitud con que alguna de ellas lo estaba haciendo. Pero me seducía su habilidad en recortar cada pedazo de tela hasta convertirlo en un hexágono, casi todos irregulares y distintos entre sí, que luego botaban sin miramiento en una cesta de mimbre colocada entre ambas y de la cual luego empezaban a sacar indiscriminadamente uno a uno para irlos cosiendo sin control de colores o de tamaños o de tipos de tela, porque allí había hexágonos de seda, de terlete, de dril, de tela de franela y de cualquier otro tipo y me atrevo a decir que uno que otro pedazo de dulceabrigo rojo había allí.

Lo único que respetaban, intuitivamente, sin medición alguna eran las longitudes finales de la colcha, aunque al final había una nueva discusión por la forma como cada una había rematado la parte que le correspondía, pues hacer cazar las aristas de los hexágonos que cada una aportaba como límite era imposible.

Finalmente, gemelas al fin y al cabo, terminaron la colcha y viéndola ya extendida ante la mirada de hijos y nietos, no se veía tan fea, tan burda, tan improvisada y lo más importante: La colcha de retazos terminó sirviendo para lo que fue cosida, para tapar una butaca rota que había en medio de un corredor.
Julio César Rodas Mejía   [jcrodas54@hotmail.com]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>