¿Acostumbro yo a tratarte de ese modo?

Es aterrador saber que mientras se camina por la calle, hay gente con mucho poder mandando a matar a sus congéneres. Es aterrador saber que hay congéneres que no se les da nada disparar a otros vivientes. Es aterrador saber que hay vivientes que cobran por sacarle el aliento de vida del alma de algunos humanos. Hay humanos que aún creen que este género puede ser por siempre bueno.

La libertad del hombre es un peso demasiado grande, un lastre que debería ser bendición para crecer. Para quien crea en los ángeles, ¿qué pensarán ellos cuando nos ven haciendo lo que no corresponde? ¿Tendrán olfato para oler la sangre? ¿Qué sentirán cuando se dan cuenta dónde están los desaparecidos? ¿Qué, cuando una mujer es violada?. Para quién solo crea en la física, ¿qué ondas o paquetes de energía se conforman cuando esto malo ocurre? ¿Cuál es la frecuencia vibratoria de la maldad?

Les traigo esta historia del ASNA que le habló a BALAAM. Números 22:21-30

(…)
21
– Por la mañana, Balaam se levantó, ensilló su asna y partió junto con los jefes de Moab.
22 – Pero su partida encendió la ira de Dios, y el Ángel del Señor se interpuso en el camino para cerrarle el paso. Balaam iba montado en su asna y lo acompañaban dos muchachos.
23 – Cuando el asna vio al Ángel del Señor parado en el camino, con la espada desenvainada en su mano, se apartó y se fue por el campo. Pero Balaam la castigó para hacerla volver al camino.
24 – El Ángel del Señor se paró entonces en un sendero angosto, que pasaba por los viñedos y estaba rodeado de los dos lados por un cerco.
25 – Al verlo, el asna se fue contra el cerco y apretó el pie de Balaam que la castigó nuevamente.
26 – Una vez más, el Ángel del Señor se adelantó y fue a colocarse en un lugar tan estrecho, que era imposible desviarse a la derecha o a la izquierda.
27 – Cuando el asna lo vio, se echó al suelo debajo de Balaam, y este, enfurecido, la golpeó con su bastón.
28 – Entonces el Señor abrió la boca del asna, y ella, dijo a Balaam: “¿Qué te hice para que me golpearas así tres veces?”.
29 – “¡Te estás burlando de mí!, respondió Balaam. Si tuviera una espada en mi mano, te mataría ahora mismo”.
30 – El asna le respondió: “¿Acaso yo no soy tu asna, la que siempre has montado hasta el día de hoy? ¿Acostumbro yo a tratarte de ese modo?”. Él respondió: “No”.
(…) Siga…

1 comment

  1. Alberto Mejía Vélez   •  

    Hablar de tejas para arriba, decía el viejo taita, es bien complicado. Pero la situación lo reclama cada día más. Escogimos el camino equivocado y creamos nuevos dioses. El dios dinero y la diosa de la sexualidad. Cuando las cosas se fueron por ahí, se olvidó el valor que posee la vida, la frescura del hogar, la ternura y respeto por los hijos; éstos, son dejados a la deriva para que los acabe de formar la unidad cerrada, allí, no los pueden matar los carros, pero los está matando la soledad. No tienen la caricia de la madre, esa que crea cariño, respeto y valores morales. Dentro de las murallas, no se escucha la voz del padre, tampoco llega hasta los pisos elevados el consejo, menos la reprensión. Los ángeles también ven esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>