Seguro que mi suerte cambiará

Subo estas fotos mientras El Día de mi Suerte suena en la voz de Héctor Lavoe. Pensaba como siempre, qué escribir para acompañar la imagen, pues a excepción de las crónicas, lo que aquí escribo, lo hago sin pensar dos veces a modo de un diario personal. Pero yo, que no soy de escuchar letras, percibí la escencia de este tema y me pareció apropiado para la imagen de hoy. Apropiado no porque Guillermo esté aburrido con su vida, pues es lo contrario: un enamorado de esta vida, pero me pareció atractivo traer estas letras para la reflexión de ustedes.

Se trata de Guillermo León, un pensionado por el Seguro Social, mensajero de otros tiempos, que hizo de su bicicleta, el objeto de su reinvención y resignificación. Es una cicla acicalada con aspas hechas con discos compactos hechos veletas, una grabadora, un cuadro, un reloj, una tarántula y muchos detallitos más.

Les hablaba pues del texto para hoy, y aquí les dejo parte de la letra de El Día de mi Suerte por Héctor Lavoe.

Pronto llegará, el día de mi suerte; sé que antes de mi muerte, seguro que mi suerte cambiará

Esperando mi suerte quedé yo, pero mi vida otro rumbo cogió; sobreviviendo en una realidad, de la cual yo no podía ni escapar. Para comer hay que buscarse el real, aunque se una regla sociedad, a la cárcel te escribe mi amistad; no te apures que tu suerte cambiará. Oye verás.

Ahora me encuentro aquí en mi soledad, pensando qué de mi vida será. No tengo sitio dónde regresar Y tampoco a nadie quiero ocupar. Si el destino me vuelve a traicionar, te juro que no puedo fracasar. Estoy cansado de tanto esperar y estoy seguro que mi suerte cambiará y ¿cuándo será?

Sufrí la parte de mi vida ya, sin un complejo de inferioridad; por eso no me canso de esperar, pues un día Dios a mi me ayudará y el día que eso suceda escuche usted. A todo el mundo yo le ayudaré, porque tarde o temprano usted verá cómo el día de mi suerte llegará, y ya lo verá.

Muchas veces me pongo a contemplar, que yo nunca a nadie le he hecho mal, por qué la vida así me ha de tratar si lo que busco es la felicidad. Trato de complacer la humanidad, pero mi dicha aqui ha sido fatal. No pierdo la esperanza de luchar y seguro que mi suerte cambiará, pero ¿cuándo será?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>