De primeras comuniones y platos fríos

Rito de iniciación es el Bautizo, en la religión católica, protestante y en muchas más. Rito de iniciación es también la Primera Comunión dentro del catolicismo. Rito que pasa insignificante en su escencia para el iniciado, dado que la concentración está en el desfile, en el cirio y, mayormente, en el vestido.

Si se comprendiera la profundidad del compromiso adquirido, no habría violencia, muertes, iras y rencores, pero en nuestro contexto algunos se persignan ante la imagen de María, bendicen la bala, cargan el cartucho de muerte y ¡Pum!… Ese hombre que, años atrás, hizo su Primera Comunión, terminó la vida de su hermano, pues todos lo somos.

Las cosas del espíritu no deberían ser preocupaciones de vestuarios, ‘estrenes’, festejos y piñatas, de zapato nuevo, peinados y cirios adornados. Las cosas del espíritu son meditación, consciencia, trascendencia, alma, silencio y temor. La Primera Comunión, para quienes deseen hacerla o infundirla, debería ser en harapos, con pies descalzos, con cabeza rapada en signo de humillación, debería ser un morir del EGO, del yo terrenal, para que el espíritu se vista de luz, de GLORIA, que es la naturaleza de lo divino, pero…

…Pero sé que esa propuesta no pega, así que, sigan en lo suyo, no dije nada. Estrenar es muy rico, las piñatas también, la comida que sea CALIENTE por favor, si es almuerzo que sea a las 12:30 y no a las 4:00, si es comida, que no pase de las 8:30. El cirio, bien bonito, párese derecho y no se despeine. Los regalos… ¡lo mejor!

Foto: venta de vestidos de Primera Comunión. Amagá

2 comments

  1. Alberto Mejía Vélez   •  

    Carlos esa es la pura verdad. Lo que nos interesa es descrestar a los vecinos, los amigos y a la familia haciendo de lo espiritual un carnaval en el que el homenajeado, lo acuestan a dormir para que no moleste. Al bebé, le dan tetero mientras los grandes toman aguardiente de caña y se alzan la bata. Si llora, le pegan por estropear la rumba. Todos terminan cantando canciones de despecho que hacen llorar hasta el Niño Dios, los regalos los dañó el borrachito del frente; la señora celosa le pegó al marido con la patineta nueva y para pagar los gastos todos a una para la casa de empeño. ¡Qué viva la religiosidad!

  2. Gilberto Lizarraga   •  

    Yo estuve poco tiempo en un colegio de religiosos (maristas) y lo único que obtuve, tanto de mis “profesores” como de mis “compañeros” de clase, fue un alejamiento y repudio al rito Católico. Esto me ocurrió a los 8 años de edad. Yo veía como mis amigos, entre las edades de 8 ó 9 años, se preparaban y hacían su primera comunión; toda una fiesta, casi una especie de llegada de Satan Claus. Yo solo sentía repulsión. Sin embargo me considero Católico por las enseñanzas y el temple de mi madre ante tantas situaciones difíciles que vivimos. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>