Máscaras de lo oculto

Bajo millones de lentes de sol, se atisban miradas ansiosas de ver lo prohibido. Miles de docenas de caminantes se apresuran en las calles buscando al otro sin el ánimo de esperar correspondencia en la mirada. Allí están cientos de millares de peatonales que tienen algo que ocultar, todos lo hacen. Unos, miran escotes empalagosos que dejan ver retazos de piel; otros, desvisten con la mirada, siguen la línea de curvas de un trasero amplio; todos, yacen seguros sin que nadie les vea los ojos.

Qué mala educación es hablar con el otro, oculto tras unos oscuros lentes de sol. El otro está seguro que lo estamos viendo, pero solo vemos el reflejo de nosotros mismos. Para disimular un poco, el comprador de lentes, busca forma que resalte la cara, que la haga “más bonita”, que la OCULTE mejor. No digo que usar lentes de sol esté mal, yo mismo tengo la OBLIGACIÓN de usarlas, solo hablo de quien oculta y no es capaz de develar la mirada y de quien se oculta a sí mismo.

Venta de gafas de sol en El Hueco, Medellín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>