La cuestión es que la ropa se seque

Colaboración de Juan Camilo Orrego Soto

En todas encuentro la esencia de los barrios de la periferia y de su gente, que pareciera negarse a perder las tradiciones de donde venimos (Camilo nació en Apartadó).

No importan mucho las últimas tendencias en publicidad. No se cocina en la calle, En la ciudad, el fogón de leña es reservado para aquellos restaurantes finos que lo anuncian. La ropa se extiende en un patio, en una ventana, en un tejado, en la terraza. En fin, así somos nosotros, al fin y al cabo, todos somos iguales y venimos de la misma tierra.

Afiches y verduras: dos caminos tan diferentes

Doña Martha y don Jesús tienen negocios muy diferentes. Ella por un lado, encontró que a la gente le llama la atención los carteles bonitos de novelas y artistas famosos y que a los niños les encanta los adhesivos para pegar en todas partes; mientras que a él, le interesa más que la gente se alimente bien y por eso decidió desde hace 10 años vender frutas y algo de verduras.

Sin embargo doña Martha y don Jesús tienen algo en común: son esposos desde hace 15 años.

Colaboración de Juan Camilo Orrego Soto / Fotos tomadas en Girardota

Rellenando chorizos en Girardota

Y así entre charla y charla con su amigo el vendedor de variedades, don Mario embute y embute el relleno a la tripa ayudándose de un palito por aquello de la higiene, para luego hacer las divisiones y poner a secar el chorizo que luego venderá. La carne que ya no se vendió se la llevara en las bolsas que hay entre la bolsa que dice comcel a donde su amiga doña Nora, la vendedora de plátano, banano y verduras que tiene una nevera y que siempre le hace el favor de guardare la carne que al día siguiente esperara vender; por eso es a doña Nora a quien siempre le vende la mejor carne.