Aquellas botas Machita

Digámoslo de una vez por todas: soy padre. ¿Cómo así Múnera? ¿y por qué no habías contado? / Tengo mis razones. Además, es una de mis áreas que quiero mantener privada. ¿Pero contame, cúanto tiene? Tres meses y es un mono espectacular, se levanta todos los días con una sonrisa mueca y ya con eso tiene para que Diana y yo comencemos un buen día.

¿Tres meses y te aguantaste todo este tiempo sin contarlo en el blog? Ajá, como dije, tengo mis razones. ¿Osea que cuando escribiste que Diana estaba enferma, se trataba de su embarazo? Sí, pero no al embarazo en sí, sino a un percance, pero no hablemos de ello.

Oíste Múnera, ¿qué tiene que ver todo esto con la foto de hoy? Pues que Diana, mi esposa, me prohibió terminantemente comprarle botas Machita a Jacobo mi hijo. Jajaja, ¿por lo de la pecueca? Ajá, pero es que quién no tuvo botas de niño ¿ah?

Puesto de venta de botas en Támesis, Antioquia.

2 comments

  1. Carlos Torres   •  

    Machia, o Venus Llanera, las dos son muy comunes. Son muy buenas cuando uno tiene una Bicicleta sin frenos, jumm….esas llantas mascan bota de lo lindo.

  2. Andres Beltran   •  

    Niño sin pecueca y sin piojos no es niño.
    Hagamos una campaña para convencer a Diana que no le quite esa dicha de la niñez a Jacobo, nada mas bueno que cuando uno se metía a los charcos con las machitas y salía todo inundado a cosechar la nueva pecueca.

    Felicitaciones por tu nuevo compinche y que dios te lo colme de bendiciones.

Responder a Carlos Torres Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>