Aquellos carros de rodillos

Éramos par piernipeludos y rodillones adolescentes, cuando mi finado amigo Herberth y yo, gozábamos la vida haciendo rechinar los rodillos de nuestros carritos de balineras contra la calle.

Chispas salían de las ruedas de metal y chispas salían de los vecinos, que desesperados, salían a exigirnos respeto y consideración. Tenían toda la razón. Quién se soportaba el desesperante ruido de ocho a diez cada noche.

¡Mi madre lo soportaba! Mi madre soportaba con alegría egoísta, las eclécticas, variadas y maldadosas creaciones de su bello engendro. Para colmo de males, Herberth –un cerebro fugado y finado- hacía con mejor factura, los carritos de salineras, lo que generó algunos pedidos por parte de Edwar Guillermo, y Wilson, vecinos nuestros.

Cuando los vecinos nos veían juntos y con mucha risa, se prestaban para la vigilancia y sacaban un rostro reservado para la iras caseras y comenzaban a preguntarse –Qué estarán tramando ya, estos dos- /…¡Un trabuco! Pero esa se las cuento después. Cosas que me pasan.

En la imagen: carrito de balineras que sirve a su dueño para hacer de mecánico itinerante, para trasladar la herramienta según su especialidad: muelles, ruedas y resortes. Lugar: barrio Sagrado Corazón de Jesús.

6 comments

  1. JHON JAIRO PULECIO ARISTIZABAL   •  

    oiga, me gusta como describio a la perfeccion lo de las chispas de los vecinos y la alegria egoista de su madre, me pasa igual. me gustan tanto los carros de rodillos que tengo 40 para competencias lo invito a que los conozca.
    email rodilloxtremo@gmail.com

  2. Julio Cesar Gonzalez Arango   •  

    Lo invito a que siga escribiendo sobre esta tradición, ayer fue el XXI festival de carros de rodillos y la pasamos super… es bueno que esas pequeñas cosas no se pierdan… no solo de play station y wii pueden vivir nuestros hijos…

  3. juankacelis   •  

    uyyyy,yo vivi en la falda de robledo!!!bajabamos desde el descanso hasta el jordan,6 cuadras con pendiente de mas 8; 7 en un carro,y cuando le daba por agarrar una curva cerrada,quedaban dos!!!bluyins rotos,pelas,conseguir llantas pa los frenos,y las famosas tablas de las camas,pa hacer el chasis,ufff hast me duelen las rodillas de acordarme….

  4. Josè Antonio Gelvez Ramìrez   •  

    Que lindo poder recordar los bellos momentos de la infancia alrededor de estos hermosos juegos tradicionales que llenaron de orgullo ese espiritu aventureto de quienes pudimos disfrutarlos. Hoy da tristeza ver que se han ido perdiendo ante los embates de la tecnologìa moderna, por eso debemos hacer un gran reconocimiento a estos ” HEROES DE LA VELOCIDAD CRIOLLA ” orgullosamente Pamplones pero ante todo un Colombiano de raca mandaca

  5. pilar jimenez   •  

    Hola Carlos,
    Me gusta mucho la redacción de tus recuerdos.
    Muy linda historia.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>