Banca y ventana para disfrutar amores

La silla para pasar las tardes, la ventana para otear todo el día. La silla para esperar la liberadora muerte, la ventana para esconderme de ti. La banca para colgar mis pies, la ventana para que me visites. La banca de madera de árbol para ser uno sólo con él, la ventana para atisbar a mis vecinos.

La banca para no desperdiciar madera, la ventana para colgar mis hermosas cortinas. La banca para esperar que ella se siente a mi lado, la ventana para dedicarle amores y poemas. La banca para hacerle visita, la ventana para cuando su mamá no nos deje ver.

La banca y la silla se unen, cómplices, para que nuestro amor se visite de vez en cuando, bajo las miradas ajenas, bajo la inquisidora cara de tu mamá. No entres la banca al anochecer, no cierres la ventana al dormir; deseo sentarme a recordar cada guiño, quiero lanzar piedritas adentro y esperar a que sea mañana, otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>