Barro amasado por las manos y cocido por la esperanza – Ráquira, Boyacá

El material habla de su origen y el lugar habla a través de su material. No sería pertinente, entonces, obra de bronce u otro metal, cuando el barro es la materia de expresión de la comunidad. Materia prima que se puede rayar, esculpir, moldear, texturizar, quemar, pintar, modificar a través de la manipulación del oxígeno, técnica conocida como rakú.

Es, pues, obras escultóricas hechas en barro y cocidas al fuego las que adornan la plaza principal del municipio de Ráquira en Boyacá. Un conjunto de obras de la imaginería religiosa que se mezclan con otras, más mundanas que reflejan el oficio de su gente y que mostraré luego.

En la representación de la imaginería religiosa está plasmada la esperanza de conocer los incognoscible a través de nuestros sentidos.

2 comments

  1. Francisco Gomez-Paris (FrancoG.Paris)   •  

    Carlos, una pregunta insolente, que me perdonen los que lean este comentario
    pero sino lo hago no quedo tranquilo.

    Porque los frailes de barro no orinan en las ollas ,jajajaja..

    Saludos,
    FrancoG.Paris

    Un abrazo Medellin

  2. FRANCISCO PARDO TELLEZ   •  

    Maese Carlos:

    Como no vale la pena contarle al tocayo Gómez-Paris en donde terminan las aguas amarillas de los frailes en las múcuras donde le decantan el aguardiente, me prmito referenciarlos a otra visión artesanal, desde el mismo lado de El Colombiano, vale la pena leer:

    http://www.ecbloguer.com/salderrio/?p=885

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>