Capacidad y talento en personas comunes y corrientes

Quien no tiene un título universitario no deja de ser profesional en su desempeño. Siempre que observo las creaciones de ciudadanos que, para su manutención, se dedican a diseñar objetos útiles, reflexiono acerca de cuál sería la carrera universitaria, técnica o tecnológica que el individuo hubiera estudiado. Mi abuela, como ejemplo, hubiera sido una gran diseñadora industrial; a cambio de eso, la vida se le presentó como recolectora de café, cocinera, viajera y, por supuesto, madre y abuela sabia. La abuela de mi esposa Diana, sería sin duda una excelente arquitecta constructora ya que, aún a sus 90 años de edad, no puede ver que están abriendo una zanja o pegando un ladrillo porque comienza a pontificar acerca de la mejor manera de hacer el muro, el hueco o la casa.

Es así como la plaza pública y los barrios obreros están llenos de cientos de profesionales y expertos en temas variados. Hay cocineros reconocidos que visitan las plazas de mercado para buscar el mejor sancocho de bagre o algún sudado harto reconocido. Hay diseñadores de carros y motos y customizadores de los mismos. Hay zapateros que hacen mejor trabajo que grandes marcas. En fin.

En Santa Marta me encontré estos dos carros para la venta ambulante de mercancía y alimentos y, como siempre, pensé a dónde llegarían tales fabricantes si hubieran enriquecido su talento con el aprendizaje de técnica y tecnología. Por lo pronto, poco se preocupan por tal menester porque lo de ellos es ser feliz y tener sustento; para el primero no se necesitan títulos ni doctorados. Vanidad de vanidades, como dijo el predicador: todo es vanidad.

Cuéntanos qué hubieran sido tus… si hubieran estudiado.

5 comments

  1. Alberto Mejía Vélez   •  

    La inteligencia, está ligada al ser humano, cómo Garzón a Collazos o Piqué a Shakira.
    Algunos son precoses al desarrollarla; los entendidos, los llaman sabios. A otros nos cuesta, pero mucho y existen, quienes ni de lejos la conocen.
    Uno, estaba lleno de sueños en la primavera de la vida; fue cuando conocimos la regla de la frustración, en manos del maestro, quien vociferaba: “la letra con sangre entra”. Mejía, se ha hecho acreedor a 7 reglazos. No más matemáticas, religión del Padre Astete, geografía, ni historia; nada de nada. Al día siguiente, estaba de maleta en los charcos de Piedras Blancas. Me había ‘mamado’ la escuela y conmigo se hundieron los sueños, de ser un buen psiquiatra, para conocer la realidad del ser humano.

  2. llanerisimo   •  

    Mi madre era una genial diseñadora de modas, una modista, me hizo todas mis camisas hasta los 10 años, luego el trabajo en el campo le entumeció las manos y le quitó el tiempo para la Singer, perdió los cuadernos de apuntes con los modelos para los cortes en alguno de nuestros trasteos y ya no tuvo un momento para estar cosiendo ideas. Mi padre fué sastre, comerciante, pero ante todo siempre quizo tener su propia finca y sus propias vacas, luego de muchas la vida lo puso en lo profundo del llano y hoy esta contento con su finca, pero en la soledad del llano no tiene con quien compartir un tinto por la tarde.

  3. Marìa Fernanda Còrdoba   •  

    Hola a tod@s
    Pues hubiese estudiado idiomas porque me gusta,,,pero no estarìa pintando alcancìas
    de barro en forma de chanchitos , hacer bolsos de retazos que es a lo que me dedico aho
    ra.

  4. maregato   •  

    Yo hubiera sido proyectista ambulante de cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>