Casas con espíritu, esencia, carácter y recuerdos

Me encantan las salas, los cuartos, las cocinas de las casas donde vive gente común y corriente. Entre más populares sean más me divierto observando el acervo de artefactos que cuentan la historia familiar de cada hogar. Una composición que se me presenta como Kitsch, divertida, compleja, llena de detalles particulares, de pequeñas historias, de objetos que guardan relatos por narrar, de clavos que los soportan, de cables, carpetas de crochet, almanaques vencidos y vigentes, vida y colección compulsiva.

Estas fotos, tomadas en Guaduas, Cundinamarca, me hablan de la construcción, ya no de vigas, muros y cemento, sino de carácter, esencia y recuerdo, de interpretaciones, de categorías. La casa no se configura solo de sus materiales, sino de los objetos, artefactos, fotos, imágenes, afiches, cuadros, adornos, adaptaciones, modificaciones que le van dando una configuración personal o familiar que diferencian a cada construcción de las demás casas, incluso de las construídas de manera sistemática.

Muchas casas, diseñadas por arquitectos y ambientadas por diseñadores de ambientes o decoradores, hacen uso de objetos que pasan inadvertido incluso para sus mismos dueños. Objetos sin sentido, sin una historia qué contar, floreros mudos, artefactos de buena línea y pobre narración. No estoy en contra de las tendencias minimalistas ni del diseño depurado, me encanta el buen diseño y éste mismo cuesta el proceso de proyección que tuvo, pero quiero resaltar el valor de esta estética cotidiana que se presenta en los barrios obreros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>