Los terneros encostalados de Sonsón

El caballo ‘Segundo’ espera la orden de su dueño para seguir la marcha con dos semovientes encima de la bandeja de la carretilla, la misma que jalona a diario por las calles de Sonsón.

Los dos terneros esperan, resignados, el continuar de la marcha que los llevará a alguna finca del municipio en su zona rural. Reposan presos, encostalados como con camisa de fuerza que amarra a loco alguno.

Ahí están, pues, aburridos, con su libertad menguada por instantes, hasta que el dueño de ‘Segundo’ grite: Joo, joo y lance besos (picos) al aire, como arreo, como estímulo para tirar de la carreta.

2 comments

  1. Tomo Rato   •  

    Buenos días, Carlos, como hacen para meter estas vacas en costales??? lo hacen varias personas…o ellas con sumisión se dejan abrigar por este “costal de fuerza”?

    Un saludo y muy interesante este blog.

  2. Pingback: Ternero encajonado en Santa Rosa de Osos | Carlos Múnera – Somos iguales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>