Cuando se buscan las ramas de nuestro Árbol de la Vida

Cuando el ser del hombre inventa habitáculo volador y viaja a la Luna, está realmente buscando su origen y una centena de respuestas a otros porqués. Busca el origen de su sangre y su substancia y para ello, invierte toda la vida, la consciencia y la de las generaciónes venideras, es decir, hereda las preguntas para que sean respondidas por otros con el avance de la tecnología.

Yo también intento mi viaje a la Luna en busca del origen de mi sangre. El combustible de mi habitáculo han sido las circustancias de mi nacimiento y el de mis ancestros: una cadena de madre-solterismo y ausencias de padre en mi línea materna. Una historia que se vive en muchos hogares.

Este árbol que antecede a mi existencia es la energía que me impulsa a conciliar mi pasado, para que un nuevo presente se presente en paz y en armonía y para enderezar algunas ramas de mi Árbol de la Vida para que los frutos venideros brillen con más alegría de la que gozo en esta existencia. Siempre supe del porcentaje que me corresponde de ancestro judío, por parte de mi abuelo Carlos Zímerman Clar, polaco de nacimiento pero paisa en crecimiento y desarrollo empresarial, fundador de la Panadería Medellín y de la Escuela Ana Frank, quien salió antes que la estructura nazi ocupara a Polonia en su primera arremetida.

Cada que el cine intenta acercarse a la manifestación de maldad extrema e inhumana que fue el holocausto, al que fueron sometidos judíos, gitanos, negros y homosexuales en Europa, algo dentro de mí, sangre o consciencia colectiva, se siente compungida y también comparte el dolor de tantas víctimas, entre ellos, mis bisabuelos.

Ahora gozo de más información de mis ancestros y estas fotos enriquecen mi acervo documental, que ilustran la ciudad de Lemberg, hoy de Ucrania, pero que para la época de niñez de mi abuelo, pertenecía a Polonia. Unas fotos llenas de fantasmas cuando se observan desde un perfil histórico. Jacobo Zimerman, amigo, tío, hijo de mi abuelo, también viajó hace poco a esta ciudad para reconocer su historia, su linaje y la historia de la cuna de tantas almas que hoy perduran en la memoria. Él nos presenta algunas de las fotos:

“Hoy es un parque. Los bombardeos destruyeron las viviendas en las que nació mi padre, Carlos Zimerman”.

“Estación de tren, desde la que salió nuestra familia hacia el exterminio en el campo de Belsek”.

“Esta es la escuela en la que mi padre estudió”.

2 comments

  1. FRANCISCO PARDO TELLEZ   •  

    Maese Carlos, me quito el sombrero..!
    Qué bien tensar esos hilos que atan al pasado..buscando recuerdos y olvidos, que complicada mezcla de ausencias y abrazos vacíos… subase maese por las ramas de sus ancestros, sienta la solidez de sus raíces.. agárrese fuerte y suba a Jacobo poco a poco para que de su mano mire desde la atalaya de la copa su futuro…

  2. diego   •  

    “DIOS ES EL UNIVERSO MISMO QUE NOS LLEVA CONSIGO EN EQUIDAD, QUE LA HUMANIDAD NO ENTIENDE, SOLO LA NATURALEZA Y ALGUNOS CIENTÍFICOS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>