De cosas tan sencillas como la gelatina de pata

En la película animada Ratatouille (2007), Rémy y Alfredo Linguini, preparan, al exigente crítico de cocina Anton Ego, un sencillo plato que al probarlo, le despierta sensaciones que lo trasladan a su pasado infantil. La preparación servida era un modesto y sencillo Ratatouille, un plato que para mi caso, podría tratarse de un postre de panela raspada y quesito, mezclados ambos a punta de tenedor y servido en un plato de peltre.

Hace poco un Alexánder Lucio, amigo mío, entró a una tienda de Montenegro en Quindío y no resistió la tentación de probar nuevamente una galleta “cuca” rosada, una variante de la famosa galleta oscura que comíamos con leche, para traer al presente sensaciones que estaban escondidas en su niñez.

No se trata de rechazar la variedad de exquisiteces culinarias, pero muchas de esas elegantes producciones responden, a veces, a esnobismos y orgullos personales. La variedad en la carta culinaria responde hoy a la exigente necesidad de muchos paladares, pero muchas de esas creaciones, llamadas incluso de “autor” despiertan asombro, vanidad, complacencia, pero no logran despertar sensaciones provocadoras de vida y de pasado.

Hoy en día el café goza de su buena fama y alrededor de él hay recetas con variedad de combinaciones; hemos estado dispuestos a pagar mayores precios por un buen expreso aunque estemos en un país cafetero, pero la baja autoestima nacional nos ha llevado a sentir pena por la aguapanela, otrora tetero de los niños y primitivo energético de los ciclistas, bebida que sólo toman algunos cuando van de viaje por carretera para sentirse un poco montañeros.

Algunas vitrinas ofrecen, elegantes, Cheesecake, Pye y Mousse de variados sabores y quien las prueba reconoce en ellas, una excelente receta, pero no encuentra el sabor que los lleva a la niñez, a los dulces que eran el cobro por un “mandado”, a los sabores que los llevan a ver nuevamente el rostro de una alcahuete abuela. Otras vitrinas por el contrario, más modestas incluso, esperan por esos paladares de exigente calificación para que prueben de nuevo un rollo con leche, una colación o una galleta cuca.

Comer, además de una necesidad, es un primigenio ritual, donde convergen la textura, el sabor, el olor y la variedad de colores servidos a la vista. Allí converge la mano del autor que es la que lleva el secreto de las mejores y artesanales comidas: el amor, esa esencia que no tiene forma ni color, pero que aseguran madres y abuelas, es el secreto del encanto que rodea al buen sabor de cada plato.

Es así como ciertos olores nos acercan al pasado a través de aromas, esencias, insumos de fresca presencia: ajos sofritos, albahacas que perfuman, cilantros que engalanan, ajís dulces que tonifican, entre muchos otros matices. Otros olores sí que nos llevan definitivamente a pasado primitivo, que nos da placer a muchos y nos hace sentir lejanos de la actual civilización llena de artilugios, el olor de la leña que perfuma algunas comidas, sancochos y arepas entre otros, un olor que se quiere recordar inconscientemente en fechas especiales a manera de ritual, en fincas de recreo, en asados colectivos, en morcillas caseras, el olor de la leña llevará por siempre el valor de un pasado campesino, indígena y arcaico, cargará sobre sí, un pasado lleno de estampas infantiles, pueblerinas y felices, de amigos y de parranda, de vecindario y de hogar.

Hace poco me detuve a ver a una señora haciendo maromas para convertir una jalea negra de pata de res, en blanca y deliciosa gelatina, traté de desenredar los nudos que hacía con sus brazos alrededor de un garabato, ese palo que usaban en el campo para colgar las carnes en la cocina, la vi con esa masa como extensión de sus brazos y la dejé en mi cámara, porque la vida está llena de recetas tan sencillas como la de una gelatina de pata.

8 comments

  1. Miguel Molina   •  

    Me Interesa Mucho Su Dulce
    Me Gustaria Ofreserles Mayor Comodidad En Su Elavoracion Para Eso Tenemos Una Maquina Haladora La Cual Ayuda A La Facil Elaboracion Con Un Minimo De Esfuerzo y Menor Tiempo De Fabricacion De Su Producto
    Muchas Gracias
    Alguna Inquietud : 3158365012 – 3165300745
    Bogotá

    • isabel tovar   •  

      Hola quisiera saber como ago para abquirir una maquina saber el precio. Tengo tres años asiendo los dulces y no doy abasto muchos pedidos. Aki en Venezuela los llaman aliados estoy en portuguesa espero su respuesta gracias.

    • isabeltovar   •  

      Como ago para comunicarme con usted

  2. Marta de la hoz   •  

    Como debo hacer para que las gelatina quede con una consistencia dura que ingrediente debo usar.

  3. henry martinez   •  

    que valor tiene la maquina necesito saber ya que tengo una micro empresa de dicho producto gracias

  4. HENRY MARTINEZ   •  

    srs necesito saber cual es el precio de dicha maquina haladora de jalea
    esperando pronta respuesta

  5. Mary   •  

    Reciban un cordial saludo desde Costa Rica y me encantaría conocer y tener la receta completa y proceso para hacer la jalea de pata típica de Colombia ya q para mi es triste estar aquí y no poder deleitar tan delicioso dulce de mi bello país Colombia ….de igual manera quisiera saber el precio de la máquina para batir la jalea remplazando la orqueta de Guayabo que se usa muchas gracias y les agradezco su ayuda dios los bendiga !!!! Mary Vélez

  6. Reinel Villa   •  

    Necesito saber el precio de la maquina, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>